Semana 33 de embarazo

Semana 33
De Embarazo
¡Está ganando peso!
PATROCINADO POR
Semana 33 Semana 33

CRECIMIENTO Y DESARROLLO EN LA SEMANA 33 DE EMBARAZO

CRECIMIENTO Y DESARROLLO EN LA SEMANA 33 DE EMBARAZO

Te explicamos cómo evoluciona tu cuerpo a las 33 semanas de embarazo y cómo va creciendo tu bebé. Te ayudamos a despejar todas tus dudas.

El tamaño de tu bebé esta semana
El tamaño de tu bebé
Col
arrow arrow
Col

A las 33 semanas se embarazo, con todos sus órganos prácticamente desarrollados del todo y con un aspecto muy similar al que tendrá a la hora de nacer, tu bebé cada vez se mueve de manera más limitada. Puede que ya empieces a percibir el hipo del feto.

En la semana 33, el bebé mide unos 43,7 centímetros desde la coronilla hasta el talón y pesa en torno al kilo 900 gramos. Sus huesos se siguen endureciendo paulatinamente gracias al calcio procedente de la dieta de la madre, que atraviesa la placenta. En esta etapa, las uñas de sus manitas ya han alcanzado la punta de los dedos y sus papilas gustativas ya se han desarrollado, de manera que puede distinguir algunos sabores de lo que haya ingerido su mamá.

A su vez, el líquido amniótico que traga el bebé pasa por su estómago e intestinos. Los deshechos –o meconio- se almacenarán en su colon y los excretará tras el parto. Debes saber que, además de subministrarle nutrientes, el líquido amniótico que traga y recicla tu pequeño es importante para un desarrollo sostenible de sus intestinos. 

Edad del feto: 31 semanas.

Cómo cambia tu cuerpo en la Semana 33 de embarazo

CóMO CAMBIA TU CUERPO EN LA SEMANA 33 DE EMBARAZO
Cómo cambia tu cuerpo en la Semana 33

En la semana 33 de embarazo, la futura mamá todavía acostumbra a ganar entre medio kilo y un kilo a la semana, aunque el ritmo irá disminuyendo a medida que se acerque el final de la gestación. Además, a estas altura del embarazo, puede presentarse la tan temida ciática, que puede representar un obstáculo importante para la movilidad y el bienestar. La barriga se ha estirado, algo que provoca que se reseque y aparezcan los picores, y el ombligo ahora está protuberante e incluso puede llegar a notarse bajo la ropa de la futura mamá.

(Te interesa: Así cambia la tripa en el embarazo)

En la semana 33 de embarazo, además de aumentar su volumen, tus pechos se están preparando para la lactancia materna. El propio feto es el que colabora en este proceso, ya que durante las últimas semanas distribuye, a través de la placenta, unas hormonas que, absorbidas por la madre, activan la producción de leche, que estará a punto inmediatamente después del parto.

Precisamente, para prepararte para la lactancia materna, si esa es la opción que has escogido, debes prestar una mayor atención a la higiene de tus pechos, especialmente de los pezones, que deberás masajear con productos específicos y secarlos con una toalla seca y un poco áspera para hacerlos más fuertes y resistentes. Si tus pezones sobresalen poco o son planos, puedes probar a estimularlos tirando ligeramente de ellos, sin forzar, para proporcionarles la forma adecuada. Debes saber, asimismo, que el hecho de tener los pezones planos o invertidos no es, en sí, un impedimento ni una contraindicación para la lactancia materna. Llegado el momento, pide consejo a tu matrona para ayudarte a dar el pecho a tu bebé de la mejor manera.

Consejos y bienestar en la Semana 33 de embarazo

CONSEJOS Y BIENESTAR EN LA SEMANA 33 DE EMBARAZO
Consejos y bienestar en la Semana 33

A las 33 semanas de embarazo, debes seguir esforzándote en mantener un estilo de vida saludable. Debes saber, por ejemplo, que la fibra es muy importante durante esta última etapa de gestación, ya que ayuda al sistema digestivo a trabajar de forma más eficaz. Los expertos recomiendan que las mujeres embarazadas ingieran unos 25 gramos de fibra al día, una cantidad a la que puede llegar fácilmente comiendo tres o cuatro piezas de fruta, verduras en todas las comidas, pan integral y arroz integral. Al saciar más rápidamente, si apuestas por comer fibra, evitarás de paso comer en exceso. La fibra, asimismo, ayuda a controlar la diabetes y a reducir el colesterol y el riesgo de enfermedades coronarias.

A partir de ahora, puedes tener dolor en la zona lumbar, que a veces se irradia a lo largo de la nalga, el muslo y toda la pierna hasta llegar al pie, algo que se conoce como ciática. Esta se produce por la compresión de la raíz nerviosa del nervio ciático debido a la excesiva curva que tu barriga provoca en tu espalda, a la altura de la zona lumbar y que, a su vez, hace que el hueso sacro cambie de posición y tense el nervio ciático. Para mitigar el dolor puedes hacer ejercicios de Pilates, acudir a un fisioterapeuta o practicar natación.

En las próximas semanas, también es probable que tu pareja y tú os asustéis ante una falsa alarma de parto, sobre todo si sois primerizos. Es útil familiarizarse de antemano con los síntomas que sugieren el inicio del parto. También podéis poneros en contacto con vuestra comadrona para salir de dudas y si os da por salir pitando hacia el hospital, no te preocupes: no seréis ni los primeros ni los últimos. Allí te monitorizarán y sabrás definitivamente si ha llegado el momento de dar a luz a tu bebé o si todavía faltan unos días más.

Recibe, cada semana, la evolución de tu embarazo

Sigue la evolución de tu embarazo
¡Semana a semana!

PROXIMAMENTE:

Proximamente
Crecimiento y desarrollo en la Semana 34
En la 34 semanas de embarazo, las enzimas digestivas del bebé ya están activas, con lo que, si naciera ahora, sus intestinos podrían procesar la comida. Su oído está muy desarrollado y empieza a reconocer los sonidos que le son familiares, sobre...
Crecimiento y desarrollo en la Semana 35
​A las 35 semanas de embarazo, tu bebé ha alcanzado los 45 centímetros de largo y los 2,5 kilos de peso. El desarrollo del cerebro en estas últimas semanas es muy rápido. El bebé tiende a dormir con mayor frecuencia y, durante sus siestas, va ...
Crecimiento y desarrollo en la Semana 36
​En la semana 36 de embarazo, tu bebé ya mide unos 46 centímetros de largo y su peso puede alcanzar los 2,8 kilos. Se mueve algo menos, puesto que el espacio que le queda es verdaderamente poco. Si decidiese nacer en la semana 36 de embarazo, todos sus órga...