Mi hija de 20 meses duerme con nosotros en la cama. Aun así, se despierta con relativa frecuencia (nunca ha dormido toda la noche del tirón sin reclamar el pecho) y necesita el pecho para volver a dormirse.

Respuesta de Ana Isabel Fraga Sánchez

La situación que planteas es una de las más frecuentes que habitualmente recibo, y que en la mayor parte de los casos se debe a un hábito que se ha consolidado. Es decir, una situación que se repite del mismo modo durante un tiempo y que termina por establecerse como lo habitual.

Por ello, se trata de establecer otros hábitos, para lo que necesitaremos mucha paciencia y calma; constancia y entendimiento.

También hemos de tener en cuenta que los microdespertares son del todo normales y que se trata de ir ofreciéndole alternativas que la vayan haciendo cada vez más autónoma a la hora de manejarlos.

No podemos hacer un cambio radical, sino ir poco a poco, a pequeños pasos, fijándonos pequeñas metas y aprovechando esta situación para ofrecerle a la pequeña algunas habilidades.

-     Comienza ofreciéndole otras formas de volver a dormirse antes de recurrir al pecho, para que vaya contando con más alternativas. Cuéntale durante el día lo que vais a hacer, los cambios que ocurrirán y por qué es importante para ti y para ella hacer las cosas de esta nueva forma. Usa un lenguaje claro y sé breve (y ponte en su lugar empatizando con cómo se siente). Como ya es mayorcita ofrécele dos opciones que creas que puedan funcionar, por ejemplo, unas caricias o un besito. Seguramente lo conseguirás unas veces sí y otras no; pero esto es parte del proceso de cambio y lo verdaderamente importante es que tu hija vaya adquiriendo poco a poco nuevas alternativas.

-     Cuando veas que ya estas opciones han sido asimiladas y las usa con frecuencia, dale alguna más en la que no tengas que intervenir tú, por ejemplo abrazar a un muñequito. Utiliza tu imaginación y el conocimiento de las preferencias y carácter de tu hija para encontrar opciones que os puedan ayudar, y trata siempre de que la pequeña participe de ello cuanto pueda, porque siempre se sentirá más dispuesta a hacer cambios; además de que estaremos fortaleciendo su sensación de ser tenida en cuenta y ser importante (sentimiento de pertenencia). Así, en el caso de que le ofrezcas el muñeco como alternativa podría escogerlo ella (dale dos opciones que tú hayas considerado seguras. Más opciones sería probablemente demasiado para su corta edad); también podría escoger en qué lugar ponerlo antes de irse a dormir para acordarse de dónde está, o quizás “fabricar” entre las dos una bolsita para guardarlo o una “camita” (ella puede participar pasándote el material, pegando algún dibujo, colocando algo…) En fin, usa tu creatividad y divertiros en el proceso de hacer cambios.

Y durante todo este proceso revisa también su día porque de que tenga un buen día también depende una buena noche. Vigila que esté comiendo bien, que haga las siestas que realmente necesita (si ves que llega demasiado cansada a última hora de la tarde es seguro que las siestas han sido escasas, bien por poco tiempo, bien porque necesita alguna siesta más; si por el contrario llega sin un ápice de sueño quizás haya que revisar si las o la siesta han sido excesivas) y que la actividad del día la ayude a practicar sus habilidades y moverse pero sin caer en un sobre estímulo o exceso que la altere a la hora de descansar.

Procura además que un rato antes de ir a dormir pueda hacer actividades más tranquilas y que esté en un ambiente que propicie la relajación.

Ve poco a poco, con paso seguro, pero con calma.

 

Buscador de consultas

Muchas mamás compartís las mismas dudas... aquí puedes encontrar consultas ya resueltas sobre el tema que te interesa... ¡Búscalo aquí!

Consultas más populares de Problemas del sueño

Últimas consultas en Problemas del sueño

Te puede interesar