Mi bebé y yo

¿Por qué no me puedo quedar embarazada?

( 0 votos) load

Las causas de una infertilidad temporal pueden ser muchas, desde el estrés a los desequilibrios hormonales, pasando por anomalías en el aparato genital e infecciones. Veámoslas en detalle.

En España, una de cada seis parejas tiene problemas de infertilidad. Es probable que este porcentaje aumente, tanto porque las parejas deciden tener hijos cada vez más tarde, como por factores ambientales desfavorables, como la contaminación.

Pero ¿cuánto tiempo debe pasar antes de empezar a preocuparse? La OMS (Organización Mundial de la Salud) define una pareja infértil como la que no puede concebir después de 12/24 meses de relaciones sin protección. Por ejemplo, si una pareja, tras un año de relaciones sexuales regulares (cada dos días), no ha logrado iniciar un embarazo, significa que se enfrenta a un problema de infertilidad. ¿Qué hacer? Lo primero es consultar con un especialista, que tratará de identificar la causa de lo que puede dificultar la concepción y establecer el tratamiento más adecuado. Las causas de una infertilidad momentánea, de hecho, pueden ser muchas: veámoslas en detalle.

Un problema de edad

Biológicamente, la fertilidad de una mujer está en su punto máximo alrededor de los 20-25 años. Cuanto más tiempo pasa, más disminuyen la cantidad y calidad de los ovocitos producidos por los ovarios. Si, por ejemplo, con 20 años, una mujer tiene cada mes un 35-40% de posibilidades de quedarse embarazada con una actividad sexual regular, a los 30 años, el mismo porcentaje se reduce a un 25%, cayendo a cerca de un 5% a los 40. A medida que avanza la edad, todo el cuerpo envejece, incluyendo el sistema reproductivo. Además de reducirse el patrimonio de los ovocitos, con la edad, también aumenta la probabilidad de producir óvulos de "baja calidad" que, aunque fecundados, no pueden desarrollarse y dar comienzo al embarazo.

¡Menos estrés!

La mayoría de las funciones orgánicas de nuestro cuerpo son controladas por el cerebro. Y la ovulación (es decir, la capacidad de los ovarios para liberar el óvulo para ser fertilizado cada mes) no es una excepción. La actividad de los ovarios, de hecho, está controlada por la hipófisis, una glándula en la base del cráneo que está directamente relacionada con la actividad cerebral. La ansiedad y la tensión pueden alterar y obstaculizar la ovulación, o incluso bloquearla durante varios meses. Una defensa que el cuerpo pone en marcha porque "siente" que la mujer en ese momento no está lista para hacer frente a un embarazo. Cuando decides que quieres dar a luz a un niño, lo primero es dejar de lado las preocupaciones y el estrés (incluyendo la ansiedad y el deseo de estar embarazada pronto) y vivir lo más tranquilamente posible la búsqueda del bebé. Por eso, los mejores momentos para fomentar la concepción son aquellos en los que tengas vacaciones.

Desequilibrio hormonal

Después de una entrevista inicial, destinada a recoger toda la información pertinente sobre la salud física y mental de la pareja, una de las primeras pruebas que los ginecólogos recomiendan a las mujeres son los análisis hormonales. El médico prescribe un análisis de sangre para determinar los niveles de ciertas hormonas que intervienen en el funcionamiento de los órganos sexuales. En caso de un exceso o una falta en los niveles normales de una de estas hormonas, el médico le prescribirá el medicamento dirigido a corregir la anomalía.

- Síndrome de ovario poliquístico (SOP)

Una causa común de infertilidad femenina vinculada a un desequilibrio hormonal son los ovarios poliquísticos o síndrome del ovario poliquístico.

Cuidado con la báscula

Por extraño que pueda parecer, el sobrepeso o la delgadez excesiva pueden dificultar el embarazo. Todo gira en torno a las reservas de grasa del cuerpo, útiles para la producción de estrógenos (hormonas femeninas). En las mujeres obesas, hay un exceso de estrógenos, mientras que las mujeres demasiado delgadas tienen un nivel insuficiente de esta hormona. En ambos casos, sin embargo, suelen haber ciclos menstruales irregulares y problemas de fertilidad. Antes de comenzar el tratamiento con medicamentos para restaurar la ovulación, las mujeres con problemas de obesidad o delgadez excesiva deben tratar de volver a un peso normal. En la mayoría de los casos, volver a ponerse en forma permite que el ciclo menstrual vuelva a ser regular y se reactive, por lo tanto, la fertilidad de la mujer.

Anomalías congénitas del aparato reproductor

Los defectos o enfermedades de las trompas de Falopio y del útero pueden ser una causa directa de infertilidad en las mujeres. El ginecólogo, con investigaciones adecuadas, puede identificar, por ejemplo, malformaciones del útero (como miomas) u oclusión de una o ambas trompas de Falopio, que hacen difícil o incluso imposible concebir por medios naturales. En particular, entre las principales causas de infertilidad debidas a problemas mecánicos en el tracto reproductivo, aparecen la oclusión o mal funcionamiento de las trompas, la endometriosis, los pólipos y miomas uterinos y las malformaciones estructurales del útero.

Tratar las infecciones

A veces, la causa de la infertilidad de una mujer también puede ser una infección del tracto genital. Los principales culpables son las enfermedades de transmisión sexual (ETS) como la sífilis, la gonorrea y el virus del papiloma humano. La lista es larga e incluye más de 30 enfermedades que se pueden transmitir mediante relaciones sexuales. Una de las más insidiosas, sin embargo, es la infección por Clamidia. Este microorganismo está muy extendido en la población y tiende a no dar síntomas: sin pruebas adecuadas, muchas veces es imposible notarlo. Si no se detecta a tiempo, sin embargo, la infección puede afectar al endometrio (el revestimiento del útero que sirve para nutrir y aceptar el óvulo fecundado) y causar daños a las trompas de Falopio (los canales que permiten que el ovocito llegue al útero una vez liberado del ovario), causando graves problemas para la fertilidad de la mujer. Afortunadamente, sólo se necesita una simple prueba de orina para averiguar si se ha contraído la bacteria y recibir de inmediato la atención adecuada. Como regla general, para eliminar la Clamidia, bastan unos 7-10 días de antibióticos.

Anomalías genéticas

Entre las diversas pruebas para excluir problemas de fertilidad, el ginecólogo también puede incluir las de tipo genético, cuyo objetivo es identificar las características de la persona presentes desde el nacimiento. Es una prueba de sangre que puede evaluar el tipo y la estructura de los cromosomas (cariotipo o mapa cromosómico), y algunos genes que parecen obstaculizar la concepción. En estos casos, dependiendo de la anomalía encontrada, se puede decidir si seguir buscando un embarazo natural o si recurrir a la reproducción asistida.

No al tabaco ni al alcohol

Los malos hábitos de vida, como el hábito de fumar o beber en exceso pueden reducir la fertilidad de la pareja. Se estima que, aproximadamente, el 13% de los casos de infertilidad femenina tienen relación con el tabaco. Por supuesto, el grado de daño en la fertilidad depende de la cantidad de cigarrillos y desde cuándo fuma habitualmente la madre. Incluso con sólo diez cigarrillos al día ya se observan alteraciones en la ovulación. Las sustancias nocivas en el humo, cuando se inhala, pueden llegar al ovario perjudicando la calidad de los ovocitos. Por eso, las fumadoras obtienen de promedio menos éxito con la reproducción asistida que las mujeres que no fuman. La buena noticia es que si se deja el pitillo la fertilidad vuelve a la normalidad, siempre que no existan otras causas subyacentes del problema.

El consumo excesivo de alcohol también tiende a afectar la regularidad de los ciclos menstruales y la capacidad reproductiva. Las mujeres alcohólicas, a menudo, no ovulan, ni tienen la regla (amenorrea) y tendrán una menopausia temprana. Incluso un consumo moderado de alcohol parece afectar la calidad de la ovulación y la regularidad de los ciclos. En particular, los expertos aconsejan a las mujeres que no excedan la dosis de 20 gramos de alcohol al día, equivalente a 1,5-2 vasos de vino o cerveza al día.

Si depende del hombre

No siempre la infertilidad de la pareja depende de la mujer. De hecho, en un 30% de los casos, el problema puede ser del hombre. En la práctica, la incapacidad de los espermatozoides para fertilizar el óvulo suele estar vinculada a problemas relacionados con sus características (baja movilidad, poca cantidad, mal formados, etc.) o problemas del aparato genitourinario. Una pobre calidad o cantidad de líquido seminal, por ejemplo, puede depender de una infección del tracto genital. Hay algunos virus y bacterias que pueden alterar la producción y la calidad del esperma o causar la inflamación de la próstata y la uretra, lo que complica la concepción.

La causa de la infertilidad masculina también puede estar causada por malos hábitos de vida, como el tabaquismo, el exceso de alcohol y la alimentación no regulada. De hecho, parece que la obesidad masculina puede dificultar la concepción. Para investigar el estado del hombre, el médico especialista en fertilidad masculina aconsejará realizar un espermiograma, es decir, un análisis en un laboratorio del líquido seminal, para evaluar cuidadosamente la cantidad y características de los espermatozoides. Si es necesario, el diagnóstico puede ser complementado, como para la mujer, con otras pruebas, como las pruebas hormonales, de cariotipo y pruebas genéticas.

¿Cuándo plantearse la inseminación artificial?

Si las pruebas realizadas no han dado ningún resultado y la infertilidad no tiene explicación, o si después de 6-12 meses de tratamientos no se ha logrado el éxito deseado, es recomendable someterse a la inseminación artificial.

INFORMACIÓN PATROCINADA

Te puede interesar

¿Por qué no me puedo quedar embarazada? Y tú ¿Qué opinas?

Tienes que estar registrada para escribir un comentario o votar. Puedes registrarte aquí o si ya tienes una cuenta, puedes acceder a ella.
ACCEDE A TU CUENTA
Recuérdame
Entrar
REGÍSTRATE GRATIS
ÚNETE A LA COMUNIDAD DE MI BEBÉ Y YO
REGÍSTRATE GRATIS
¿Por qué registrarme?

Comentarios (0)