Síguenos
Mi bebé y yo

10 cosas que debes saber sobre el chupete

patrocinio
¿Tienes dudas sobre el chupete de tu bebé? ¿No sabes si puede interferir en el correcto desarrollo del paladar? Con la ayuda de Nuk, te explicamos cómo debe ser el chupete ideal para tu bebé. ¡No te pierdas esta interesante información!

  1. El chupete ideal. Al elegir el chupete, hay que tener en cuenta la edad del menor, ya que elegir la talla adecuada es importante para garantizar que se adapte a la perfección a la fisonomía del bebé. En cuanto a la forma y al material, hoy en día, se apuesta por los chupetes de silicona, de forma anatómica, como la mejor opción para los bebés. Un chupete óptimo es aquel que se asemeja al pecho materno, para que éste se adapte ergonómicamente de la mejor forma a la mandíbula del niño.
  2. Forma del chupete. Es importante que la tetina sea de forma anatómica, que copie la forma del pezón de la madre y que se adapte perfectamente a la boca del bebé, consiguiendo reducir la presión sobre el paladar. Las tetinas anatómicas, de forma alargada y aplanada, se adaptan mejor a las encías del bebé, disminuyen la presión mandibular y contribuyen al desarrollo correcto de los futuros dientes.
  3. Material del chupete. Respecto al material, deben ser resistentes y libres de Bisfenol A. Es importante que el chupete no tenga elementos desmontables y que los bordes sean redondeados.
  4. Beneficios. El chupete ayuda a que el bebé se relaje y se calme y concilie el sueño., al tiempo que satisface su deseo innato de succión y le proporciona un placer similar al de la lactancia materna. El uso del chupete también es bueno para la coordinación de la musculatura mandibular, la respiración y el fortalecimiento de los músculos.
  5. Desarrollo bucal. El uso correcto del chupete no afecta al desarrollo bucal del menor ni ocasiona malformaciones, siempre que se controle que el tamaño sea el correcto, la frecuencia de uso, etc. Lo más importante para que el chupete no afecte al desarrollo bucal del bebé es que no genere presión en mandíbula, dientes y lengua.
  6. Tetina y paladar. La tetina debe simular a la perfección el proceso de lactancia materna para prevenir cualquier deformación del paladar. Es conveniente que sea de silicona y anatómica, que imite la forma del pezón de la madre para que se adapte mejor a la anatomía de la boca del bebé, y se consiga así una menor presión sobre el paladar. La tetina con forma aplanada permite que la lengua del bebé tenga el espacio suficiente para reproducir los movimientos de succión naturales. El cuello de la tetina interesa que sea delgado y pequeño para reducir la presión sobre los dientes y mandíbula. Es muy importante el sistema de ventilación de la tetina, ya que ayuda a que el aire escape por la tetina y previene la deformación de la mandíbula. 
  7. Tetinas de silicona. La silicona proporciona una sensación agradable, suave y natural en el paladar y  reduce la presión en las zonas sensibles del paladar. Las tetinas de silicona están fabricadas con un material sintético transparente muy higiénico, y son insípidas e inodoras, ya que no absorben ni sabores ni olores. Además, es un material muy resistente y duradero, pues no se deforma con el tiempo, y resiste muy bien las altas temperaturas y  la luz solar directa. Asimismo, es muy fácil de limpiar. 
  8. Tetinas de látex. Las tetinas de látex están fabricadas con un material natural. Son tetinas muy suaves, elásticas y resistentes a los tirones, mordiscos y desgarros. Pero, al estar fabricadas con un material natural, la luz solar y la grasa de los alimentos y las altas temperaturas, las desgasta con mayor rapidez. Por ello, los chupetes fabricados con látex deben reemplazarse cada uno o dos meses para que las tetinas no se pongan pegajosas. 
  9. Cuidados. En cuanto a la higiene, debemos lavar los chupetes con un jabón específico y esterilizarlo cuando sea conveniente.  Además, para que las tetinas no se dañen, hay que evitar exponer los chupetes al sol y no dejarlos cerca de fuentes de calor más tiempo del conveniente.
  10. Cambio del chupete. Hay que comprobar los chupetes con frecuencia y sustituirlos cuando sea conveniente. En especial, hay que revisar la tetina cuando el bebé empiece a tener los primeros dientes, para comprobar que no esté rasgada o deteriorada. 

Chupetes Nuk

Matrona NukEugenia Bardina Cobacho, Matrona
+INFO: www.nuk.com.es y bebesnuk.com




Te puede interesar

Registro