Mi bebé y yo

Fecundación in vitro: las 10 preguntas más frecuentes

( 1 voto) load

¿En qué casos de infertilidad se recomienda la fecundacion in vitro? ¿Qué porcentaje de éxito hay? ¿Cuál es su precio? ¿La cubre la Seguridad Social? Respondemos a las 10 preguntas más frecuentes sobre la fecundación in vitro (FIV). 

Si estás intentando quedarte embarazada y no lo consigues, es aconsejable que acudas al médico con tu pareja para analizar el caso y estudiar qué opciones hay para lograr el embarazo. Sin embargo, antes de acudir al médico, debes tener presente que, si tienes menos de 35 años y no logras quedarte embarazada después de dos años de mantener relaciones sin protección, se considera extraño. En cambio, si tienes 40 años, es normal. Sea cual sea tu caso, si deseas tener un hijo y tienes dificultades, lo mejor es acudir al médico para que te indique si es necesario que te sometas a un tratamiento de reproducción asistida, como la fecundación in vitro (FIV). Veamos a continuación las 10 preguntas más frecuentes sobre fecundación in vitro

1. ¿Para qué casos de infertilidad está indicada la Fecundación in vitro?

La fecundación in vitro está indicada para las parejas que tienen problemas de fertilidad, tanto si son masculinos como femeninos: espermatozoides incapaces de ascender por el útero materno, antecedentes de enfermedades genéticas, fracasos repetidos en caso de haber probado la inseminación artificial, etc. Debes tener presente que, a diferencia de un embarazo normal, en la fecundación in vitro, se estimula la ovulación de la mujer y se extraen los ovocitos, que se fertilizan en el laboratorio con el semen paterno. 

2. ¿Qué pruebas se realizan antes de la FIV?

Antes de someterse a una fecundación in vitro, la pareja se somete a unas pruebas médicas. Estas pruebas consisten en un análisis de los espermatozoides para evaluar la calidad del semen masculino y en un examen ginecológico de la mujer, que comprende un estudio de su capacidad de respuesta ovárica y otro estudio sobre la permeabilidad de las trompas. Además, se cuenta con el historial médico completo de ambos miembros de la pareja. 

3. ¿Cómo se lleva a cabo la FIV?

La fecundación in vitro se desarrolla igual que la inseminación natural, pero dentro de una probeta. Los espermatozoides y los óvulos se unen en el tubo de ensayo igual que lo harían en las trompas. En primer lugar, se observa la calidad del semen para saber si el hombre es capaz de engendrar. A continuación, se estimula con hormonas a la mujer: un medicamento bloquea la actividad natural de los ovarios y, posteriormente, una dosis diaria de hormonas hace madurar una gran cantidad de óvulos a la vez. Transcurridas dos semanas, estos óvulos se habrán vuelto fértiles. Es entonces cuando el médico extrae de la mujer entre 5 y 15 óvulos, que son depositados en un líquido nutritivo. Finalmente, se preparan los espermatozoides del hombre y se colocan en una probeta junto con los óvulos. Aproximadamente tres días después, los óvulos se han convertido en embriones de ocho células. Se depositan en el útero a través de un tubo, 48 horas después de la punción.

4. ¿El tratamiento es doloroso para la mujer?

No tiene que ser doloroso, ya que se emplea anestesia local o sedación general para la extracción de los óvulos. En contadas ocasiones, se tiene que interrumpir el tratamiento hormonal porque la mujer no la tolere. Sin embargo, es cierto que un tercio de las mujeres dicen sentirse hinchadas durante la fase de la estimulación hormonal. Muchas sufren un aumento de sudoración. Antes, la mujer debía acudir a diario al médico para que le inyectara las hormonas, pero actualmente existen inyecciones individuales pensadas para que la propia mujer se las administre.

5. ¿Cuántos embriones se implantan en el útero?

Aunque la ley permite implantar hasta tres embriones, se procura transferir uno o dos, para evitar los riesgos de un embarazo triple. Si ha habido múltiples fracasos o si la calidad de los embriones no es muy buena, se puede valorar y transferir tres embriones.

6. ¿Qué porcentaje de éxito hay?

El porcentaje de éxito depende de la edad. Se debe tener en cuenta que, cuando se practica sexo sin protección, la posibilidad de un embarazo es de un 15 a un 20 por ciento en cada ciclo. La inseminación artificial eleva la probabilidad de embarazo en un 10 por ciento. Ello se debe a que los médicos unen los espermatozoides y los óvulos en el momento óptimo. Sin embargo, cabe recordar que la edad juega un papel importante. Así pues, el porcentaje de éxito en una mujer de 30 años es del 34 por ciento, mientras que en una mujer de 45 años es de un 12 por ciento. 

7. ¿Existe un mayor riesgo de malformaciones?

Existe un método de inseminación artificial que se denomina ICSI (inyección intracitoplasmática). Este procedimiento consiste en escoger un espermatozoide e inyectarlo directamente en el interior del óvulo. Siguiendo esta técnica, no existe la posibilidad de elegir el espermatozoide más adecuado. Lo que ocurre mediante la técnica del ICSI es que los espermatozoides, que de manera natural no habrían penetrado en el óvulo, lo hacen. En estos casos, cabe destacar que existe un riesgo de malformaciones levemente superior respecto a un embarazo natural. 

8. ¿Cuánto cuesta la FIV?

Si la fecundación in vitro es estándar, cuesta entre 3.500 y 4.000 euros. En cambio, si se necesita una microinyección, el precio asciende a unos 5.000 euros. Si, además, se realiza un diagnóstico preimplantacional, el precio se eleva todavía más. En este último caso, el precio variará en función de los análisis genéticos que se lleven a cabo.

9. ¿La Seguridad Social cubre la FIV?

La Seguridad Social se hace cargo de ello en el caso de mujeres que no pueden quedarse embarazadas de forma biológica, ya sea por un problema de fertilidad, por ser mujeres solteras o porque su pareja es también una mujer. En este caso, es importante recordar que las listas de espera de la Seguridad Social son muy largas, motivo por el cual han proliferado las clínicas privadas de reproducción asistida. 

10. ¿Cuándo hay que abandonar?

Normalmente, se limitan los intentos de lograr el embarazo a través de la fecundación in vitro en cuatro ciclos. Sin embargo, los fracasos no se analizan de la misma manera en una pareja joven con embriones de buena calidad que en otra más mayor y con poca reserva ovárica. A menos que se recurra a la donación de ovocitos, a partir de cierta edad las tasas de éxito son más bajas. La ley no establece un límite de edad, pero los centros privados españoles no practican tratamientos a mujeres de más de 50 años. 

..........

¿Te estás sometiendo a una fecundación in vitro o lo hiciste para lograr el embarazo? ¡Queremos conocer tu experiencia! Compártela con otras mamás en el Salvamamás.

INFORMACIÓN PATROCINADA

Te puede interesar

Fecundación in vitro: 10 preguntas frecuentes Y tú ¿Qué opinas?

Tienes que estar registrada para escribir un comentario o votar. Puedes registrarte aquí o si ya tienes una cuenta, puedes acceder a ella.
ACCEDE A TU CUENTA
Recuérdame
Entrar
REGÍSTRATE GRATIS
ÚNETE A LA COMUNIDAD DE MI BEBÉ Y YO
REGÍSTRATE GRATIS
¿Por qué registrarme?

Comentarios (0)