Síguenos
Mi bebé y yo

Un día de playa para estimular a tu bebé

( 1 voto) load

Los días de verano en la playa con el bebé son muy beneficiosos para su desarrollo psicofísico. Puedes aprovechar los estímulos que te ofrecen la arena y el agua para ayudarle a crecer.

La arena, el sol, el agua, las olas rompiendo en la orilla del mar... La playa nos ofrece un paisaje idílico en los soleados días de verano, pero, además, representa un "gimnasio" para el desarrollo del bebé. Por ejemplo, si todavía no ha aprendido a caminar, puedes estimularle dejando que pise con sus pies la arena, de este modo, sentirá curiosidad y puede que lo intente por sí mismo si se ve lo suficientemente seguro.

Aprovecha los días de playa y el tiempo que las vacaciones te regalan para estimular a tu peque y fomentar aún más vuestro vínculo especial. Si le compras un cubo y una pala, podrás hacerle descubrir la arena y jugar con él a hacer castillos. ¡A todos los niños les encanta la arena! Llenar y vaciarlo de agua y arena se convertirá en el pasatiempo perfecto para él. 

(Te interesa: Las 10 mejores playas españolas para ir con niños)

No olvides, nunca, ponerle la protección solar que necesita para evitar los efectos nocivos de los rayos del sol. Además, es necesario que no le expongas al sol durante las horas de más calor del día, para evitar una insolación y la posibilidad de deshidratarse. Deberá ir bebiendo agua fresquita e ir comiendo lo necesario para poder jugar tranquilamente y disfrutar del día de playa sin contratiempos.

(Te interesa: Cómo proteger la piel del bebé del sol)

Te ofrecemos unas sugerencias para que estimules sus primeros pasos y su motricidad, además de su bienestar psicofísico y su salud en general para disfrutar del verano desde el primer y hasta el último día de playa. ¡Toma nota!



big Img
Foto 1 de

|

La regadera

Los juguetes de playa son ideales para estimular al pequeño en todos los sentidos: son de vivos colores y le permiten hacer pequeños "pasteles", "castillos" o "lagos", con los que entrenar su motricidad fina, la destreza de manipular objetos pequeños con las manos, así como experimentar con texturas nuevas, que le permiten apreciar contrastes, como seco-mojado, suave-áspero, etc.

 

|

El cubo y la pala

¡No hay un juguete más tradicional y encantador para los niños! Es ideal para las primeras "masas" y "pastas" de barro y favorece muchísimo la capacidad de manipular objetos del bebé. Observa cómo se entretiene constuyendo castillos de arena con la ayuda de su mamá y su papá, pero, ¡vigila que no se intoduzca la arena en la boca, ya que le resultará muy desagradable! Ideal también para compartir juegos con otros pequeños amiguitos.

|

Estimula sus primeros pasos

La arena blandita e irregular de la playa es una superficie ideal para entrenar los primeros pasos del bebé. Anímale a desplazarse. Aléjate un poquito y llámale, para que intente alcanzarte. Además, ¡seguro que no se hará daño si se cae!

|

¡Agua fresquita en los pies!

No hay nada más estimulante que el agua de las olas del mar rompiendo en la orilla. Coge al bebé por los brazos y ayúdale a saltar cuando llegue una ola. ¡Verás qué carcajadas!

|

Lactancia a la orilla del mar

La lactancia materna tiene todo el alimento que tu bebé necesita. Además, le protege con los anticuerpos necesarios. En la playa, le calmará la sed, le relajará y podrá ser la antesala de una fantástica siesta, que servirá de colofón para un agotador y excitante día de playa.

|

Mimitos marineros

Aprovecha también para hacer mimitos y jugar con tu peque. Regálale todo el contacto y el amor posibles. Disfruta de este tiempo de ocio y libertad de horarios que te ofrecen las vacaciones y los largos días de sol al aire libre.

|

¡Bien hidratadito!

Siempre hay que estar en la playa con el pequeño en las horas menos calurosas del día, entre las nueve y las once de la mañana, y entre las cuatro y las ocho de la tarde. De todos modos, no olvides ofrecerle agua o el pecho de vez en cuando.

|

Protege su piel

Recuerda que siempre debes proteger la delicada piel de tu bebé con un protector solar adecuado. No olvides aplicar la crema, al menos, media hora antes de salir de casa o del alojamiento de vacaciones, y renovar la aplicación cada dos horas o después de cada baño, siguiendo las indicaciones del fabricante.

Te puede interesar

Y tú ¿Qué opinas?
Tienes que estar registrada para escribir un comentario o votar. Puedes registrarte aquí o si ya tienes una cuenta, puedes acceder a ella.
ACCEDE A TU CUENTA
Recuérdame
Entrar
REGÍSTRATE GRATIS
ÚNETE A LA COMUNIDAD DE MI BEBÉ Y YO
REGÍSTRATE GRATIS ¿Por qué registrarme?

Comentarios (0)

Registro