Mi bebé y yo

Las frases que no hay que decir a quien busca un bebé

( 1 voto) load

No consigues quedarte embarazada y, a tu frustración, se añade el malestar por las observaciones, los consejos y las sentencias de los demás. Te ofrecemos el "top ten" de las frases más odiadas por las mujeres que están intentando concebir un bebé. En tu opinión, ¿cuál es la peor?

Si estamos intentando tener un bebé con nuestro compañero, tenemos casi miedo de decirlo. El tema de la concepción es rico en creencias populares, falsos mitos y frases hechas que, a menudo, una mujer que está tratando de quedarse embarazada oye decir a amigos y conocidos, todos ansiosos por ofrecerle apoyo y proponerle una manera de acelerar el proceso.  

Es indiscutible que ir en busca de la cigüeña puede ser estresante, sobre todo, cuando constatamos, mes tras mes, que no hay manera de quedarse embarazada. Sin embargo, aunque sea para sonreír un poco y desdramatizar esta situación, que, por desgracia, es común en muchas aspirantes a mamá, he aquí el "top ten" de los dichos que resultan más irritantes para una mujer que está intentando concebir un bebé.

1.  “Debes relajarte, no pensar demasiado en ello, y ya verás como sucederá”. Facilísimo no pensar en el propio deseo de maternidad y, sobre todo, ¡en los posibles motivos que, de momento, lo están haciendo irrealizable!

2.  “Tal vez, te estés equivocando en algo”. ¡Y nosotras que creíamos que el modo en el que se concibe un bebé era siempre el mismo!

3. La interpretación mística: “Todo sucede por una razón. Es la voluntad de Dios”, una teoría, según la cual, si no consigues quedarte embarazada es por una razón suprema dictada por Dios en persona, que, obviamente, tiene un plan muy diferente para nosotros.  

4. Por no hablar de los que te señalan que: “¡Te pueden pasar cosas peores!

5. Y, en consecuencia, "¡No tenéis razón para quejaros!".

6. “¡En el fondo, lo de intentar tener un hijo no es un mal trabajo, eh!”. Cierto, a no ser porque el sexo se puede convertir en una fuente de estrés para una pareja que busca un bebé, a menudo, preocupados por los test de fertilidad antes que por tener un momento de intimidad.

7. “Mis hijos me están volviendo loca. Si quieres, te los dejo un rato…”. Una  proposición para hacer de niñera a un par de mocosos incontrolables, ¡para darte cuenta de que ser mamá no siempre es un camino de rosas!

8.Aquí encontramos al altruista con hijos naturales que propone: “Siempre puedes pensar en la adopción, el mundo está lleno de niños que esperan a dos padres como vosotros…”, como si necesitáramos que alguien nos indicara el camino para ser mejores.

9. Pero entre las frases más odiadas por las mamás en potencia, encontramos todas esas teorías extrañas o absurdas de mujeres que se quedaron embarazadas bebiendo algo en particular, o comiendo ciertos alimentos, pero, en nosotras, tal vez, las ostras no hayan tenido un efecto exactamente afrodisíaco…

10. Y al final de la clasificación, pero, no por ello, menos irritantes, están las palabras de la amiga superfértil, que subraya como su caso, en cambio, es diametralmente opuesto: “Mi marido consigue dejarme embarazada sólo con mirarme a los ojos”. ¡Qué rabia!

Te puede interesar

Las frases que no hay que decir a quien busca un bebé Y tú ¿Qué opinas?

Tienes que estar registrada para escribir un comentario o votar. Puedes registrarte aquí o si ya tienes una cuenta, puedes acceder a ella.
ACCEDE A TU CUENTA
Recuérdame
Entrar
Entrar
ÚNETE A LA COMUNIDAD DE MI BEBÉ Y YO
REGÍSTRATE GRATIS
¿Por qué registrarme?

Comentarios (2)

Hola tengo una pregunta respecto a la conservación de la leche y el cambio de su sabor. He leído que la solución es escaldarla. Entiendo que se trata de introducir el recipiente con mi le en un cazo con agua que este al fuego en ese momento, hasta que aparezcan las pompitas alrededor del cazo, justo antes de romper a hervir. ¿Pero no se pierden entonces las propiedades de la leche? ¿A qué temperatura se pierden? ¿Después se deja enfriar a temperatura ambiente?
Hola tengo una pregunta respecto a la conservación de la leche y el cambio de su sabor. He leído que la solución es escaldarla. Entiendo que se trata de introducir el recipiente con mi le en un cazo con agua que este al fuego en ese momento, hasta que aparezcan las pompitas alrededor del cazo, justo antes de romper a hervir. ¿Pero no se pierden entonces las propiedades de la leche? ¿A qué temperatura se pierden? ¿Después se deja enfriar a temperatura ambiente?