Mi bebé y yo

Queso parmesano en el embarazo: ¿peligroso para el bebé?

( 1 voto) load
facebook twitter whatsapp

El queso es uno de los alimentos con los que las futuras mamás deben tener cuidado durante el embarazo. Pero ¿es el queso parmesano uno de esos casos? Si estás embarazada y te preguntas si puedes comer este famoso alimento italiano, sal de dudas con este artículo.

En primer lugar, es importante explicar qué es la listeriosis. Se trata de una infección causada por la bacteria Listeria monocytogenes, transmitida a través de algunos alimentos. Sus síntomas se asemejan a los de la gripe, aunque, en los casos más graves, también puede provocar meningitis e infecciones generalizadas que pueden, incluso, llevar a la muerte si no se tratan.

(Te interesa: Protégete de la listeria en el embarazo)

¿Puedo comer parmesano en el embarazo?

Precisamente para evitar contagiarse de listeriosis, la mayoría de médicos desaconsejan comer quesos no pasteurizados, especialmente, los quesos blandos, porque son los que tienen más posibilidades de estar elaborados con leche sin pasteurizar y, además, tienen más cantidad de agua, que es un medio más proclive a la proliferación de bacterias.

Actualmente, los productos lácteos que podemos encontrar en cualquier supermercado suelen indicar si la leche utilizada en su elaboración está pasteurizada o no. En el caso de no indicarlo, suele haber, en su lugar, un número de teléfono de atención al cliente, donde los consumidores pueden consultar este tipo de dudas.

Si hablamos del parmesano, lo cierto es que existe cierta polémica acerca de si su consumo es saludable durante el embarazo. El parmesano es un queso elaborado con leche sin pasteurizar (es decir, leche cruda). Pero, al mismo tiempo, es un queso curado, es decir, prácticamente sin agua o humedad, por lo que la presencia de bacterias es bastante remota. Aún así, hay que vigilar la posible presencia de moho en el queso, muy perjudicial para una mujer en estado de gestación.

Entonces, ¿por qué no prohiben comer parmesano durante el embarazo? El queso parmesano es muy nutritivo y saludable, de ahí que la mayoría de médicos no prohíban su consumo y recomienden simplemente un consumo moderado. El parmesano es también muy rico en calcio, un elemento muy importante en el embarazo

(Te interesa: Toxoplasmosis en el embarazo)

Quesos aptos durante el embarazo

Por tanto, como ya hemos dicho, el queso parmesano en embarazadas es moderadamente aconsejable y, por lo tanto, no hay que eliminarlo de la dieta. Sí hay que evitar los quesos frescos y blandos, elaborados con leche no pasteurizada, como pueden ser la mozzarella, el queso de Burgos, el camembert, etc. También hay que evitar los quesos azules, como el roquefort, el gorgonzola o el queso de Cabrales.

En cambio, se consideran seguros los quesos cheddar, edam, emmental, feta (con leche pasteurizada), gouda, mascarpone, mozzarella (con leche pasteurizada), pecorino, provolone, requesón, taleggio, queso en crema y queso fresco.

Conviene tener en cuenta que también hay que evitar comer la corteza de los quesos, y que si adquirimos quesos más tradicionales y de origen casero pueden no estar pasteurizados.

(Te interesa: Ácido fólico en el embarazo y alimentos que lo contienen)

Te puede interesar

Y tú ¿Qué opinas?
Tienes que estar registrada para escribir un comentario o votar. Puedes registrarte aquí o si ya tienes una cuenta, puedes acceder a ella.
ACCEDE A TU CUENTA
Recuérdame
Entrar
REGÍSTRATE GRATIS
ÚNETE A LA COMUNIDAD DE MI BEBÉ Y YO
REGÍSTRATE GRATIS ¿Por qué registrarme?

Comentarios (0)