Síguenos
Mi bebé y yo

5 juegos divertidos y estimulantes

( 4 votos) load
facebook twitter whatsapp

El bebé tiene pocos meses, pero ya sabe hacer muchas cosas. Veamos cómo ayudarle a desarrollar sus capacidades a través de agradables pasatiempos.

Favorecer el desarrollo psicofísico del bebé desde muy pequeñito a través de la estimulación es importante para su crecimiento. Una de las cosas que puedes hacer para estimular el desarrollo de tu bebé es jugar con él y hacer que se divierta. Reírse y pasar un ratito alegre y agradable con su mamá le aporta bienestar, confianza y, como no, diversión asegurada. Busca un lugar tranquilo y con luz, un momento que puedas dedicar a tu pequeño en exclusiva y... ¡A divertirse siguiendo estos pasos!



1. BAILAR MUY APRETADOS
La música es muy beneficiosa, porque le ayuda a relajarse y afina sus facultades perceptivas. Por lo tanto, enciende el equipo de música e improvisa un baile lento. Coge al pequeño, pásale un brazo por la espalda y, con la mano izquierda, apoya dulcemente su cabeza en tu pecho. A continuación, mécele suavemente dando pasos cortos y siguiendo el ritmo de la música, primero, hacia delante y hacia atrás, y, luego, de derecha a izquierda y a la inversa, procurando adaptar tu respiración a la suya. Tu olor, los latidos de tu corazón y tus movimientos le fascinarán.
0
1. BAILAR MUY APRETADOS
La música es muy beneficiosa, porque le ayuda a relajarse y afina sus facultades perceptivas. Por lo tanto, enciende el equipo de música e improvisa un baile lento. Coge al pequeño, pásale un brazo por la espalda y, con la mano izquierda, apoya dulcemente su cabeza en tu pecho. A continuación, mécele suavemente dando pasos cortos y siguiendo el ritmo de la música, primero, hacia delante y hacia atrás, y, luego, de derecha a izquierda y a la inversa, procurando adaptar tu respiración a la suya. Tu olor, los latidos de tu corazón y tus movimientos le fascinarán.
2. ACÚNALE CON UN BALANCEO
Siéntate en el suelo con las piernas cruzadas. Coloca al niño sobre tus piernas, sosteniéndole el cuello con una mano y el culito con la otra. Baja la pierna derecha y, después, vuelve a subirla. Repite el movimiento con la otra pierna, y así sucesivamente. Le ayudarás a desarrollar el equilibrio.
1
2. ACÚNALE CON UN BALANCEO
Siéntate en el suelo con las piernas cruzadas. Coloca al niño sobre tus piernas, sosteniéndole el cuello con una mano y el culito con la otra. Baja la pierna derecha y, después, vuelve a subirla. Repite el movimiento con la otra pierna, y así sucesivamente. Le ayudarás a desarrollar el equilibrio.
3. MUÉSTRALE UN ESPEJO
Colócate de espaldas a una ventana y siéntale sobre tus rodillas, apoyando su cabeza en tu brazo izquierdo. Permaneciendo de perfil a la ventana, haz incidir la luz en un espejo y dirígela hacia su cara.
Si desplazas el espejo de un lado a otro, verás que sigue tus movimientos con la mirada. Este ejercicio resulta muy útil para reforzar los músculos oculares del pequeño.
2
3. MUÉSTRALE UN ESPEJO
Colócate de espaldas a una ventana y siéntale sobre tus rodillas, apoyando su cabeza en tu brazo izquierdo. Permaneciendo de perfil a la ventana, haz incidir la luz en un espejo y dirígela hacia su cara.
Si desplazas el espejo de un lado a otro, verás que sigue tus movimientos con la mirada. Este ejercicio resulta muy útil para reforzar los músculos oculares del pequeño.
4. HAZLE MUECAS
Enséñale la lengua, frunce las cejas, sonríele, abre y cierra la boca… Verás que el pequeño intenta imitarte. De este modo, el niño, además de divertirse, aprende a repetir tu mímica facial. Esta capacidad le servirá para interpretar poco a poco tus emociones.
3
4. HAZLE MUECAS
Enséñale la lengua, frunce las cejas, sonríele, abre y cierra la boca… Verás que el pequeño intenta imitarte. De este modo, el niño, además de divertirse, aprende a repetir tu mímica facial. Esta capacidad le servirá para interpretar poco a poco tus emociones.
5. ¡A LEVANTAR LA CABEZA!
Tiéndele boca abajo, enrolla una toalla y pásala por debajo de sus axilas, para que sirva de apoyo. Agita por encima de su cabeza un juguete sonoro o luminoso. Observarás que mantiene la cabeza y el busto levantados. Este ejercicio le ayuda a desarrollar los músculos del cuello y a sostener bien la nuca.
4
5. ¡A LEVANTAR LA CABEZA!
Tiéndele boca abajo, enrolla una toalla y pásala por debajo de sus axilas, para que sirva de apoyo. Agita por encima de su cabeza un juguete sonoro o luminoso. Observarás que mantiene la cabeza y el busto levantados. Este ejercicio le ayuda a desarrollar los músculos del cuello y a sostener bien la nuca.
Foto 1 de 5
0
1
2
3
4

Te puede interesar

Y tú ¿Qué opinas?
Tienes que estar registrada para escribir un comentario o votar. Puedes registrarte aquí o si ya tienes una cuenta, puedes acceder a ella.
ACCEDE A TU CUENTA
Recuérdame
Entrar
REGÍSTRATE GRATIS
ÚNETE A LA COMUNIDAD DE MI BEBÉ Y YO
REGÍSTRATE GRATIS ¿Por qué registrarme?

Comentarios (0)