Síguenos
Mi bebé y yo

Qué hacer si el niño tiene miedo al agua

patrocinio
A muchos bebés les da miedo el agua, y se trata de una situación que puede dificultar la hora del baño considerablemente. ¿Qué debemos hacer en este caso? ¿Hay que "obligarle"? ¿Se debe evitar el baño en la bañera? Te explicamos cómo actuar.

Si al bebé o al niño le da miedo el agua y la hora del baño se convierte en una pesadilla, los papás pueden sentirse desorientados y no saber si es preferible "forzarle" y bañarle rápidamente, o si, por el contrario, deben evitar el baño habitual y modificar la forma en la que realizan la higiene del pequeño.

Si al bebé le da miedo el agua de la bañera o no le gusta que le laven el pelo, sintiendo el agua en la cara, por ejemplo, no hay que forzarle ni regañarle. Por el contrario, hay que habituarle con paciencia a tomar confianza con el agua. De hecho, puede darse el caso de que haya tenido una experiencia desagradable con el agua, porque estaba demasiado caliente o fría, porque el choque ha sido brusco o porque existía un clima de tensión.

Cómo actuar si al bebé le da miedo el agua

- Intenta volver a sumergir al bebé con la máxima calma, siguiendo los consejos indicados anteriormente.

- Si el intento no llega a buen fin, evita bañar al niño durante unos 10 días. Mientras tanto, lávale "por partes", con la esponja mojada, y deja que juegue con el agua en un ambiente cálido, poniendo juguetes de baño en la bañera y dejándole chapotear con las manitas, sin preocuparte si se moja. Después, sécale delicadamente.

- Cuando tengas la impresión de que el bebé ha cogido más confianza con el agua, intenta bañarle de nuevo en la bañera, de la forma más gradual posible y con dulzura, sin insitir en ningún momento. Él será quien "decida" cuándo entrar en el agua.

Consejos para evitar que el bebé coja miedo al agua

- Nunca hay que dejar al niño solo en el agua, ni siquiera un breve instante.

- Confíale únicamente a personas adultas, y no a hermnitos o hermanitas. Si resbala, hay que estar preparado para sujetarle de inmediato.

- Mientras el bebé se baña, no utilices agua muy caliente, sino sólo templada.

- Nunca le dejes jugar con jabones, perfumes o talco: podría ingerirlos o inhalarlos.

- Evita dejar al niño desnudo para cambiarle en un ambiente que no esté bien caldeado después del baño durante más de 5-10 minutos. El estrés provocado por el frío podría debilitar sus defensas inmunitarias, además de asustarle.

 




Te puede interesar

Registro