Mi bebé y yo

Tiene el oído tapado: qué hacer

( 5 votos) load
facebook twitter whatsapp

Cuando el bebé tiene el oído tapado, se encuentra mal y oye un ruido permanente en el oído. Te explicamos a qué se debe este trastorno y cómo puedes ayudarle.

En algunos casos, el oído puede sufrir trastornos cuyo origen no son ni virus ni bacterias, si que se deben a causas externas. Tal es el caso del oído tapado o taponado en el bebé.

Síntomas en el bebé

El niño que tiene el oído tapado se encuentra mal y tiene la sensación de oír un ruido permanentemente.

Si el niño aún no sabe explicarse, puede que notemos que no entiende bien las palabras que se pronuncian o que pone más alto el volumen de la televisión.

En algunos casos, cuando se baña o se ducha, el cerumen se hincha y produce una sordera repentina, zumbidos, sesación de oído tapado y, a veces, dolor.

Las causas del oído taponado

Las causas del oído tapado pueden ser la otitis, la rinitis alérgica y el resfriado. Se debe al moco que está presente en el interior del oído, sobre todo en los niños que sufren otitis recurrentes o que tienen las adenoides inflamadas.

En otros casos, el problema se debe, sencillamente, al cerumen. Las glándulas stiuadas a lo largo del canal que conecta el oído externo con el medio segregan una sustancia ceruminosa llamada cerumen. Su color va del amarillo claro al marrón oscuro y contiene una sustancia química que elimina los gérmenes, retiene el polvo y protege las membranas del conducto auditivo.

Por tanto, tiene una función importante, no indica falta de higiene y no debe eliminarse a toda costa. Es más, si se intenta extraer, se corre el riesgo de introducirlo aún más hacia el interior.

El canal del oído está hecho de forma que lleva a cabo una acción de autolimpieza. El cerumen se expulsa hacia el exterior a través de la masticación. Su cantidad y el tiempo que emplea en ser expulsado varían de persona a persona.

El tapón se puede formar porque el conducto auditivo es demasiado estrecho. Los más fácilmente predispuestos son los niños que usan aparatos acústicos o que tienen la tendencia a sufrir infecciones de las vías respiratorias altas (nariz y garganta).

Actuación de los padres ante el oído taponado

- El método más sencillo para destapar el oído es introducir, con un cuentagotas, una pequeña cantidad de agua oxigenada 2-3 veces al día, durante 2-3 días.

- Después de la introducción del líquido, hay que dejar descansar al niño con el oído afectado apoyado sobre una almohada caliente durante cerca de unos 20 minutos. Así se favorece la salida del cerumen.

- Una vez que el cerumen se ha ablandado, hay que lavar el oído con un chorro de agua templada, en torno a los 38 grados (el agua fría podría provocar mareo en el niño). Hay que irrigar el oído varias veces hasta que el agua que salga del oído esté limpia.

Sin embargo, cuando existe la sospecha de que el tímpano puede estar perforado como consecuencia de una otitis media o de la introducción de un objeto extraño, nunca se debe tratar de extraer el cerumen introduciendo agua en el oído. En este caso, hay que acudir al pediatra o al otorrrino.

- Atención: es muy peligroso intentar extraer el cerumen introduciendo en el oído cuerpos extraños: pinzas, palillos, bastoncillos... De este modo, se obtiene el efecto opuesto, pues se empuja el cerumen aún más hacia el interior y se corre el riesgo de dañar el tímpano. Tampoco se pueden utilizar las uñas, pues podría causar heridas en el oído del  niño. Ni introducir tapones de algodón con el fin de "protegerlo", pues se favorece más el endurecimiento del tapón de cerumen.

Cómo prevenir el oído taponado

Para prevenir que el oído se tapone, se puede recurrir a las siguientes estrategias.

- No utilizar algodón o bastoncillos para limpiar el conducto auditivo. Es la principal causa de los tapones de cerumen.

- Después de nadar en el mar o en la piscina, hay que facilitar la salida de agua del pabellón auditivo. Para ello, hay que inclinarle la cabeza hacia un lado y tirarle delicadamente del pabellón de la oreja en varias direcciones.

- Una buena costumbre es secar el oído aplicando un trocito de papel absorbente sobre la entrada del conducto auditivo.

- Cuando se lave el pelo, es conveniente enseñarle a ponerse el jabón o el champú primero en las manos, y no directamente en el pelo. Así se evita que los oídos se llenen de espuma, lo que evitaría la salida del cerumen.

Protege los oídos de tu bebé en verano

Los chapuzones en el mar o en la piscina pueden provocar otitis externa u oído de nadador. Este trastorno consiste en una infección del oído provocada por una exposición prolongada a la humedad. Se manifiesta mediante dolor, picazón e inflamación en el oído. También son muy comunes los taponamientos de oídos, ya que la cera acumulada en el oído absorbe el agua durante el baño, hinchándose y provocando la formación de un tapón.
Por otro lado, en los viajes en coche, debemos tener cuidado con la corrientes de aire. Lo mejor es no bajar la ventanilla, ya que el exceso de aire en el canal auditivo incrementa el riesgo de contraer infecciones como la otitis.
Asimismo, si decidimos viajar en avión, podemos sufrir molestias durante el despegue o el aterrizaje. Esto se debe a la regulación que los oídos hacen para adaptarse a los cambios de presión.

GAES, especialista en salud auditiva, nos propone, a adultos y pequeños, 10 sencillos consejos para dar un descanso a nuestros oídos y disfrutar de las vacaciones sin que ello suponga un riesgo para nuestra audición.

1. Mantén las orejas limpias y secas después de cada baño.

2. No utilices bastoncillos o elementos punzantes para secar los oídos.

3. Acude a piscinas y playas cuyas aguas no estén contaminadas. Este hecho puede causar otitis.

4. Recuerda zambullirte poco a poco, para evitar la entrada brusca de agua en el oído.

5. Utiliza protectores a medida, como los tapones que impiden la entrada de agua, y prevenir, así, problemas auditivos.

6. En los viajes de largo recorrido, mastica chicle o bosteza. Así evitas que los oídos se taponen por los cambios de presión.

7. Si viajas en avión, es conveniente descongestionar la nariz y beber mucha agua durante el vuelo.

8. Evita bucear a más de un metro de profundidad.

9. Ten especial cuidado con el uso del aire acondicionado. Podrás prevenir una otitis media, un problema, por otro lado, que está más asociado al invierno.

10. Evita la exposición prolongada a ruidos fuertes y a corta distancia. Por ejemplo, el de los conciertos, petardos o fiestas populares, o el de las atracciones de las ferias. En estos eventos, se superan fácilmente los 65 decibelios, el nivel máximo de ruido recomendado por la OMS.

Te puede interesar

Y tú ¿Qué opinas?
Tienes que estar registrada para escribir un comentario o votar. Puedes registrarte aquí o si ya tienes una cuenta, puedes acceder a ella.
ACCEDE A TU CUENTA
Recuérdame
Entrar
REGÍSTRATE GRATIS
ÚNETE A LA COMUNIDAD DE MI BEBÉ Y YO
REGÍSTRATE GRATIS ¿Por qué registrarme?

Comentarios (3)

Invitado - invitado
como hago para sacar la cera de los oidos de mi hijo de 4 años me dicen que con agua oxigenada pewro me da como miedo............ que hago
Invitado - invitado
HOLA MI BEBE TIENE CUATRO MESES Y LE ESTAN SALIENDO GRANITOS, PERO NO SON LOS DE SU SUDOR, YA QUE ESTOS CRESEN Y SE VEN COMO SI TUBIERAN AGUITA QUE PUEDER SER, ES GRABE
Invitado - invitado
hola mi bb tiene 3 meses lo operaron a los 2 dias de nacido x una hernia diafragmatica pero aun sigue tomando de 2 a 3 onzas de leche cada 3 horas se qe no es normal pero no paso de esa etapa alguien me podria decir si es normal gracias