PUB - Banner skin_top OAS_AD 'Top3'

login

¡Entra en la comunidad!

PUB - Banner skin_left OAS_AD 'Frame1'

PUB - Banner skin_right OAS_AD 'Frame2'

PUB - Banner OAS AD 'Top' Debajo de logo

Google search

 

Elegir ser madre soltera

1 1 1 1 1 4(17 Votos)
FacebookTwitterPinterest

3 Comentarios Comentar

La web dedicada a madres solteras www.masola.org entrevista a Giuliana Baccino, psicóloga de la clínica FIV de Madrid. Si estás pensando en vivir la maternidad sin pareja, en esta entrevista encontrarás información muy útil.

Una mujer, antes de llegar a ser madre soltera por elección, debe enfrentarse a una gran cantidad de dudas y miedos. El proceso es largo y costoso económica y emocionalmente. Giuliana Baccino, psicóloga en la clínica FIV MADRID, ha concedido una entrevista a www.masola.org, una web dedicada a madres solteras, en la que nos explica cómo hacer para que, psicológicamente,  el proceso sea más llevadero.

Si soy una mujer dedicidida a llevar a cabo una inseminación, ¿cómo sé cuál es el tratamiento que más me conviene?
Los estudios dicen que una inseminación artificial con donante es aconsejable hasta los 38-40 años, con un 25 por ciento de posibilidades de gestación por ciclo y se recomienda no hacer más de tres o cuatro intentos. Se recomienda también que posterior a los 35 años el tratamiento sea con estimulación ovárica si se quieren aumentar las opciones. La Fecundación In Vitro es razonable hasta los 42 años. Las estadísticas dicen que para este tratamiento, las mujeres menores de 35 años tienen un 53 por ciento de posibilidades de éxito, entre 35 y 38 años en torno al 45 por ciento; de 39 a 49 sobre el 34 por ciento y mayores de 41 años, un 24 por ciento. Por encima de los 44 años no se conocen prácticamente embarazos positivos en Fecundación in Vitro con óvulos propios. Pasados los 44 años la mujer tiene que pasar a ser receptora de ovocitos, posibilidad que es viable hasta los 49 años, porque aunque no hay un límite legal de edad para los tratamientos de fertilidad, las clínicas si nos hemos puesto un límite ético y éste está en los 49 años. Las posibilidades de gestación con donación de óvulos están en un 55 por ciento, y en recepción de embriones congelados (sobrantes de otras parejas) por debajo del 40 por ciento.

Claro está, esto es lo que dicen los estudios… pero luego cada mujer es un caso aparte, y el historial de una no tiene nada que ver con el historial de otra; es decir, una gestación difícil se puede presentar también en una mujer de 34 años y otra de 42 se puede quedar embarazada en una primera inseminación artificial. Lo importante es, sobre todo, confiar en el profesional, en el ginecólogo, escuchar lo que se dice y atender a las posibilidades que cada una tiene.


¿Cómo suele presentarse una mujer sola que quiere ser madre?
Generalmente muy ilusionada y muy segura de su decisión.  Con grandes apoyos a través de las redes sociales y no siempre familiares. Pero es conveniente saber que la gestación no ocurre siempre en el primer intento. Eso en cuanto a las mujeres solas, sin pareja, porque aquellas que tienen una pareja femenina, les cuesta mucho ver la forma de integrar a la pareja en el proceso, en el tratamiento.

Luego, aquí en la clínica, desde nuestra unidad de psicología tenemos en cuenta en nuestras pacientes muchos otros factores como son las características emocionales con las que a veces llegan o el grado de estrés. Muchas mujeres se encuentran ante uno de estos tratamientos en la misma situación estresante que ante dolores crónicos, enfermedades vasculares…Y estos síntomas, esta forma de enfrentarse a los tratamientos  también afectan al resultado. Máxime cuando el número de tratamientos comienza a incrementar.

De todos modos, en términos generales, las mujeres que acuden a la clínica solas, cuando llegan ya llevan un tiempo pensándolo y eso hace que sean mujeres bastantes seguras de su decisión, coherentes con su aproximación a la maternidad, informadas, seguras de sí mismas, que han analizado al detalle cada uno de los pasos, sus ayudas, sus apoyos, sus recursos...

¿Cómo aconsejaría enfrentarse a uno de estos tratamientos?
Como un proceso normal, como algo más que sucede en la vida, como una decisión más. Y en caso de sentirse sola, con dudas, con angustia, aconsejo siempre acudir a la unida de psicología de la clínica, donde exponer todos esos pensamientos, donde encontrar gente especializada que puede ayudar.

¿Son estos procesos largos, porque se tiende a pensar que con un par de intentos se ha conseguido?
Es grave error, porque se sabe cuando se comienza pero no cuando se va a terminar. A veces lo que en un principio parece ser fácil, resulta difícil y lo que es difícil, por caprichos de la naturaleza, se convierte en fácil.

¿Cuáles son los estados de ánimo más frecuentes cuando los tratamientos no dan el resultado deseado?
La irascibilidad, la ansiedad, la depresión. Generalmente se manifiesta un enfado con el ginecólogo y no saben bien por qué, se tiene la sensación de engaño (“no he obtenido lo prometido”, “lo esperado”, “acudiré a otra clínica”, “será que he tropezado con malos profesionales”), desconfianza en el equipo médico, tristeza versus esperanza y una prisa excesiva por obtener un resultado positivo lo antes posible”

¿Cómo evadirse de estas sensaciones o pensamientos?
Es fundamental que el facultativo explique al paciente con claridad en qué consiste cada proceso, cada tratamiento y cuáles son las posibilidades de éxito, sin generar ilusiones, así como ayudar a decir basta cuando las posibilidades sean prácticamente nulas.  Por otro lado, la mujer debe seguir con su vida, tener otros proyectos en marcha, no enfocar todo en función del resultado del tratamiento, en un embarazo y en una futura maternidad.  Esta es la única forma de seguir adelante si un embarazo se retrasa o no termina de gestar. No pensar que la única forma de encontrar la felicidad en la vida es siendo madre. Y mientras tanto, no forzar encuentros con otras madres, con mujeres embarazadas, durante el periodo del tratamiento es mejor aislarse de la situación positiva de otra mujer para no sentirse peor. Además, de no estar hablando constantemente del tema o planificando el futuro en función a una maternidad y hacer ejercicio, es fundamental hacer ejercicio, salir a caminar, despejarse.

Entonces, ¿qué hacer para llevarlo mejor?
Como comentaba, es bueno tener otros proyectos, no enfocar todas las ilusiones o el futuro de vida en este único proyecto, porque si éste fracasa, se derrumba toda la vida planificada. Pero además es bueno saber pedir ayuda, preguntar todas las dudas que se tengan, aunque nos parezcan absurdas… puede que para el ginecólogo esa duda tenga una respuesta muy simple, pero para la paciente no, y es bueno preguntar. Es necesario expresar todo lo que se siente…”

¿Es normal sentir una constante sensación de incertidumbre?
Sí. Muchas pacientes dicen que después de un primer resultado negativo, siempre les viene a la mente la sensación de que no se pincharon bien, no siguieron correctamente todos los pasos y que por eso no se quedaron embarazadas. Y no es así, claro que se pincharon bien, pero la naturaleza es la que es y el embarazo no se logró.

¿Es bueno que los familiares se impliquen?
“No, a lo sumo uno o dos, los más cercanos. Si se lo comunicamos a toda la familia y a todos los amigos, todos van a estar pendiente de los resultados, del proceso, con lo que constantemente nos van a estar preguntando y vamos a tener que estar también constantemente dando explicaciones y comunicando un resultado negativo, en caso de serlo. No, puede resultar muy duro. Si que es bueno sentirse acompañada por un grupo en sus mismas circunstancias, de ahí que las redes sociales estén haciendo un buen trabajo, porque comunicarse con otras mujeres que estén pasando por lo mismo, hace que se sientan mejor.

¿Cuando una mujer tiene que recurrir finalmente a la donación de gametos, es duro?
Sí, evidentemente. Renunciar al propio óvulo es una de las decisiones más difíciles. Es normal tener que hacer el duelo al óvulo perdido. La mujer, todavía se encuentra joven, atractiva, llena de vida…y que de pronto le digan que sus óvulos han envejecido, que ya no son fértiles, que no son válidos… es una noticia dura de asimilar. Necesita su tiempo. Pero en cambio, es una buena noticia, porque deja abierta una nueva puerta a la fertilidad, no se han acabado todas las opciones de ser madre y cuando una mujer se da cuenta de ello, puede volver a sentirse ilusionada, feliz”.

¿Es bueno contar siempre sus orígenes a los hijos?
Por supuesto, no quepa la menor duda. No es que sea bueno, es que es lo que hay que hacer. No es bueno establecer una relación con secretos. A nadie le gusta que le oculten información. Además, deben ser los padres quienes les cuenten todo, cuando vean que están preparados, de tres a ocho años aproximadamente. Nunca hay que esperar a que sean adultos para contarles su procedencia.

 

img_salvamamas
Y tú ¿Qué opinas?
Comentarios (3)
  • Invitado - invitado

    Hola soy una mujer joven y tbm deseo alquilar mi vientre, contacten conmigo a través de mi email sooi.DaaanHiila@hotmail.com

  • Invitado - invitado

    Las mujeres que quieren ser madres solteras por elección no solo lo hacen de esas maneras. También hay quien adopta.

  • Invitado - invitado

    hola soy una mujer joven, profesional y saludable y deseo alquilar mi vientre para hacer realidad el sueno de alguna mujer de ser madre si te interesa contactame a hannover202010@yahoo.com :):)

login movil

¡Entra en la comunidad!

PUB - Banner OAS AD 'Bottom2' Articulo Patrocinado

PUB - Banner OAS AD 'Bottom1' Articulo Patrocinado