Semana 23 de embarazo

Semana 23
De Embarazo
¡Su cara y su cuerpecito ya están formados!
PATROCINADO POR
Semana 23 Semana 23

CRECIMIENTO Y DESARROLLO EN LA SEMANA 23 DE EMBARAZO

CRECIMIENTO Y DESARROLLO EN LA SEMANA 23 DE EMBARAZO

Te explicamos, semana a semana, cómo evoluciona tu cuerpo en la semana 23 de embarazo y cómo va creciendo tu bebé. Te ayudamos a despejar todas tus dudas.

El tamaño de tu bebé esta semana
El tamaño de tu bebé
Pomelo
arrow arrow
Pomelo

Las 23 semanas de embarazo marcan un hito en lo que a desarrollo de los sentidos se refiere, en especial en lo que respecta al oído y al equilibrio. Su cabello y sus cejas adquieren la pigmentación registrada en su ADN y todos los sistemas -el digestivo, el circulatorio y el respiratorio- se están preparando para su funcionamiento fuera del útero.

En la semana 23 de embarazo, el bebé mide una media de 28,9 centímetros desde la coronilla hasta las nalgas y pesa en torno a los 500 gramos. Sus movimientos ahora ya son muy enérgicos, así que la futura mamá percibirá sus patadas sin lugar a dudas. En estos momentos, el bebé se estira, bosteza, duerme siestas… Su coordinación muscular ahora también está mucho más desarrollada.

Como decíamos, los órganos del oído interno del bebé han madurado lo suficiente como para enviar señales al cerebro, por lo que pronto comenzará a responder a muchos más sonidos. Con el tiempo, será capaz de percibir a frecuencias de sonido cada vez más altas, pero no solo eso, ya que, a medida que se desarrolla su sistema nervioso, el bebé puede aprender y recordar a partir de su propia experiencia. 


Edad del feto: 21 semanas.

Cómo cambia tu cuerpo en la Semana 23 de embarazo

CóMO CAMBIA TU CUERPO EN LA SEMANA 23 DE EMBARAZO
Cómo cambia tu cuerpo en la Semana 23

A las 23 semanas de embarazo, el útero mide unos 22 centímetros y llega por encima del ombligo. Tu peso debería haber aumentado algo más de 4 kilos y medio. Ahora, es normal que sientas molestias y tirantez en los costados y en la zona del pubis. Estas molestias a veces pueden confundirse con contracciones uterinas. Además, todos tus órganos abdominales se comprimen, algo que puede provocar molestias gástricas, tales como acidez o gases.

Tu ritmo cardíaco ha aumentado considerablemente, por eso si sientes en algún momento que te falta el aire, descansa, si notas que sudas demasiado, bebe agua y sobre todo, no te esfuerces en exceso. ​Los altibajos emocionales continuarán siendo la tónica habitual, así que debes mantener la ansiedad, estrés y tristeza a raya, por tu bien y por el del bebé.

A estas emociones hay que sumarle el instinto maternal que una ya tiene sumamente desarrollado a estas alturas del embarazo. El vínculo que ya has creado con tu bebé es enorme, con lo que te sorprenderás pensando en él muy a menudo, además de cuidarte especialmente en todo lo que afecta a tu salud, alimentación, actividad física y rutinas. El instinto de protección es un hecho natural, aunque también es cierto que se trata de un vínculo que algunas mujeres no desarrollarán hasta más adelante, cuando todavía estén embarazadas o cuando ya tengan a su bebé en los brazos.

Consejos y bienestar en la Semana 23 de embarazo

CONSEJOS Y BIENESTAR EN LA SEMANA 23 DE EMBARAZO
Consejos y bienestar en la Semana 23

Ahora que estás embarazada de 23 semanas, practicar algún deporte compatible con tu estado de salud constituye una gran ventaja durante el período de embarazo, porque hace que tus músculos estén más tonificados y las articulaciones más flexibles. Una vez superadas las molestias del principio del embarazo y aprovechando que ahora irradias energía, es un buen momento, además, para organizar el papeleo y poner las cuentas en orden, deshacerse de ropa que una sabe que no va a usar más o aprovechar para visitar a aquellos familiares y amigos que hace tiempo que no ve. Todo ello, claro está, alternando momentos de descanso y relax.

Durante esta época, es probable que una se sienta abotargada, un efecto secundario habitual en el embarazo que puede deberse a la hormona relaxina, que hace que las articulaciones se aflojen, el centro de gravedad se desplace y el equilibrio en ocasiones falle, o a la falta de concentración propia del embarazo, que hace que una no siempre anticipe los problemas u obstáculos a su camino. Para minimizar los posibles riesgos de todo ello, puedes optar por llevar zapatos planos en lugar de tacón, evitar las superficies resbaladizas, tener especial cuidado con las escaleras y al levantar objetos, así como despejar los pasillos y zonas de paso para evitar tropezar, entre otras precauciones.

Esta semana no suele realizarse ninguna prueba diagnóstica concreta, aunque puede ser un buen momento para medir el cuello del útero con la sonda vaginal en gestantes con alto riesgo de prematuridad, como es el caso de los embarazos múltiples, o de las madres que han tenido un parto prematuro previo. Un cuello del útero o cérvix corto (menor de 25 milímetros) indica que existe una alta probabilidad de que tengas un parto prematuro.

Recibe, cada semana, la evolución de tu embarazo

Sigue la evolución de tu embarazo
¡Semana a semana!

PROXIMAMENTE:

Proximamente
Crecimiento y desarrollo en la Semana 24
A las 24 semanas de embarazo, el bebé no para de moverse dentro del útero. Flota en el líquido amniótico, da volteretas, se estira, bosteza… Aun así, se pasa la mayoría del tiempo –unas 20 horas diarias- durmiendo plác...
Crecimiento y desarrollo en la Semana 25
En la semana 25 de embarazo, el bebé ya tiene pestañas y abre por fin sus ojitos. Su lengua sale de la boca y se mueve hacia los lados. Sus uñas también empiezan a asomar, aunque aún tardarán en alcanzar la punta de los dedos. Su cabeza s...
Crecimiento y desarrollo en la Semana 26
​En la semana 26 de embarazo, tu hij@ ya mide unos 23 centímetros, desde la cabeza hasta el coxis, y pesa unos 700 gramos. La carita del pequeño se afina y, en la ecografía, ya son del todo visibles las cejas y las uñas de las manos y de los pies. En...