Síguenos
Mi bebé y yo

Que los niños sean niños: ¡estimula las habilidades del bebé!

patrocinio
El juego resulta básico para el desarrollo del bebé y, de hecho, es la principal actividad de los niños. De la mano de Fisher-Price, Imma Marín, asesora pedagógica y consultora en la aplicación del juego, te explica cómo deben ser los juguetes infantiles. ¡Toma nota!

Todos los padres queremos lo mejor para nuestros hijos. Nos ocupa y nos preocupa su salud y su felicidad, pero también queremos que crezcan desarrollando al máximo sus potencialidades y, por supuesto, que aprendan muchas cosas. ¡Sano deseo el nuestro! Papás y mamás también intuimos que el juego es una actividad importante para su desarrollo. ¿Quién no ha puesto la mano en la frente de su bebé cuando lo ha visto apagado y sin ganas de jugar? Nuestro instinto nos lleva a asociar juego y salud. Los niños sanos juegan. Su curiosidad les mueve a la acción.

Los niños aprenden jugando

El juego es un instinto primario y gratuito que nos empuja desde que nacemos a explorar el mundo, descubrirlo, conocerlo y llegarlo a amar. Porque estamos hechos para jugar y nos construimos jugando. Por algo el juego es la principal actividad de la infancia e incluso tiene su lugar en la Convención de los Derechos del Niño, aprobada en 1989 por Naciones Unidas.

Lo sabemos porque lo experimentamos, incluso ante nuestro desespero: los niños lo hacen todo jugando. Es cierto que, al principio, somos nosotros sus grandes incitadores al juego. Les acercamos objetos, les acariciamos al ritmo de una canción, les hacemos dar palmas, les besamos la barriguita, les soltamos todo tipo de onomatopeyas mientras les cambiamos los pañales, les hacemos saltar en nuestras rodillas, les lanzamos al aire… Su cara de felicidad y su petición sonora de "más", incluso sin palabras, nos confirman que aquello les gusta y les hace bien. Pronto serán ellos quienes nos provocarán para que sigamos su juego. Jugar nos permite establecer una sana y alegre comunicación con ellos, creadora de sólidos vínculos afectivos.

¿Cómo deben ser los juguetes de nuestros hijos?

Los juguetes que pongamos a disposición de nuestros hijos van a ser de una u otra manera dependiendo de la edad, pero hay unos aspectos básicos, además de la calidad y la seguridad, que requiere todo buen juguete:

  • Deben ser juguetes que permitan explorar a los niños sus propias habilidades, descubrirse poniendo en marcha diferentes maneras de jugar.
  • Deben ser juguetes que les animen a interactuar, de manera que sean ellos los protagonistas del juego (y no el juguete).
  • Deben ser juguetes de final abierto donde la imaginación y la creatividad de cada niño se pongan en marcha. Unos juguetes estimuladores de la curiosidad, que provoquen sorpresa. No olvidéis que la curiosidad es el motor del aprendizaje.

Los juguetes potencian el aprendizaje

En cuanto a los distintos tipos de juguetes de la primera infancia, podemos afirmar que estamos de suerte, pues todos son educativos. De hecho, cada una de las actividades que los bebés llevan a cabo conlleva un aprendizaje para la vida. No hace falta que el juguete les enseñe a cantar los números o les repita 15 veces al día los nombres de los animales para considerar que es educativo.

Todo objeto que resulte estimulante a nuestro hijo le proporcionará un aprendizaje. Y es eso lo que potencian los juguetes. Llamar su atención, conectar con su motivación y despertar su curiosidad. Así pues, no son mejores los encajes que los muñecos, o los juegos geométricos que los correpasillos, o los dominós de animales que un juguete que promueva el baile y el movimiento. Cada tipo de juguete sirve para desarrollar en el niño unas capacidades distintas y, por lo tanto, cuanto más variado sea el repertorio de juguetes (incluidos los objetos que no son juguetes, como un espejo, telas o botellas de plástico con líquidos de colores) más contribuiremos al crecimiento armónico de nuestro hijo. Porque de eso se trata, de que los niños sean niños y de aumentar al máximo su capacidad para jugar.

imma baldufa

Imma Marín es asesora pedagógica y consultora en la aplicación del juego en los procesos de aprendizaje y comunicación. 
    También es presidenta de la Asociación por el Derecho de los niños al juego. 

 Para más información: ¡Entra en la web de Fisher-Price!



Registro