Síguenos
Mi bebé y yo
Enfermedades
Enfermedades

BUSCAR POR INICIAL

a b c d e f g h i l m n o p q r s t u v

Difteria: ¿qué es y cómo se contagia?

facebook twitter whatsapp

La difteria es una enfermedad infecciosa causada por una bacteria que afecta, principalmente, a la garganta y a la nariz, pero que también puede tener importantes consecuencias. Te explicamos cuáles son los síntomas, cómo se contagia y las recomendaciones de los pediatras.

La difteria es una enfermedad infecciosa aguda causada por una bacteria, el bacilo Corynebacterium diphtheriae, que produce una afectación de las vías respiratorias altas (garganta y nariz), aunque también puede generar daños en el corazón y el cerebro.

Cuando la bacteria afecta al organismo y coloniza las mucosas de la nariz y la garganta, formando una capa dura y fibrosa de color grisáceo, produce una toxina que puede llegar a la circulación sanguínea. En este caso, la bacteria puede diseminarse por el organismo y afectar a algunos órganos vitales, como los riñones o el corazón (miocarditis), llegando a provocar incluso una parada cardiaca. Asimismo, los músculos pueden verse afectados, paralizándose y generando dificultades para tragar, hablar o caminar, por ejemplo.

¿Cuáles son los síntomas de la difteria?

La enfermedad empieza a dar sus primeros síntomas entre el primer y el séptimo día después de que la bacteria haya penetrado en el organismo.

Los síntomas de la difteria son diversos, y pueden ser los siguientes:

  • Dolor de garganta.
  • Dolor al tragar.
  • Escalofríos.
  • Coloración azulada de la piel.
  • Secreción nasal espesa.
  • Secreción nasal acuosa o con sangre.
  • Dificultad respiratoria, respiración afanosa.
  • Tos.
  • Babeo.
  • Fiebre.
  • Úlceras en la piel. 

difteria infografia

¿Cómo se contagia?

La difteria se propaga a través de las gotitas respiratorias que se generan con la tos o con los estornudos de una persona infectada o de alguien que sea portador de la bacteria.

Esta enfermedad es muy contagiosa y se puede contraer incluso con el contacto físico cercano o el intercambio de pañuelos y otros objetos personales.

La difteria es una enfermedad de declaración obligatoria. Esto significa que, cuando un profesional de la salud comprueba que la enfermedad está en curso en un individuo, tiene la obligación de comunicarlo a las Autoridades Sanitarias, con el fin de impedir la propagación de una enfermedad tan grave.

Las personas infectadas pueden ser contagiosas durante cuatro semanas, aunque no tengan síntomas.

Cómo prevenir la enfermedad

La única forma de prevenir la infección es mediante la vacunación. Gracias a la vacunación generalizada, la enfermedad, muy común durante los años 50, es poco frecuente en España, Europa y Estados Unidos. No obstante, debido a la difusión de las llamadas corrientes "antivacunas" que han proliferado en los últimos años, un número creciente de familias está optando por no poner las vacunas recomendadas y disponibles para sus hijos, poniendo en riesgo tanto la salud de sus pequeños como la de la comunidad.

Las instituciones médicas recomiendan vacunar a todos los niños contra la difteria de forma rutinaria, siguiendo los calendarios de vacunación que hay en cada comunidad.

¿Cómo se administra la vacuna de la difteria?

La vacuna de la difteria es una vacuna segura y eficaz. La mayoría de niños que la reciben no tienen ningún efecto secundario. Además, se trata de una vacuna inactivada, que contiene la toxina desprovista de su toxicidad. Una vez inyectada en la persona, esta no puede producir la enfermedad, pero es inmunogénica, es decir, activa las defensas frente a ella. Se deben administrar seis dosis de vacuna, aunque se considera que con cinco el adolescente está inmunizado.

La vacuna de la difteria forma parte de las vacunas combinadas que incluyen otros componentes, por lo que está incluida en la vacuna hexavalente y la pentavalente, que se administran durante el primer y el segundo año de vida. Además, se administra una dosis de refuerzo durante la adolescencia, junto con la vacuna del tétanos y la de la tosferina.

(Te interesa: ¿Qué enfermedades previene la vacuna DTPa?)

¿Cuál es el tratamiento en caso de infección?

Si una persona tiene difteria, se le debe administrar la antitoxina diftérica por vía intramuscular o intravenosa, y se le deben dar antibióticos, como la eritromicina o la penicilina. Si el paciente se encuentra grave, será necesario el ingreso hospitalario y la administración de suero, oxígeno, vigilancia cardíaca y ventilación. Asimismo, se requiere el aislamiento de la persona infectada.

Aunque algunas personas pasan la infección de forma leve, ésta puede llegar a producir la muerte por daño renal, inflamación del músculo cardíaco (miocarditis) y obstrucción respiratoria. En los niños menores de cinco años, la muerte ocurre en uno de cada cinco afectados.

(Te interesa: Enfermedades en niños

(Te interesa: Un niño de seis años, primer caso de difteria en España en 30 años)

(Te interesa: Vacunas: ¿sí o no?)

 
 
 
 
 



Te puede interesar

Y tú ¿Qué opinas?
Tienes que estar registrada para escribir un comentario o votar. Puedes registrarte aquí o si ya tienes una cuenta, puedes acceder a ella.
ACCEDE A TU CUENTA
Recuérdame
Entrar
REGÍSTRATE GRATIS
ÚNETE A LA COMUNIDAD DE MI BEBÉ Y YO
REGÍSTRATE GRATIS ¿Por qué registrarme?

Comentarios (2)

Es alucinante ver que en el siglo XXI pasen estas cosas!
Hace tres años entré en un debate contra los antivacunas en el foro de opinión de mi Bebé. ¿Qué opinan ahora ? Los padres del niño enfermo se sienten engañados por esta corriente sin fundamento. La ignorancia es atrevida pero he aquí una consecuencia grave
Registro