Mi bebé y yo

Cuáles son las anomalías del aparato reproductor femenino

( 0 votos) load

Obstrucción o malfuncionamiento de las trompas, endometriosis, pólipos y fibromas uterinos, malformaciones estructurales del útero... Veamos en qué consisten estos trastornos y por qué afectan a la fertilidad de la mujer.

Existen determinados defectos del aparato genital femenino que pueden dificultar, e incluso impedir, poder concebir un bebé de forma natural. De hecho, entre las causas principales de infertilidad en la mujer, encontramos la obstrucción o el mal funcionamiento de las trompas, la endometriosis, los pólipos y los fibromas uterinos, y las malformaciones estructurales del útero. Estos defectos pueden detectarse en la consulta ginecológica, a través de los controles adecuados. 

Problemas en las trompas

Gracias a exámenes específicos, como la histerosalpingografía y la laparoscopia, el ginecólogo puede averiguar si las trompas de una mujer están abiertas y sanas. El primer examen se hace inyectando en el útero, a través de la vagina, una solución líquida; después, se hacen unas radiografías para observar el paso del líquido a través de las trompas y, de este modo, comprobar que están abiertas. La laparoscopia, en cambio, es un examen más invasivo, que consiste en insertar en el abdomen unas herramientas quirúrgicas muy finas, haciendo unos pequeños agujeros. Este examen es más preciso, porque no sólo permite una mejor observación de la zona, sino que también da la posibilidad, si fuera necesario, de operar directamente eventuales anomalías (como pólipos y fibromas). Si las trompas están cerradas o funcionan mal, se decidirá, junto con el médico, si es mejor resolver el problema mediante una operación quirúrgica o es preferible optar por una fecundación in vitro

(Te interesa: Fecundación in vitro: las 10 preguntas más frecuentes)

Endometriosis

En algunas mujeres, la mucosa que reviste la parte interior del útero puede desarrollarse de forma anómala y crecer también en zonas exteriores al útero (como ovarios y vejiga). El tejido excedente puede crear adherencias y quistes, y obstaculizar la concepción. Para diagnosticar una endometriosis, es suficiente con hacerse un control y una ecografía, pero, en la mayoría de los casos, también es necesario hacer una laparoscopia. Para tratarlo, hay que tomar medicamentos e intervenir quirúrgicamente, con el fin de eliminar el tejido sobrante

Pólipos y fibromas

La formación de algunas excrecencias, llamadas pólipos, en la mucosa del útero puede reducir la fertilidad de la mujer. Si los pólipos son muy grandes, pueden provocar irregularidades del ciclo menstrual y pérdidas entre una menstruación y otra. Los fibromas, en cambio, son tumores benignos del útero que pueden tener distintas medidas (desde muy pequeños hasta muy grandes). Cuando se detectan (con una ecografía o por laparoscopia), los pólipos y los fibromas pueden extirparse a través de una operación quirúrgica. 

Malformaciónes del útero

Aunque no sucede con mucha frecuencia, algunas anomalías estructurales del útero pueden causar infertilidad o abortos recurrentes. De hecho, en algunas mujeres, el útero puede tener una estructura distinta, que puede dificultar la concepción o la correcta evolución del embarazo. El útero, por ejemplo, puede ser septo o subsepto (cuando está total o parcialmente dividido en dos partes por una pared fibrosa) o bicorne (si la parte superior está dividida en dos porciones). Si estas anomalías reducen la fertilidad, se puede recurrir a una intervención quirúrgica.

Te puede interesar

Anomalías del aparato reproductor femenino Y tú ¿Qué opinas?

Tienes que estar registrada para escribir un comentario o votar. Puedes registrarte aquí o si ya tienes una cuenta, puedes acceder a ella.
ACCEDE A TU CUENTA
Recuérdame
Entrar
Entrar
ÚNETE A LA COMUNIDAD DE MI BEBÉ Y YO
REGÍSTRATE GRATIS
¿Por qué registrarme?

Comentarios (0)