Síguenos
Mi bebé y yo
Enfermedades
Enfermedades

BUSCAR POR INICIAL

a b c d e f g h i l m n o p q r s t u v

Psoriasis infantil: causas, tipos y cómo tratarla

facebook twitter whatsapp

El 15% de los casos de psoriasis aparecen en la infancia. Te explicamos en qué consiste este trastorno de la piel, a qué puede deberse y cómo debes actuar si tu hijo tiene psoriasis.

La psoriasis es una enfermedad inflamatoria de la piel crónica y no contagiosa. Se caracteriza por la presencia de placas rojas escamosas en forma de brotes, que tienen un curso impredecible.

Para que un niño padezca psoriasis es necesaria una predisposición genética específica. Es decir, si los papás sufren esta enfermedad, es muy probable que el pequeño la acabe desarrollando. Sin embargo, siempre será necesario un detonante para que empiecen a aparecer los síntomas. Normalmente, se trata de niños con la piel mucho más sensible. Cambios estacionales, estrés, medicamentos, el roce de la piel con el tejido de la ropa... Todos estos factores pueden despertar los síntomas.

Es necesario saber diferenciar entre psoriasis y dermatitis, sarpullido o alergia. Es habitual que los niños sufran trastornos en la piel de los párpados, el cuero cabelludo o las nalgas, pero es muy importante saber diferenciar entre un simple sarpullido y la psoriasis.

(Te interesa: Dermatitis atópica)

Síntomas de la psoriasis en niños

En caso de psoriasis, se produce la aparición de placas rojas escamosas en codos, rodillas  y cuero cabelludo. Las placas aparecen por brotes. Durante un tiempo, las placas son de color rojo irritado y, después, acaban convirtiendose en placas blancas de piel seca. Luego, vuelven, al cabo de un tiempo impredecible, al color rojo. Y así sucesivamente.

- Los brotes pueden estar relacionados, entre otros, con cambios ambientales y estrés.

- La psoriasis puede afectar a la autoestima del niño. Y es que es muy poco estética y muy poco agradable para los pequeños.

 psoriasis rodilla

Tipos de psoriasis

Existen diferentes tipos de psoriasis, que enumeramos a continuación.

Psoriasis en placas

Es el tipo de psoriasis que se da con más frecuencia. Se caracteriza por la aparición de una serie de manchas rojas y secas, como placas, con escamas plateadas. Las placas pueden aparecer en cualquier parte del cuerpo. Sin embargo, suelen afectar, especialmente, a las rodillas, codos, zona lumbar y cuero cabelludo. Estas placas causan muy picor e incluso dolor, ya que pueden agrietarse y sangrar.

Psoriasis en forma de gota

Este tipo de psoriasis afecta, sobre todo, a personas de menos de 30 años. Suele aparecer tras padecer una enfermedad, sobre todo una faringitis estreptocócica. Las manchas adquieren un color rojo y aparecen, en general, en el tronco, brazos y piernas. También pueden presentarse, en menor medida, en cara, cuero cabelludo y orejas.

Psoriasis pustulosa

Piel roja, inflamada y con protuberancias llenas de pus. Así hace su aparición este tipo de psoriasis. Las plantas de los pies o las palmas de las manos y las yemas de los dedos son las partes más afectadas. Sin embargo, en algunos casos, también afecta a zonas más extensas del cuerpo y está acompañada de fiebre, picor intenso y agotamiento.

Psoriasis inversa

Este tipo de psoriasis causa manchas rojas, lisas y dolorosas, que adquieren el aspecto de carne viva. Las manchas aparecen, especialmente, donde la piel tiene contacto. Por ejemplo, en las axilas, nalgas, párpados superiores, inglés, genitales o, en el caso de las mujeres, debajo del pecho.

Psoriasis eritrodérmica

Es el tipo de psoriasis menos frecuente y se caracteriza por una erupción de color rojo intenso. Las manchas cubren todo el cuerpo y la piel parece estar quemada. Suele ir acompañada de comezón y dolor intensos, ritmo cardíaco acelerado e incapacidad para mantener una temperatura corporal adecuada.

Factores de riesgo

Existen una serie de factores de riesgo que aumentan las probabilidades de que el niño sufra psoriasis.

- Infecciones. El hecho de sufrir enfermedades infecciosas altera el sistema inmunitario del pequeño. Esto puede facilitar la aparición de brotes de psoriasis.

- Obesidad. Las personas obesas es más probable que tengan pliegues en su piel, que es un terreno ideal para la aparición de un tipo de psoriasis: la inversa.

- Medicamentos. Existen algunos medicamentos, como el litio o los betabloqueantes, para tratar la hipertensión que pueden favorecer la aparición de psoriasis. Por su composición, también aumentan este riesgo los medicamentos para prevenir la malaria.

- Heridas. Cortes, rasguños, quemaduras, erupciones... Son zonas en las que puede aparecer psoriasis con más facilidad.

- Estrés. El estrés puede afectar al sistema inmunitario, favoreciendo la aparición de psoriasis y empeorando su situación.

- Frío. Exponerse al sol de forma moderada puede ayudar a mejorar la psoriasis. Por ello, la aparición de psoriasis aumenta en épocas invernales.

Tratamiento de la psoriasis

Si sospechas que tu hijo puede padecer psoriasis, el niño debe ser examinado por un dermatólogo. El profesional tratará la enfermedad con el tratamiento correspondiente. Los tratamientos utilizados con más frecuencia son los que exponemos a continuación.

Tratamientos tópicos

Cremas, lociones y pomadas entran dentro de esta categoría. Pueden ser de diferentes tipos en función de la intensidad de las placas: cremas hidratantes, corticosteroides, cremas de vitamina D, champús con ácido salicílico o con alquitrán de hulla. Este tipo de tratamiento tiene efectos beneficiosos en diferentes tipos de psoriasis, pero tienen el inconveniente de que algunos son complicados de aplicar.

Fototerapia o tratamiento con luz

Consiste en utilizar la luz ultravioleta (UV) natural o artificial para el tratar los síntomas de la psoriasis. El médico puede recomendar exponerse al sol cada día durante poco tiempo o bien utilizar dosis controladas de luz UV sobre la piel afectada.

Medicamentos orales o inyectables

Este tipo de tratamiento es más común en casos de psoriasis grave. Incluyen comprimidos, inyecciones y medicamentos administrados por vía endovenosa. Tienen un gran inconveniente y es que estos medicamentos tienen efectos secundarios graves. Por ello, solo se prescriben durante breves períodos de tiempo.

Consejos para padres y madres con hijos con psoriasis

Independientemente del tratamiento elegido por el médico, los padres y madres pueden adoptar en casa una serie de medidas, útiles en caso de caso de psoriasis.

Por ejemplo, no hay que alarmar al niño ni hacer un drama de esta enfermedad. Aunque sea muy llamativa, se puede tratar de diferentes formas. Incluso, en muchos casos, tal y como aparece, desaparece de forma impredecible.

Hay que mostrar la máxima naturalidad con el niño. Por ejemplo, puede ser útil buscar a alguien que él admire que haya sufrido también psoriasis u otro problema físico importante y que lo haya superado.

Hay que potenciar el contacto físico con el pequeño. Que note que las manchas de psoriasis no son un impedimiento para abrazarle, achucharle y acariciarle.

(Te interesa: Enfermedades en niños)




Te puede interesar

Y tú ¿Qué opinas?
Tienes que estar registrada para escribir un comentario o votar. Puedes registrarte aquí o si ya tienes una cuenta, puedes acceder a ella.
ACCEDE A TU CUENTA
Recuérdame
Entrar
REGÍSTRATE GRATIS
ÚNETE A LA COMUNIDAD DE MI BEBÉ Y YO
REGÍSTRATE GRATIS ¿Por qué registrarme?

Comentarios (0)

Registro