Síguenos
Mi bebé y yo
Enfermedades
Enfermedades

BUSCAR POR INICIAL

a b c d e f g h i l m n o p q r s t u v

Sinusitis en niños: diagnóstico y tratamiento

facebook twitter whatsapp

La sinusitis está causada por la congestión del moco infectado en los senos paranasales. En consecuencia, éstos se obstruyen y provocan una acumulación de la secreción nasal normal. ¿Cómo tratar este trastorno?

La sinusitis es una trastorno frecuente. Está causada por la acumulación de moco infectado en los senos paranasales, lo cual ocasiona una serie de molestias al niño. Los senos paranasales son las cavidades que se encuentran en los huesos de la cara. Según la localización de la inflamación, la sinusitis tiene distintos nombres. Conozcamos cuáles son los síntomas y cómo aliviar este trastorno.

sinusitis infografia

Cómo se manifiesta

En el niño, las cavidades que se llenan de moco más fácilmente son los senos de las mejillas y los etmoidales, situados debajo de la frente. En los chicos y adolescentes, la sinusitis afecta, por el contrario, a los senos frontales. Éstos están situados encima de las cejas y provoca una presión alrededor de los ojos.

- Si el niño es pequeño, el síntoma principal es la tos. Se presenta con mucho moco, dura algunos días y es más insistente cuando el bebé se acuesta o se despierta. Una señal constante es la inflamación de moco verde amarillento que obtura la nariz.

- Al principio, la sinusitis se anuncia con hinchazón y, raramente, con un enrojecimiento de los párpados de un ojo. Otras veces, causa un violento dolor de cabeza, moco con pus, tos y fiebre, sobre todo después de nadar en la piscina.

Si se oprime con un dedo la zona que rodea la nariz, el niño nota una sensación dolorosa. Esta sensación empeora si se inclina, se tumba o tose. En casos más raros, el dolor de extiende a los oídos y al cuello.

Las infecciones de los senos paranasales pueden hacerse crónicas y se caracterizan por tos de larga duración.

- A menudo, la sinusitis se reconoce inmediatamente. El niño tiene frecuentes dolores de cabeza y ataques de tos. Éstos se producen, sobre todo, cuando se acuesta para irse a dormir.

Síntomas de la sinusitis

Normalmente, no se piensa en atribuir estos síntomas a la inflamación de los senos paranasales. "El primer problema de la sinusitis es sospechar su presencia", solía decir el pediatra Marcello Bernardi. Y es que los senos paranasales maduran según la edad y los síntomas de los niños no son siempre los mismos que los de los adultos.

Los síntomas y signos que se manifiestan con mayor frecuencia son:

- En el 75% de los casos, rinorrea purulenta, emisición de secreción verde amarillenta de la nariz, de forma continuada durante más de 10-12 días.

- En el 65-70% de los casos, dolor de oídos.

- En el 50% de los casos, tos persistente durante el día.

- En el 20%, fiebre.

- En el 15%, dolor de cabeza.

Causas de la sinusitis

Rodeando la nariz, existen siete cavidades, llamadas senos paranasales. Su función es calentar y humidificar el aire que pasa por ellos. Todos los senos están conectados con la nariz por pequeños orificios que permiten el paso del aire y del moco.

Aunque existan mecanismos fisiológicos que "limpian las cavidades", a veces, las secreciones que se forman en el interior no salen completamente. Si las mucosas internas que tapizan las paredes de este intrincado laberinto se edematizan a causa de una inflamación, los conductos se cierran. El aire y las secreciones de moco quedan aprisionadas, las bacterias se multiplican y se forma pus. Ésta, a su vez, oprime las paredes de los senos provocando un dolor muy punzante: es la sinusitis.

Si se producen repetidas infecciones, las paredes mucosas que revisten los senos paranasales, con el paso del tiempo, se engrosan. Esto hace más difícil, o imposible, la circulación del aire y del moco. En tal caso, una sinusitis aguda se convierte en crónica. Se estima que una persona de cada diez sufre este trastorno.

- Casi siempre, la sinusitis se debe a una infección bacteriana, que a menudo se sobrepone a una infección debida a un virus, como un resfriado común. También puede estar desencadenada por una rinitis. Es decir, por la inflamación de las mucosas de las cavidades nasales provocadas por una alergia.

- En un caso de cada cuatro, el trastorno está ocasionado por un flemón dentario situado en la arcada superior.

- En un menor número de casos, la sinusitis está inducida por una complicación de una enfermedad infecciosa, como una pulmonía y el sarampión. También puede ser la consecuencia de una malformación del tabique nasal.

- La alergia o la intolerancia a algunos alimentos, como los lácteos, la irritación causada por el humo de los cigarrillos, los contaminantes de atmósfera y el cloro de las piscinas son factores que pueden inducir una situación de constante inflamación de los senos paranasales. Estos factores pueden ocasionar, al cabo de un tiempo, una sinusitis crónica.

Cómo se afronta la sinusitis en el niño

Alimentación

Éstas son algunas indicaciones que hay que seguir tanto durante los cuadros de sinusitis como para prevenirlos de forma habitual.

- El niño debe beber muchos líquidos calientes, zumos de verdura y agua. Esto le ayudará a fludificar el moco.

- No está científicamente probado, pero, según los médicos naturópatas, es bueno que el niño se abstenga de comer los alimentos alergizantes más comunes. Por ejemplo, la leche y los lácteos, huevos, trigo, maíz, cítricos y arándanos.

- Asimismo, el azúcar debe reducirse lo máximo posible. Y es que obstaculiza la actividad de los glóbulos blancos necesarios para contrarrestar la infección.

Inhalación de vapor caliente

- Las inhalaciones ayudan a liberar el moco de las cavidades nasales y facilitan el drenaje del moco. Para ello, hay que poner agua hirviendo en una palangana e inhalar el vapor durante 10-15 minutos. Esta operación debe repetirse cuatros veces al día.

- Para aumentar el efecto de las inhalaciones, en el agua, cuando aún está hirviendo, hay que poner 10 gramos de hojas de algunas hierbas. Por ejemplo, eucalipto, menta y eufrasia.

- Si el niño se niega a hacer las inhalaciones, se le puede cubrir la nariz y la boca con un paño empapado en agua caliente, no hirviendo. Después, se le pide que respire a través del mismo.

Compresas de vapor

Para la elaboración de las compresas, se procede de la siguiente manera:

- Se coge un paño de lino, se dobla varias veces como un pañuelo y se enrolla. Se sumerge en agua hirviendo y se deja hervir durante cinco minutos.

- Después, se extrae el agua con una pinza, se envuelve en una pequeña toalla seca y se estruja para sacar el exceso de agua.

- Se saca el paño de la toalla, se envuelve con una capa de tela seca, de lino o de algodón, y se aplica sobre la nariz del niño. Hay que cubrir las zonas donde el pequeño siente dolor.

- La compresa debe mantenerse en el sitio hasta que se enfríe. Entonces, se debe cambiar.

Gotas descongestionantes

Si, a pesar de las inhalaciones, la nariz sigue obturada, se pueden instilar en la nariz del niño gotas descongestionantes. Esto debe ser siempre bajo la prescripción del pediatra, durante los primeros 2-3 días.

- Antes de la aplicación, si el niño es pequeño, hay que lavarle la nariz con soluciones específicas. Si, por el contrario, es capaz de hacerlo solo, hay que pedirle que se suene la nariz para liberarla del moco y permitir que el fármaco sea absorbido por la mucosa.

- Después, se le hace tumbar en la cama, con la cabeza inclinada hacia atrás y girada hacia la derecha. De este modo, las gotas llegan hasta la parte superior de las cavidades de la nariz. Después, se repite la operación con la cabeza girada hacia el otro lado.

- El tratamiento no se puede prolongar más de tres días. Solo se puede repetir si la nariz se congestiona de nuevo.

Fármacos

- En general, la sinusitis se resuelve en una semana sin necesidad de ningún tratamiento. Sin embargo, a menudo, cuando las bacterias presentes en las cavidades obstruidas se multiplican, pueden dar complicaciones.

- Entonces, se produce una secreción amarilla, que sale de la nariz, y la zona de alrededor de los ojos se enrojece y se hincha. Por ello, cuando se diagnostica sinusitis, el pediatra prescribe un tratamiento con antibióticos. Este tratamiento, normalmente, dura como mínimo, 14 días.

- Debe recordarse que los cubitos de hielo envueltos en un paño y colocados sobre la zona de los senos paranasales también ayudan a aliviar el dolor.

- Si el niño sufre rinitis alérgica, el pediatra puede prescribir antihistamínicos. Éstos puede ser muy eficaces incluso en niños que no son alérgicos.

Aspirador

- Para acelerar la curación y reducir el malestar del niño, resulta muy útil eliminar el moco nasal con un aspirador nasal. Se trata de un aspirador específico para este fin que se puede adquirir en las farmacias.

Tratamientos termales

- Los niños que sufren sinusitis crónica obtienen un gran beneficio de los tratamientos termales. Tanto de la inhalación de vapor como de las nebulizaciones. La nebulización es un proceso que fracciona el agua terminal en microscópicas gotitas. Estas gotitas son capaces de penetrar en los senos paranasales más profundos.

- Las agua sulfúreas son particularmente eficaces a la hora de eliminar el moco.

- En los casos de sinusitis en los que no se produzca una hinchazón de la mucosa, los tratamientos termales tienen escasos resultados.

Cúando dirigirse al pediatra

- Hay que llamarle inmediatamente si las mejillas, los párpados y la frente del niño están enrojecidos o hinchados. También si el niño parece sufrir bastante.

- Hay que llamarle durante las horas de consulta si el pequeño tiene la nariz tapada y tose desde hace 2-3 semanas.

- También si le duelen los pómulos y la nariz, y no consigue dormir bien.

- Si las secreciones nasales son amarillentas y persistentes, también hay que consultarle con el pediatra.

- Asimismo, si la sinusitis no mejora al cabo de 48 horas a pesar del tratamiento y si el niño suele sufrir sinusitis recurrentes.

Prevenir la sinusitis

- Hay que enseñar al niño a sonarse la nariz y a intentar mantenerla despejada. Y es que, en caso contrario, el moco, en lugar de salir, aún permanece más en los senos paranasales. Esto puede llegar a obstruir la trompa de Eustaquio.

- Se aconseja efectuar controles regulares por parte del dentista. De este modo, se evitan las sinusitis provocadas por abscesos dentales debidos a dientes enfermos que no estén tratados de forma adecuada.

- Se debe evitar zambullirse en el agua sin taparse la nariz y bucear sin utilizar gafas.

- Al contrario que el agua de mar, que ejerce una acción purificante, el cloro utilizado para desinfectar el agua de las piscinas resulta muy irritante para la mucosa que recubre las paredes de los senos paranasales.

- Los ambientes en los que el niño vive deben estar libres de humo, sustancias contaminantes y olores irritantes causados por detergentes, barnices o colorantes.

 

(Te interesa: Enfermedades en niños)




Te puede interesar

Y tú ¿Qué opinas?
Tienes que estar registrada para escribir un comentario o votar. Puedes registrarte aquí o si ya tienes una cuenta, puedes acceder a ella.
ACCEDE A TU CUENTA
Recuérdame
Entrar
REGÍSTRATE GRATIS
ÚNETE A LA COMUNIDAD DE MI BEBÉ Y YO
REGÍSTRATE GRATIS ¿Por qué registrarme?

Comentarios (0)

Registro