Tu bebé ya tiene 24 meses

 
Tu bebé ya tiene
24 meses
PATROCINADO POR
24 meses 24 meses

¡Felicidades, tu bebé ya tiene dos añitos! Los bebés de 24 meses ya se pueden considerar "niños" a todos los efectos. A partir de ahora, además de las cuestiones relacionadas con su salud, su alimentación y su bienestar, estarás más centrada en todo lo relativo a la educación y la psicología de tu pequeño. Los dos años del niño constituyen una etapa apasionante para los papás: la etapa del 'no', la reafirmación de su personalidad, los límites necesarios, las rabietas, las relaciones sociales con otros niños, dejar el pañal, quizás, también el chupete... En definitiva, el niño de dos años vive cambios trascendentales en su desarrollo. Te explicamos detalladamente cómo es el desarrollo y el crecimiento de los niños de dos años

Crecimiento y desarrollo de tu bebé de 24 meses

Crecimiento y desarrollo de tu bebé de 24 meses
Crecimiento y desarrollo de tu bebé de 24 meses

¡Tu hijo ya tiene dos años! ¡Enhorabuena! Ha llegado el momento de dejar de llamarle bebé, y pasar a referirnos a él como un niño. A partir de ahora, sin dejar de lado su desarrollo físico y su salud, te centrarás más en los aspectos educativos y psicológicos del pequeño.
A partir de los dos años, y hasta que cumpla los tres, el niño suele atravesar una etapa que podríamos definir como de "indecisión": quieren un poco de todo y, a veces, tienen rabietas, porque lo quieren absolutamente todo, pero ni siquiera ellos saben muy bien qué quieren. Por esta razón, hacen enfadar e incomodan a los papás cuando estas rabietas se producen en público.
A esta edad, tu hijo ha comprendido que puede influir sobre el mundo que le rodea, por lo que se vuelve desobediente, con el fin de reafirmar su independencia y diversidad respecto a los demás, pero, sobre todo, respecto a su mamá, con la que antes tenía una relación de simbiosis. Este deseo de autonomía, no obstante, suele ser síntoma de incertidumbre y de consternación, que el pequeño puede manifestar pegándose a la falda de la mamáo encariñándose de forma casi enfermiza con una mantita, un peluche o cualquier objeto blandito que le recuerde al contacto con la mamá de alguna manera. Asimismo, puede tener otro tipo de comportamientos que le produzcan placer, como chuparse el dedo o frotarse el lóbulo de la oreja.
Estas contradicciones no deben preocuparte. Por el contrario, debes mantener una actitud firme y calmada, para no dar la impresión de que, de esta manera, puede conseguir todo lo que quiere, mimándole si es necesario, pero sin asfixiarle, y aceptando, dentro de lo posible, sus decisiones.​

Alimentación y sueño de tu bebé de 24 meses

Alimentación y sueño de tu bebé de 24 meses
Alimentación y sueño de tu bebé de 24 meses

Tu hijo ya puede comer de todo, siempre que en su dieta estén presentes todas las categorías de elementos nutritivos y no se le hayan detectado alergias alimentarias.
Lo ideal sería habituar al niño desde pequeño a comer cereales integrales, que son más ricos en vitaminas y en sales minerales, además de fibra, muy beneficiosa en caso de estreñimiento.
Carne, pescado y huevos: ¿qué alimentos son más adecuados para tu hijo? En los tres casos, se trata de alimentos ricos en proteínas y hierro, muy útiles para prevenir un trastorno bastante frecuente, la anemia, es decir, la carencia de hierro.
Con respecto a la carne, recuerda que la carne roja y la blanca tienen un contenido de proteínas y hierro similar; por lo tanto, vía libre al pollo, el pavo y el conejo. También son buenos los embutidos, dado preferencia al jamón de York o al jamón serrano, antes que al chorizo o el salchichón, por ejemplo.
El pescado es muy bueno, pero es oportuno evitar los crustáceos y el marisco, que son menos ricos en sustancias nutritivas y pueden provocar infecciones. Los huevos y las legumbres son alimentos muy ricos en proteínas. En todos los casos, hay que dar preferencia a las cocciones simples y rápidas.​

Consejos y bienestar de tu bebé de 24 meses

Consejos y bienestar de tu bebé de 24 meses
Consejos y bienestar de tu bebé de 24 meses

¿Cuándo es conveniente introducir la televisión en la vida de tu pequeño? En general, es mejor evitarla por completo hasta los dos años, puesto que no favorece el crecimiento intelectual del niño, sino que incluso puede crear una dependencia de la que ni siquiera los mayores logran librarse.
Sin embargo, una vez llegada esta edad, el niño puede ver la televisión, pero durante poco tiempo y tomando las debidas precauciones. Quédate con él, tanto para identificar si un determinado programa es adecuado o no, como para que el acto no sea tan pasivo y sí un poco más educativo (seguro que tu hijo tendrá muchas preguntas que hacerte para satisfacer sus curiosidades, y en este aspecto, la televisión puede convertirse en un estímulo). Si no puedes quedarte con él, es mejor poner un DVD de dibujos animados o un documental sobre animales, para evitar el riesgo de que, al cambiar de canal, encuentre alguna transmisión inadecuada. Debe mantenerse a una distancia suficiente (al menos, tres metros) y hay que procurar que no adopte posturas incorrectas, que, en el futuro, le puedan provocar una escoliosis.

¡Ha sido un placer acompañarte durante el crecimiento de tu hijo! Visita, a partir de ahora, la sección NIÑOS. ​

Recibe más información sobre su crecimiento

Sígue como crece tu pequeño
¡Semana a semana!