Síguenos
Mi bebé y yo
Enfermedades
Enfermedades

BUSCAR POR INICIAL

a b c d e f g h i l m n o p q r s t u v

Quinta enfermedad: causas, diagnóstico, tratamiento

facebook twitter whatsapp

La quinta enfermedad es otra de las enfermedades exantemáticas que, a menudo, sufren los bebés y los niños. Es más frecuente en verano y está provocada por el Parvovirus B19. ¿Cuáles son sus causas y cómo tratarla?

La quinta enfermedad, llamada megaloeritema infeccioso polimorfo, está causada por un virus, el parvovirus B19. Es una de las seis enfermedades exantemáticas, es decir, que provocan un exantema, una erupción de color rojizo, y afecta especialmente a los niños en edad escolar.

Popularmente, la quinta enfermedad también se conoce como la "enfermedad del cachete", porque una de sus características es el enrojecimiento de las mejillas.

 El período de incubación de la quinta enfermedad va de 7 a 28 días, a partir del momento del contagio. Durante estos días, el niño no presenta ningún síntoma.

Síntomas de la quinta enfermedad

  • En los primeros días. Normalmente, no aparecen síntomas premonitorios. Como mucho, el niño acusa dolor de garganta, febrícula y cansancio.
  • A partir del tercer día. Las mejillas están muy enrojecidas, calientes al tacto, como si el niño hubiese sido abofeteado. Mientras, la piel de la barbilla, frente y alrededor de la boca está pálida.

    quinta enfermedad info
  • Posteriormente, aparecen en el tronco, nalgas y extremidades superiores e inferiores, una serie de máculo-pápulas, es decir, de manchitas con un ligero relieve al tacto, de color rojo. Las manchas, de bordes irregulares, se extienden a los hombros y al tronco. En el transcurso de unos 10 días, pasan a la cara externa de los brazos y de las piernas, así como a las nalgas. Muchas veces provocan prurito.
  • A medida que los días pasan, las manchas tienden a desaparecer en el centro y a permanecer en los bordes. Llegan a adoptar el llamado "aspecto de guirnalda" o "de encaje". Pueden durar de dos a 40 días, y no producen descamación.
  • No siempre los síntomas de la enfermedad son tan evidentes. Por esta razón, la quinta enfermedad no suele ser diagnosticada. Suele confundirse con una urticaria provocada por una reacción alérgica.
  • La quinta enfermedad tiene una duración media de 11 días. Sin embargo, puede variar entre un mínimo de dos días y un máximo de 4-5 semanas. Una vez "curado" el exantema, puede reaparecer en las semanas o en los meses sucesivos, con ocasion de algún baño caliente, de una prolongada exposición al sol, de una actividad física intensa o incluso de estrés emocional.

Cómo se produce el contagio

La quinta enfermedad se transmite a través de la saliva, el moco, los estornudos o, incluso, simplemente hablando. El virus penetra a través de las mucosas de las vías respiratorias superiores. En general, se manifiesta después de un período de tiempo que varía entre cuatro y 14 días. A veces, sin embargo, llega hasta tres semanas. Se cura sola y proporciona inmunidad.

Es raro que se produzcan epidemias en las guarderías o en los colegios. Y es que el virus responsable es poco contagioso. Solo lo es en los días inmediatamente anteriores a la aparición del exantema y deja de serlo cuando las manchas han aparecido en la piel del niño. Por tanto, es inútil mantener al niño aislado, sin ir a la guardería o al colegio, cuando el virus ya ha dejado de ser contagioso.

En cuanto a su prevencion, no existe una vacuna para prevenir la quinta enfermedad.

Tratamiento de la quinta enfermedad

  • No es necesario someter al niño a ningún tratamiento específico.
  • Hay que tener en cuenta algunos aspectos de la alimentación, que debe ser ligera.
  • Si el prurito (picor) molesta, se puede aplicar sobre la piel del niño una toalla mojada con agua fría.
  • Tan solo se debe combatir la fiebre y el prurito.
  • La quinta enfermedad solo es peligrosa en los niños afectados de enfermedades específicas de algunas zonas, como el fabismo. Se trata de un tipo de anemia causada por la ingestión de habas o por la inhalación de sus pólenes. También es peligrosa en los niños con talasemia, más conocida como anemia mediterránea. En estos casos, puede provocar una grave supresión de la producción de los glóbulos rojos e infecciones persistentes.

Cuidado en el embarazo

El virus de la quinta enfermedad, si se contrae en los primeros meses de embarazo, puede provocar el aborto en el 10% de los casos. Por el contrario, el riesgo es mínimo en la segunda mitad del embarazo. Las embarazadas no deben, por tanto, entrar en contacto con niños enfermos.

Sin embargo, en muchos casos, muchas mujeres sin saberlo ya han contraído la enfermedad en su infancia y poseen los anticuerpos necesarios.

(Te interesa: Fiebre en niños)

(Te interesa: Enfermedades en niños)




Te puede interesar

Y tú ¿Qué opinas?
Tienes que estar registrada para escribir un comentario o votar. Puedes registrarte aquí o si ya tienes una cuenta, puedes acceder a ella.
ACCEDE A TU CUENTA
Recuérdame
Entrar
REGÍSTRATE GRATIS
ÚNETE A LA COMUNIDAD DE MI BEBÉ Y YO
REGÍSTRATE GRATIS ¿Por qué registrarme?

Comentarios (0)

Registro