Mi bebé y yo

Movimientos fetales en el embarazo

( 3 votos) load

De mariposa, de pececito, de futbolista… Los movimientos fetales en el embarazo siempre resultan muy emocionantes para la mamá y, además, confirman que el embarazo está bien. ¿Cuándo empiezan a notarse y cómo son a lo largo del embarazo?

Normalmente, al principio, los movimientos fetales son como un aleteo de mariposa casi imperceptible, que aparece y desaparece. Pero, para la futura mamá, es la primera señal de que el niño está ahí y siempre resulta muy emocionante. Porque, aunque la mamá lo haya podido ver en la primera ecografía, ahora es nuestro pequeño el que se hace notar… ¿Quieres saber cómo cambian los movimientos fetales en los nueve meses?

Movimientos fetales: cuándo empiezan

- Los movimientos fetales suelen empezar a notarse en torno a la 20ª semana de gestación, en el caso del primer hijo, y, en torno a la 18ª semana, si se trata del segundo hijo, ya que el útero está más blando y receptivo. Lo que se percibe al principio es, en realidad, el útero que se mueve, a causa de los movimientos del bebé, pero no es el niño en sí. Después, poco a poco, ya se empiezan a notar los estiramientos y las pequeñas punzadas, debidas a que el pequeño se estira, más tarde, la sensación de un pececito que nada y, para finalizar, unas auténticas patadas. En algunos casos, todo esto se acompaña de unas sacudidas rítmicas: se trata del hipo, debido a… ¡que el pequeño está aprendiendo a deglutir!

(Te interesa: Semana 20 de embarazo: una semana clave)

Movimientos fetales: qué indican

-  Los movimientos fetales son un importante indicador de bienestar, por lo que también el ginecólogo, durante las ecografías, se asegura de que sean visibles y de que estén presentes: su reducción es, en efecto, síntoma de sufrimiento cardiovascular o de problemas neuromusculares.

- Sin embargo, hay que tener en cuenta que los movimientos fetales no son iguales para todas las futuras mamás. Por ejemplo, los movimientos de los niños que están colocados con el dorso hacia el exterior son menos perceptibles, lo mismo que los movimientos de los bebés que están en posición podálica (de nalgas), que a menudo tienen los piececitos bajo los glúteos y no sueltos.

-Por el contrario, los segundos hijos parecen ser mucho más activos que los primeros, ya que el útero de la mamá ofrece menos resistencia a sus pataditas. Por el mismo motivo, de noche, cuando la mamá está tumbada en la cama con los músculos relajados, los movimientos fetales resultan más frecuentes.

Movimientos fetales al final del embarazo

- Al final del embarazo, los movimientos fetales tienden a disminuir, porque el bebé tiene menos espacio para hacer sus volteretas o para estirarse. Sin embargo, existe una regla que consiste en que, para saber si el bebé está bien, se deben sentir sus movimientos unas diez veces a lo largo del día. Si durante dos o tres horas no se nota nada y los masajes en la barriga no tienen efecto, es aconsejable consultar con el médico.

Te puede interesar

Y tú ¿Qué opinas?
Tienes que estar registrada para escribir un comentario o votar. Puedes registrarte aquí o si ya tienes una cuenta, puedes acceder a ella.
ACCEDE A TU CUENTA
Recuérdame
Entrar
REGÍSTRATE GRATIS
ÚNETE A LA COMUNIDAD DE MI BEBÉ Y YO
REGÍSTRATE GRATIS
¿Por qué registrarme?

Comentarios (0)