Mi bebé y yo

Alergias respiratorias en bebés y niños

( 1 voto) load
facebook twitter whatsapp

Te explicamos cómo reconocer a tiempo la rinitis alérgica, la forma de alergia más común, para que no llegue a complicarse con asma. Descubre si los síntomas de un aparente resfriado se pueden deber a las alergias y cómo debes actuar.

La rinitis alérgica puede manifestarse sólo periódicamente, pero no debe infravalorarse. Actualmente, la OMS (Organización Mundial de la Salud) la considera la cuarta patología del mundo. A pesar de esto, la rinitis alérgica (la forma de alergia más común) suele descuidarse, sobre todo cuando está originada por los pólenes que circulan en el aire, porque sólo se manifiesta durante un período del año concreto. Una vez concluida la fase de polinización, el niño vuelve a estar bien, y esto genera la falsa creencia de que el problema ya se ha resuelto. Se trata de un error, puesto que se puede producir un empeoramiento progresivo de la rinitis, que es importante atajar cuanto antes, para evitar que desemboque en asma.

Cómo prevenir las alergias

La lactancia materna es la mejor protección contra las alergias y, si el niño tiene predisposición a sufrirla, retrasa su aparición. No obstante, la forma de prevención más eficaz es la vacuna terapéutica: contiene extractos crecientes de la sustancia a la que el pequeño es alérgico, que reeducan su sistema inmunitario. Debe administrarse durante un mínimo de tres años seguidos y, con frecuencia, garantizan una curación total.

Cómo identificar las alergias

- Lo primero que hay que hacer para cortar el paso a una alergia respiratoria consiste en identificar la rinitis alérgica, teniendo en cuenta que es muy distinta del típico resfriado invernal.

- Si el niño sufre alergia, no tiene fiebre, pero segrega una sustancia acuosa por la nariz.

- Estornuda a menudo varias veces seguidas y, en algunos casos, también tiene los ojos enrojecidos y llorosos.

- Con frecuencia, le pica la nariz y el resfriado suele evolucionar en tos o provocar dificultad respiratoria. Pero no se cura en una semana.

- La rinitis alérgica no está provocada por los virus que el organismo es capaz de vencer, sino por sustancias inhaladas que atacan al sistema inmunitario del niño.

- Uno de los responsables es el polen, seguido de los pelos de los animales y de los excrementos de los ácaros, pequeños parásitos imperceptibles que se sedimentan en el polvo. El sistema inmunitario toma a estas sustancias inocuas por enemigos y produce anticuerpos para eliminarlas.

- Ese plan de defensa actúa contra el propio organismo, porque pone en marcha un estado inflamatorio y provoca la liberación de sustancias que atacan, precisamente, a las vías respiratorias.

Cómo actuar ante una alergia respiratoria

- No hay que infravalorar una rinitis alérgica, porque provoca daños incluso cuando el niño tiene la nariz seca, lo que puede llegar a perjudicar el desarrollo del aparato respiratorio del niño, todavía en desarrollo.

- Si no se trata adecuadamente, la rinitis alérgica puede evolucionar hacia asma alérgica, razón por la que, ante la sospecha de rinitis alérgica, es necesario llevar al niño al pediatra y realizar una visita al alergólogo.

- Con una simple prueba, el especialista puede determinar cuál es la sustancia a la que el pequeño es alérgico: se trata del Prick test, y consiste en poner en contacto con la piel unas gotas de diferentes extractos de alérgenos, y observar las reacciones.

Precauciones para evitar alergias

- Si tu hijo es alérgico al pelo de los animales y, en la familia, hay un gato, evita tenerlo en casa.

- En cambio, si el niño es alérgico a los ácaros, evita un ambiente doméstico “estancado”, ventila las habitaciones con frecuencia, pon al sol las almohadas y el colchón, y mantén la calefacción alrededor de 20 ºC.

- Elimina las moquetas, las alfombras y los edredones rellenos o cubiertos de tela (el lugar favorito de los parásitos), y pon los peluches en el congelador durante una noche de vez en cuando, ya que el frío intenso mata a los ácaros.

Alergias en bebés: cómo se detectan

¿Puede un bebé pequeñito sufrir rinitis alérgicas o resfriados que puedan tener un componente alérgico? Te ofrecemos la opinión de nuestro pediatra, Luis G. Trapote, especialista en alergología pediátrica, al respecto:

“No es frecuente que a una edad tan temprana como, por ejemplo, los dos meses del bebé, los síntomas que corresponden a una infección respiratoria alta viral (resfriado común) tengan un origen alérgico. La alergia suele presentarse más tarde. Para los bebés de pocos meses, existen pruebas en sangre que pueden orientar hacia un futuro alérgico, pero me parece que su resultado lo único que haría es satisfacer una curiosidad, ya que la sintomatología que se suele presentar a esta edad no es en absoluto llamativa ni sugerente”. 

Remedios para descongestionar la nariz del bebé

Tanto si se trata de una alergia respiratoria como de un resfriado común, el bebé, o el niño, se puede sentir congestionado, con la nariz goteante y lagrimeo en los ojos. Ello puede repercutir en la calidad de su sueño o a la hora de la toma, por ejemplo. Por consiguiente, está claro que es fundamental que el bebé mantenga su naricita bien despejada, ya que, antes de los seis meses, los bebés tienen muchas dificultades para respirar por la boca. 

- Para que el bebé mantenga las fosas nasales bien limpias y despejadas, debes utilizar un agua de mar y un aspirador nasal para bebés: se trata de la manera más práctica y eficaz de eliminar el exceso de mucosidad y, al mismo tiempo, mantener las fosas nasales hidratadas y protegidas.

 VOLVER AL ESPECIAL RESPIRACIÓN DEL BEBÉ

 

Te puede interesar

Y tú ¿Qué opinas?
Tienes que estar registrada para escribir un comentario o votar. Puedes registrarte aquí o si ya tienes una cuenta, puedes acceder a ella.
ACCEDE A TU CUENTA
Recuérdame
Entrar
REGÍSTRATE GRATIS
ÚNETE A LA COMUNIDAD DE MI BEBÉ Y YO
REGÍSTRATE GRATIS ¿Por qué registrarme?

Comentarios (0)