Síguenos
Mi bebé y yo

Lo que no te han contado de la cesárea

patrocinio pix ¿Sabías que si tu bebé ha nacido por cesárea puede ocasionarle un mayor riesgo de alergias? Te explicamos por qué y te decimos cómo aumentar las defensas del pequeño. 

El parto por cesárea comporta riesgos para el bebé y es que, además de perjudicar a la mamá, que necesita un tiempo de recuperación más largo y tiene una cicatriz por la incisión, someterse a una cesárea puede ocasionar un mayor riesgo de disbiosis en el bebé. La disbiosis es un desbalance en el equilibrio de la microbiota o flora intestinal del pequeño.

Sin embargo, el parto vaginal no siempre es posible por motivos médicos, por lo que, si este es tu caso, es probable que el médico te recomiende someterte a una cesárea. Según la Organización Mundial de la Salud (OMS) , las cesáreas necesarias por motivos médicos se realizan en el 10% al 15% de los embarazos a nivel mundial. No obstante, durante las últimas décadas, cada vez más niños nacen por cesárea. En el caso de España, más del 26% de los partos son por cesárea. En otras partes del mundo, las tasas de cesáreas también están aumentando debido a una serie de motivos que van desde culturales y estéticos a sanitarios.

Cesáreas y alergias

Un dato poco conocido de las cesáreas es que un bebé que nace a través de una cesárea no se encuentra expuesto a las bacterias beneficiosas de la vagina de la madre durante el parto. Y es que al nacer a través del parto vaginal, el bebé recibe una gran cantidad de bacterias beneficiosas cuando viaja a través del canal de parto. Estas bacterias pueden ayudar al desarrollo de la microbiota intestinal y del intestino sano del bebé.

Cabe destacar que hasta el 80% de las células inmunitarias se ubican en el intestino, por lo que no es nada sorprendente que las bacterias beneficiosas que se encuentran allí se asocien con una buena salud y con un sistema inmunitario equilibrado, que puede influir en la reducción del riesgo de alergias en bebés. Así pues, un bebé nacido por cesárea puede tener más riesgo de desarrollar una alergia, al no estar expuesto a estas bacterias beneficiosas. 

pareja embarazada

Entonces, si hay riesgos para la salud del bebé, ¿por qué tener un parto por cesárea? Simplemente porque en ocasiones el médico puede recomendarte una cesárea si es probable que se complique el parto vaginal. Toma nota de que la cesárea sigue siendo uno de los procedimientos más seguros y fáciles que el médico puede realizar en caso de complicaciones médicas imprevistas.

Conseguir una microbiota intestinal saludable

Es importante saber que existen maneras de aumentar las bacterias beneficiosas en el bebé, para ayudar a conseguir una microbiota intestinal equilibrada, algo fundamental para su salud. Ya durante el embarazo, las futuras mamás deberían aumentar su consumo de alimentos ricos en probióticos para su propia salud y la de su bebé, por ejemplo, tomando alimentos fermentados como el yogur. Posteriormente, una vez que el bebé ha nacido, la lactancia materna siempre es la mejor opción, ya que la leche materna no solo contiene nutrientes para el crecimiento y desarrollo saludables del bebé, sino que también tiene altos niveles de oligosacáridos prebióticos y bacterias beneficiosas como los probióticos, y una composición única de proteínas.

pareja preocupada

Sin embargo, si el bebé no puede alimentarse exclusivamente de leche materna, será el médico el encargado de recomendarte cuál es la mejor opción. En algunos casos, el médico puede considerar dar al pequeño una leche de fórmula con proteínas hidrolizadas, especialmente si es un bebé sensible con desafíos a su sistema inmunitario (por ejemplo, si ha nacido por cesárea o tiene antecedentes familiares de alergia).

Estudios clínicos han demostrado que los prebióticos pueden ayudar a mejorar tanto la salud intestinal como del sistema inmunitario. Por ejemplo, durante estas investigaciones, los recién nacidos que presentaban un alto riesgo de desarrollar alergias fueron alimentados con leche de fórmula con prebióticos durante seis meses. Posteriormente, se descubrió que estos bebés presentaron menor sensibilización alérgica a los cinco años de edad. 

Se ha demostrado que una dieta suplementada con simbióticos (combinación de prebióticos y probióticos) puede tener un efecto positivo sobre el intestino y el sistema inmunitario del bebé. 

Es importante consultar cualquier duda con el profesional sanitario, puesto que una microbiota intestinal sana y equilibrada juega un papel importante en el desarrollo del sistema inmunitario, lo que está intrínsicamente relacionado con el desarrollo de las alergias.

(Te interesa: Cesárea: ¿cuándo está indicada?)



Registro