Mi bebé y yo

Antojos en el embarazo: ¿mito o realidad?

( 26 votos) load

Los antojos del embarazo son un clásico de los síntomas de las embarazadas. ¿Sabes a qué se deben? ¿Tienen alguna consecuencia si no se satisfacen? Descubre por qué se producen los antojos y qué hacer cuando no son demasiado saludables.

Los antojos en el embarazo son un deseo inesperado de comer un alimento, y los tienen entre una y dos de cada cuatro embarazadas en cualquier momento de la gestación, incluso en las horas intempestivas que tantas veces han formado parte de los guiones de las películas. Según algunos expertos, se deben a carencias de determinados nutrientes; según otros, su causa son los cambios hormonales propios del embarazo. No obstante, al no haber estudios científicos con datos concluyentes sobre la causa de los antojos durante el embarazo, también hay especialistas que atribuyen la razón de estos deseos repentinos de las embarazadas, simplemente, a causas psicológicas, relacionadas, quizás, con una llamada de atención o con la necesidad de las futuras mamás de recibir cuidados especiales en una etapa tan sensible y delicada de sus vidas.

En cualquier caso, los antojos son una realidad para un gran número de futuras mamás, sea por la causa que sea, así que, si tienes un antojo irresistible, conviene satisfacerlo, si te vas a sentir mejor y más feliz. Sin embargo, los expertos consideran que una mujer embarazada debe prestar atención a los antojos, saboreando aquellos que son saludables y buscando alternativas para los que no lo son.

(Te interesa: Alimentación saludable para embarazadas)

¿Un antojo insatisfecho puede causar una mancha de nacimiento en el bebé?

Si bien la sensación de tener un antojo es totalmente cierta, aunque sus causas concretas no estén del todo claras, la leyenda de que los antojos insatisfechos dejan una marca en forma de mancha en la piel del bebé entra en el terreno de los mitos del embarazo. En definitiva, este mito carece de todo fundamento científico.

Qué puedes hacer cuando tus antojos no son demasiado “sanos”

Aunque los antojos del embarazo son normales y muy habituales, es importante que mantengas una alimentación equilibrada para evitar un aumento de peso excesivo. Es importante que intentes equilibrar los antojos con los alimentos que el cuerpo necesita.

Asimismo, debes saber que, si el antojo se debe a una necesidad nutricional específica, existen alimentos que pueden sustituir a los menos saludables, en caso de “ataque” repentino de hambre.

¿Cuáles son los antojos más comunes?

Los alimentos que más se desean son las frutas ácidas, los dulces, los productos lácteos y la comida muy condimentada. En cambio, la carne es de los alimentos que menos se suelen antojar a las futuras mamás. También son recurrentes los productos fríos, como el helado, y las bebidas con gas, ya que durante el embarazo se sufre de náuseas y vómitos, y estos alimentos van bien para evitarlos.

  • El chocolate es uno de los antojos de embarazada “estrella”, pero tiene un alto nivel de calorías. En cualquier caso, si no puedes evitar comer un trocito, es recomendable que optes por el chocolate negro, que suele contener menos azúcar y grasa, y además contiene antioxidantes.
  • Las frutas ácidas, como fresas, limones, naranjas… Todas estas frutas tienen en común un elevado contenido en vitamina C, hecho que se ha relacionado con la mayor necesidad de las embarazadas de consumir esta vitamina, que suele bajar en el embarazo y que, además, sirve para que el hierro se asimile mejor.
  • Los helados y otros alimentos fríos. Los lácteos en forma de helado también son unos de los antojos más comunes. Nuevamente, es aconsejable comerlos con moderación y, a ser posible, eligiendo los menos grasos o cremosos. En cualquier caso, si te apetece comer lácteos fresquitos, puedes optar por los yogures.
  • Alimentos picantes o encurtidos. Chiles, pepinillos, salsas picantes… Se encuentran entre los “antojos top”, y no necesariamente tenían que ser del gusto de la mamá antes del embarazo. Te puedes dar el capricho moderadamente, pero también debes tener en cuenta que el picante puede provocar ardor de estómago, que las embarazadas ya suelen sufrir habitualmente en la segunda mitad del embarazo.
  • Quesos. Otro de los alimentos que pueden responder a la mayor necesidad de calcio por parte de la futura mamá, y también con un considerable contenido en grasas. Para no excederte en el aumento de peso, lo puedes sustituir por verduras de hoja verde, que también contienen una buena cantidad de calcio.
  • Huevos. Por su alto valor proteínico. La necesidad de proteínas también aumenta en la gestación, puesto que las proteínas son los “ladrillos” que forman los órganos y los tejidos del feto. Procura que estén bien cocinados y que no queden crudos, especialmente en verano, debido al riesgo de salmonela.

Te puede interesar

Y tú ¿Qué opinas?
Tienes que estar registrada para escribir un comentario o votar. Puedes registrarte aquí o si ya tienes una cuenta, puedes acceder a ella.
ACCEDE A TU CUENTA
Recuérdame
Entrar
REGÍSTRATE GRATIS
ÚNETE A LA COMUNIDAD DE MI BEBÉ Y YO
REGÍSTRATE GRATIS ¿Por qué registrarme?

Comentarios (2)

Invitado - invitado
yo lo he pasado muy mal para las nauseas, estaba fatal, hasta que me recomendaron un producto, confort digestivo, lo tienen en www.gallinaturuleta.com PAra mi fue la salvación
Invitado - invitado
estoy embarzada de 3 mese y medio y no le tengo azco a nadade guisos ni adresos como todo bien y tengo pocos antojos pero buena como como si me fueran a kitar la comida eso es normal a mis amigas le daba asco todo nauseas y no tenian mucha hambre como yo