Síguenos
Mi bebé y yo
Enfermedades
Enfermedades

BUSCAR POR INICIAL

a b c d e f g h i l m n o p q r s t u v

Labio leporino y paladar hendido

facebook twitter whatsapp

El labio leporino y el paladar hendido son malformaciones congénitas del labio superior y del paladar que pueden afectar a algunos niños. Te explicamos sus causas y sus soluciones, y te contamos la entrañable historia de una niña china con labio leporino adoptada por una familia occidental.

Esther es una niña china que nación con paladar hendido y labio leporino. Fue adoptada por una familia occidental. Siempre ha sido una niña alegre y feliz, antes y después de la superación de su labio hendido. Sin embargo, resulta asombroso comprobar lo que la cirugía ha hecho por esta pequeña. La maravillosa recuperación de la pequeña brinda una luz de esperanza a todas las familias de personas con esta malformación, que puede resolverse gracias a la cirugía, con resultados espectaculares. Hablemos más en profundidad del labio leporino y el paladar hendido. 

Qué es el labio leporino: causas

El labio hendido (queilosquisis) y el paladar hendido (palatosquisis) son hendiduras o separaciones del labio superior y el paladar, respectivamente, debido a una malformación congénita. La hendidura del paladar y la del labio se pueden presentar de forma separada, o bien simultáneamente, en función del grado de malformación.

(Te interesa: ¿Qué causa las malformaciones congénitas?)

El labio hendido también se conoce más popularmente como labio leporino. Puede tratarse simplemente de una pequeña muesca en el labio o bien de una hendidura completa, desde el labio hasta la nariz. Frecuentemente, se presenta acompañado de paladar hendido o de fisura palatina. El paladar hendido puede estar en uno o en ambos del paladar (hendidura doble), y puede recorrer la longitud completa de este.

labio leporino evolucion

Aunque se desconocen las causas concretas de las hendiduras orofaciales, se cree que esta malformación se debería a una combinación de factores genéticos, ajenos a la voluntariedad de los papás, con factores ambientales externos.

Hay que incidir en estos últimos, puesto que los futuros papás y, especialmente, la futura mamá, puede evitar algunos de las situaciones que favorecen, de manera estadística, la manifestación de este problema. Se trata de factores de riesgo como:

  • Fumar. Las mujeres consumidoras de tabaco durante el embarazo tienen mayor probabilidad de tener un bebé con labio leporino o paladar hendido que las mujeres que no fuman.
  • Ser diabética. Las mujeres que sufrían diabetes previa al embarazo, es decir, no diabetes gestacional, tienen un riesgo mayor de tener un hijo con el labio hendido, con o sin paladar hendido.
  • Consumir determinados medicamentos. Las embarazadas que han tomado medicamentos específicos para el tratamiento de la epilepsia, como topiramato o ácido valproico, durante el primer trimestre del embarazo tienen un mayor riesgo de tener un bebé con labio hendido. 

(Te interesa: Mujeres diabéticas y embarazo)

Tipos de labio leporino y paladar hendido 

La hendidura del labio y el paladar superior se producen cuando el tejido que los forma no se cierra en el proceso de formación del feto. Esto causa una abertura en el labio superior. En la mayoría de los casos, los niños que nacen con este tipo de malformación presentan las siguientes variantes:

  • Hendidura simple lateral en el labio superior.
  • Hendidura simple central en el labio superior.
  • Hendidura doble en el labio superior, parcial o completa (abertura hasta la nariz).
  • Hendidura en el paladar, parcial o total.

Un bebé puede presentar hendiduras en el labio superior o en el paladar por separado, o bien presentar ambas malformaciones al mismo tiempo.  

Síntomas de la fisura palatina y el labio hendido

Los niños que presentan fisura palatina o labio leporino son diagnosticados al nacer. Una simple exploración física es suficiente para detectar la malformación, puesto que se aprecia a simple vista.

No obstante, ante la presencia de estas malformaciones, los médicos efectúan exámenes más exhaustivos, con el fin de descartar otras posibles afectaciones.

Los niños con esta condición pueden sufrir:

  • Infecciones crónicas en los oídos.
  • Pérdida de audición.
  • Problemas dentales (requieren tratamientos odontológicos después de la cirugía).
  • Dificultades con la alimentación.
  • Dificultades para tragar.
  • Salida del alimento por la nariz.
  • Voz nasal.
  • Retraso del habla y del lenguaje.

Tratamiento del labio leporino

Más allá de la intervención quirúrgica, no existen tratamientos para mejorar o eliminar el labio leporino o el paladar hendido. Más bien, las medidas que se pueden tomar en bebés y niños afectados por estas malformaciones congénitas están encaminados a paliar las complicaciones y el malestar derivados.

En definitiva, las principales medidas a tomar están destinadas a mejorar la capacidad del pequeño para comer, hablar y oír con normalidad. Además, dentro de lo posible, se intenta mejorar su aspecto facial, que comporta consecuencias desde el punto de vista psicológico, obviamente.

Los especialistas a los que acuden los bebés y niños con fisura palatina y labio hendido son, entre otros:

  • Pediatras.
  • Otorrinolaringólogos, especialistas en nariz, oído y garganta.
  • Cirujanos especializados en palatosquisis y queilosquisis.
  • Cirujanos de la cavidad oral.
  • Odontólogos pediátricos.
  • Ortodoncistas.
  • Audiólogos.
  • Logopedas.
  • Psicólogos.
  • Asistentes sociales.

¿En qué casos es necesaria la cirugía?

Casi siempre, el labio tiende a repararse cuando el niño aún es pequeño, con el fin de que no se produzcan futuros problemas en el lenguaje del niño. La reparación consiste en una cirugía, que se realiza con anestesia general, que consiste en arreglar los tejidos y coser el labio. En algunos casos, es necesario realizar más de una intervención quirúrgica.

La intervención de cirugía para corregir el labio leporino y la hendidura del paladar se debería efectuar antes de los 12 meses del niño.

Generalmente, si se necesita realizar más de una intervención quirúrgica, como sucede en un gran número de los casos, se procede en el siguiente orden:

  • Cirugía del labio leporino: en los primeros 12 meses del niño.
  • Cirugía para reparar la hendidura del paladar: a los 18 meses o antes.
  • Intervenciones de seguimiento: entre los dos años y los últimos años de la adolescencia.

Para cerrar la separación del labio, el cirujano realiza incisiones a ambos lados de la hendidura y crea fragmentos de tejido. A continuación, sutura los los tejidos, uniéndolos para crear una forma normal del labio. Esta cirugía también tiene el objetivo de recuperar la funcionalidad nomal del labio. En caso de que la nariz también esté afectada, también se procede con la cirugía reparadora.

En el caso de la hendidura del paladar, existen varias formas de eliminar la fisura y reconstruir el paladar blando y duro. El cirujano efectúa cortes a los dos lados de la hendidura y reconstruye el paladar, para hacerlo funcional. 

(Te interesa: Un anónimo paga la operación de labio leporino de un bebé)

(Te interesa: Enfermedades en bebés)




Te puede interesar

Y tú ¿Qué opinas?
Tienes que estar registrada para escribir un comentario o votar. Puedes registrarte aquí o si ya tienes una cuenta, puedes acceder a ella.
ACCEDE A TU CUENTA
Recuérdame
Entrar
REGÍSTRATE GRATIS
ÚNETE A LA COMUNIDAD DE MI BEBÉ Y YO
REGÍSTRATE GRATIS ¿Por qué registrarme?

Comentarios (33)

Invitado - invitado
hace un par de dias nos dijieron que nuestro sobrino viene con fisura labiopalatinal bilateral (labio leporino), un diagnostico que ninguna familia espera recibir... pero hoy mas que nunca estamos esperanzados en que todo puede cambiar, al ver este video me emociono y me da mas fuerzas y esperanzas de que todo podrá ser mejor para ese bebe que viene en camino...
Invitado - invitado
me ha hecho hasta llorar me alegro muchisimo de la felicidad de esta niña y de que la quieran tanto es presiosaa muchos besos a todas y feliz añoo
Invitado - raquelmatalopez
hola a todos: Soy una mama muy orgullosa de Iago un niño d 4 meses que nació con labio leporino y fisura palatina. Supimos que Iago venía con esta patología desde la eco de las 20 semanas y al principio mucho disgusto; pensabamos que cuando naciera solo seríamos capaces de ver la boquita y nada más lejos d la realidad; el hecho de tener tantas semanas para prepararnos, el poder hablar con otros padres con niños con este problema nos ayudo tanto que cuando nació vimos a Iago en su conjunto; un niño lloroncete muy gloton y con la sonrisa más bonita del mundo. Somos conscientes que es un camino largo pero no hay prisa. Todo llegará : las operaciones, su primer cumple,su primer día de cole, su primera travesura, en definitiva como todos los niños.
Invitado - invitado
Enhorabuena a estos papis tienen unos niños preciosos mi mas sincera admiración y respeto por vuestra lucha Esther es una Nina con mucha suerte sus papis son unos luchadores os merecéis toda la felicidad del mundo sois un ejemplo gracias
Invitado - invitado
este es mi numero si me quieren preg algo. 0351.153220234.besos.
VER MÁS COMENTARIOS
Registro