Mi bebé y yo

Lactancia paterna: el permiso de lactancia para los papás

( 1 voto) load
facebook twitter whatsapp

¿Habías oído hablar de la lactancia paterna? ¿Sabías que los papás también pueden disfrutar del permiso de lactancia? Te decimos en qué consiste este derecho y qué pasos hay que seguir para solicitarlo y disfrutarlo.

La lactancia paterna, o mejor dicho, el permiso de lactancia para el papá es un derecho de los trabajadores. De hecho, el permiso de lactancia puede ser disfrutado tanto por la madre como por el padre, pero no por parte de ambos, si los dos trabajan.

Los trabajadores que han sido padres, ya sea de forma biológica o por adopción, tienen derecho a ausentarse durante una hora del trabajo para la lactancia del hijo. Se trata de un permiso retribuido que se prolonga hasta que el bebé cumple nueve meses, tanto si la lactancia es materna como artificial, pudiéndose dividir en dos fracciones de media hora, o bien ausentarse una hora durante la jornada para ir a dar de comer al bebé, o incluso acumular toda la duración del permiso de lactancia en jornadas completas, lo que equivaldría a unos 15 días de permiso. Es importante saber que las empresas no pueden denegar el permiso de lactancia a los trabajadores que lo solicitan, siempre que cumplan los requisitos establecidos. 

Cabe recordar una vez más que las autoridades sanitarias, encabezadas por la OMS, afirman que la lactancia materna a demanda debería ser exclusiva durante los seis primeros meses del bebé y ser complementada por la introducción de alimentos distintos a la leche hasta los dos años, o más, pudiendo ser sustituida por la leche de fórmula si la madre no puede o no quiere dar el pecho a su bebé.

Permiso de lactancia del padre si la madre no trabaja

Como hemos dicho, el permiso de lactancia se puede disfrutar tanto por parte de la madre como del padre, pero no pueden disfrutarlo de forma simultánea si los dos trabajan. Si la madre no trabaja, el papá también tiene derecho a disfrutar del permiso de lactancia paterna, ya que la ley actual contempla este permiso desvinculándolo del hecho biológico de la lactancia, y asociándolo a un acto de cuidado del bebé, lo que facilita el disfrute del permiso por parte del papá.

Permiso de lactancia paterna en funcionarios

Como cualquier otro trabajador por cuenta ajena, los funcionarios disponen del derecho del permiso de lactancia, puesto que las leyes españolas ahora ya permiten a los papás disfrutar de la lactancia paterna en las mismas condiciones que la madres, tanto si son funcionarias, como si trabajan por cuenta ajena en la empresa privada como si no trabajan. Los papás funcionarios, por tanto, también pueden disfrutar del permiso de lactancia paterna, siempre y cuando la mamá no se acoja a este derecho. Precisamente, un papá funcionario de prisiones fue quien, en su día, solicitó este permiso para el cuidado de sus bebés gemelos, logrando que los tribunales fallaran a su favor y sentando, así, jurisprudencia, la necesaria para que la ley cambiase en este sentido.  

Permiso de lactancia paterna en autónomos

Al ser el permiso de lactancia un derecho individual que pueden disfrutar tanto el hombre como la mujer, no importa que la mujer sea autónoma para que el padre pueda solicitar el permiso de lactancia paterna. De modo que no puede discriminarse entre trabajadores por cuenta propia y cuenta ajena, siempre que el disfrute no sea simultáneo.

(Te interesa: Baja por maternidad en mujeres autónomas

¿Puede un hombre dar el pecho a su bebé?

¿Un hombre amamantando a un bebé? ¿Es posible? Diversos estudios afirman que la lactancia paterna al pecho es viable. Aunque se trata de un fenómeno muy extraño, si se dan las circunstancias adecuadas, las glándulas mamarias de un hombre pueden producir leche. Es más, la composición de la leche producida por la glándula mamaria de un hombre sería muy similar a la producida por la mama de una mujer y, por lo tanto, podría ser apta para el consumo humano, si bien se desconocen los efectos en el desarrollo del bebé que la lactancia paterna podría producir, ya que la ciencia carece de datos bien documentados hasta el momento.

Causas por las que el hombre puede producir leche

Aunque se trata de un fenómeno muy poco frecuente, y no siempre tiene que estar motivado por un deseo real del hombre de dar el pecho al bebé (esto último es excepcional), existen diferentes causas orgánicas que pueden desencadenar la producción de leche por parte de un hombre. Enumeramos las causas más comunes:

  • Desajustes hormonales. Durante el embarazo, la mujer libera estrógenos y progesterona. La exposición a estas hormonas por parte del hombre podría provocar la producción de leche mediante la estimulación de sus glándulas mamarias. Algunos medicamentos también podrían favorecer esta producción de leche: medicación para el cáncer de próstata, tranquilizantes, antihipertensivos, controladores del reflujo, etc.
  • Estimulación mecánica de la glándula mamaria. Es difícil, pero se han documentado algunos casos en el mundo de producción de leche por parte de glándulas mamarias masculinas sin que existan condiciones patológicas, a través de la estimulación directa del pecho, con masajes, estimulación de los pezones, succión o aspiración.
  • Tumor en la hipófisis. El prolactiloma es una de las causas relacionadas con la lactancia masculina. Se trata de un tumor benigno en la glándula hipófisis o pituitaria, que se encarga de la producción de prolactina, la hormona que hace posible la producción de leche y que, en los hombres, regula la función sexual. 

(Te interesa: Un padre transgénero da el pecho a sus bebés)

¿Por qué los hombres tienen pezones?

¿No te parece curioso que los hombres tengan pezones, a pesar de no tener la lactancia como función vital? La ciencia también se lo ha preguntado y la respuesta es simple. Los pezones se forman ya en las primeras etapas del desarrollo del embrión, que en las primeras semanas aún no diferencia entre lo masculino y lo femenino. Hasta que un gen contenido en el cromosoma Y del padre no interviene, en caso de que el bebé sea niño, hecho que se produce a las 6-7 semanas de embarazo, haciendo posible el desarrollo de los testículos y la producción de testosterona, no existen diferencias notables entre un embrión niño y una niña.

Cuando esta diferenciación tiene lugar, los pezones “ya están ahí” para quedarse y formar parte de la anatomía masculina, si bien no llevan a cabo ninguna función. Se puede decir que los pezones masculinos son un “vestigio” de la evolución que no ha desaparecido. 

 

Te puede interesar

Y tú ¿Qué opinas?
Tienes que estar registrada para escribir un comentario o votar. Puedes registrarte aquí o si ya tienes una cuenta, puedes acceder a ella.
ACCEDE A TU CUENTA
Recuérdame
Entrar
REGÍSTRATE GRATIS
ÚNETE A LA COMUNIDAD DE MI BEBÉ Y YO
REGÍSTRATE GRATIS ¿Por qué registrarme?

Comentarios (0)