PUB - Banner skin_top OAS_AD 'Top3'

login

¡Entra en la comunidad!

PUB - Banner OAS AD 'Top' Debajo de logo

Google search

 

Exámenes para ser padres

1 1 1 1 1 4(21 Votos)
FacebookTwitterPinterest

4 Comentarios Comentar

Antes de tener un hijo o una vez concebido, la pareja se debe someter a una serie de exámenes, especialmente en el caso de la madre.

 Cuando una mujer decide quedarse embarazada, debe someterse a una serie de exámenes y pruebas especificas del embarazo, con el fin de favorecer el correcto desarrollo del feto y para proteger la salud de la mamá y el bebé. No obstante, es conveniente tomar precauciones incluso antes de la concepción, a través de una serie de estudios destinados a la puesta en marcha de una concepción segura. El hecho de programar un embarazo no sólo atañe a los motivos obvios de organización y de equilibrio familiar, sino también a las citas necesarias para controlar la salud y el bienestar de la madre y del futuro bebé. He aquí los pasos necesarios para una buena prevención:

• Dirigirse al ginecólogo para una consulta prenatal.

• Someterse a los exámenes preconcepcionales aconsejados.

• Adoptar un estilo de vida adecuado (dieta equilibrada, abandono de los hábitos perjudiciales, etc.).

• Prestar más atención a los medicamentos que se consumen.

• Prestar más atención a otros factores de riesgo (radiografías efectuadas en el período del ciclo en el que podría producirse la concepción).

La visita al ginecólogo

 Cuando una mujer desea concebir un hijo, es oportuno que se dirija al ginecólogo, con el fin de que le efectúe una revisión de su salud general y que identifique los posibles factores de riesgo para el embarazo. Los objetivos de esta visita son tres:

• Analizar el historial clínico de la pareja e investigar si, en las respectivas familias, existen casos de enfermedades hereditarias.

• Durante la visita, también se toman en consideración factores como el desarrollo y el resultado de las posibles gestaciones anteriores.

• Se pregunta a la futura mamá si sufre enfermedades crónicas (epilepsia, diabet​es, hipertensión o disfunción de la glándula tiroides). En estos casos, el ginecólogo, en colaboración en el especialista correspondiente, decide si es preciso modificar o interrumpir el tratamiento o si es más oportuno postergar el embarazo hasta que los valores se estabilicen.

Exámenes para los dos miembros de la pareja:

GRUPO SANGUÍNEO Y RH. Sirve para conocer el grupo y el factor Rh (positivo o negativo), con el fin de excluir posibles incompatibilidades entre los miembros de la pareja.

TEST DEL SIDA. Si uno o ambos miembros de la pareja resultan seropositivos, se puede programar un embarazo, siempre y cuando se adopten las medias adecuadas. Si a futura madre es seropositiva y desea concebir un hijo, se puede someter a las terapias vigentes en la actualidad, gracias a las cuales la transmisión del virus ha disminuido hasta menos del 10 por ciento. En cambio, si quien resulta seropositivo es el padre, se recurre a un tipo de fecundación asistida. Entre otras técnicas, se incluye la del lavado de los espermatozoides para eliminar el virus

TEST DE LA SÍFILIS. Descubre si los miembros de la pareja son portadores de la sífilis, una enfermedad de transmisión sexual que últimamente se está volviendo a extender. Es peligrosa para el feto, puesto que puede causar alteraciones cutáneas y anomalías neuromusculares.

 

 
 
 
Y tú ¿Qué opinas?
Comentarios (4)

login movil

¡Entra en la comunidad!