¿Por que después de mi posparto no tengo ganas? y ¿de que manera puedo tener la seguridad de no quedar embarazada si soy una persona muy fértil?

Respuesta de Lídia Luque y Arancha Gómez

¿Cuándo dices que no tienes ganas, de qué no tienes ganas exactamente? ¿De que tu pareja te acaricie o te bese, de acariciar o besar tú a tu pareja? Entiendo que cuando dices que no tienes ganas, te refieres a que no tienes ganas de tener relaciones eróticas con penetración. Se puede recibir y dar placer casi con cualquier parte del cuerpo, si reducimos el escenario de los juegos eróticos a los genitales, nos quedamos con un porcentaje muy pequeño. En ese escenario maravilloso hay muchas cosas que se pueden hacer: acariciar, besar, masajear, soplar, susurrar, lamer, pellizcar, amasar,... penetrar es sólo una más entre tantas. Si sólo nos quedamos con ella, reducimos aún más las fuentes de placer.

Para evitar el embarazo podéis utilizar métodos anticonceptivos (píldora, anillo, DIU, preservativo. De los que te he mencionado, sólo el último puede utilizarse sin consultar previamente al médico). O bien realizar prácticas aconceptivas, esto es, con las que no se puede conseguir el embarazo. Las caricias buco-genitales serían un ejemplo de estos juegos aconceptivos.

No existe un cuestionario tipo que podáis rellenar para conoceros el uno al otro. Una de las maneras posibles de lograrlo es ir explorando vuestros cuerpos realizando diferentes gestos (tocar, rozar, chupar...). Esto os permitiría descubrir qué prácticas eróticas os gustan más. A veces es complicado hablar de lo que nos gusta hacer o que nos hagan en este tema, pero se pueden buscar formas de hacer saber a nuestra pareja si lo que estamos haciendo nos agrada, por ejemplo, acordando previamente una palabra o un gesto para lo que nos gusta y otro para lo que no nos gusta o apetece en ese momento.

El deseo se lleva mal con el deber. No podemos obligarnos a sentir, como tampoco podemos obligarnos a que nos guste un olor que no nos gusta. Para disfrutar no es necesario concentrarse, ni sentir nada especial. Para disfrutar es necesario "sensar", es decir ser receptiva a los estímulos que recibimos a través de los sentidos (gusto, vista, tacto, oído, olfato) y perdernos en esas sensaciones.

Os invito a hacer una excursión exploratorio sin ninguna meta en particular, disfrutando de las sensaciones que podéis procuraros el uno al otro, descubriendo qué zonas y acciones os gustan más.
 

 

Buscador de consultas

Muchas mamás compartís las mismas dudas... aquí puedes encontrar consultas ya resueltas sobre el tema que te interesa... ¡Búscalo aquí!

Consultas más populares de Sexología

Últimas consultas en Sexología

Te puede interesar