Mi bebé y yo

Lumbago: síntomas y consecuencias en el embarazo y el parto

( 3 votos) load

¿Se acerca la fecha del parto y sufres dolores en la zona lumbar? Te explicamos cómo afecta el lumbago en el embarazo y el parto, cuáles son sus síntomas, y si te puedes poner la epidural en el parto, si así lo deseas.

El lumbago en el embarazo puede llegar a ser muy molesto y doloroso para la futura mamá. El lumbago y sus síntomas pueden preocupar a la embarazada, que puede tener dudas sobre si, llegado el momento, el anestesista le podrá administrar anestesia epidural en el parto. Los síntomas del lumbago, o lumbalgia, son claros para quien los sufre: dolor agudo en la zona y dificultad para moverse, que incluso puede dificultar la capacidad de caminar. El lumbago en el embarazo suele afectar más al final del segundo trimestre y durante el tercer trimestre, y su principal causa es la compresión de las raíces nerviosas producidas por el cambio de eje de la columna vertebral. Esta modificación del eje es fisiológica y se debe a los cambios en el cuerpo de la mujer debidos al embarazo, con el fin de compensar el peso de la barriga y su aumento de volumen.

(Te interesa: Forma y tamaño de la barriga en el embarazo)

Cómo combatir el lumbago en el embarazo

  • Para atenuar el dolor y las molestias provocadas por el lumbago, el ginecólogo que sigue la gestación puede prescribir analgésicos a la futura mamá. Durante el embarazo, el analgésico de referencia es el paracetamol, si bien siempre debe ser el médico quien lo prescriba.
  • Asimismo, te puedes aplicar calor local en la zona dolorida, que también ayuda a aliviar el dolor.
  • La fisioterapia, el yoga y ejercicios específicos, supervisados y controlados por profesionales pueden relajar la zona y mitigar el dolor.

¿Te puedes poner la epidural si sufres lumbago?

El dolor en la zona lumbar es un problema muy frecuente durante el embarazo, sobre todo, en los últimos meses, debido al aumento del volumen y del peso del útero. Puede resultar especialmente intenso si, ya antes del embarazo, la mamá sufría lumbalgias y ciáticas. No obstante, cabe señalar que el lumbago no comporta contraindicaciones para la administración de analgesia epidural.

El lumbago en el embarazo es parafisiológica, es decir, casi fisiológica (normal), porque es una consecuencia de la estructura física. Los seres humanos somos bípedos de postura erecta. El aumento del peso del útero en los últimos meses de embarazo afecta a la columna vertebral y desplaza hacia delante el eje del cuerpo de la futura mamá, sobrecargando las franjas musculares de la zona lumbar, sometida a una tensión continua. A estos factores, se añade una mayor laxitud de los ligamentos de la pelvis, de origen hormonal.

¿Y en caso de hernia discal?

El dolor de espalda debido a una hernia discal presente antes de la gestación, si está localizada en la zona de las últimas vértebras lumbares, sí supone un inconveniente para la epidural. En este caso, muchos anestesistas se niegan a aplicar la epidural para evitar el riesgo de pinchar la hernia o agravarla.

El diagnóstico de hernia de disco no puede realizarse durante el embarazo, puesto que requiere una resonancia magnética, un examen que es preferible evitar durante los nueve meses, a menos que sea estrictamente necesario. En cualquier caso, cuando se acerca el término del embarazo, todas las futuras mamás que desean disponer de la epidural en el parto deberían ser visitadas por el anestesista en el hospital donde tienen previsto dar a luz al bebé. Es entonces cuando el especialista valorará cuidadosamente las posibles contraindicaciones.

Te puede interesar

Y tú ¿Qué opinas?
Tienes que estar registrada para escribir un comentario o votar. Puedes registrarte aquí o si ya tienes una cuenta, puedes acceder a ella.
ACCEDE A TU CUENTA
Recuérdame
Entrar
REGÍSTRATE GRATIS
ÚNETE A LA COMUNIDAD DE MI BEBÉ Y YO
REGÍSTRATE GRATIS ¿Por qué registrarme?

Comentarios (0)