Buenas tardes doctor, quería hacerle algunas preguntas. Estoy en la semana 10 de mi embarazo y tengo ya un bebé de 10 meses. Hasta aquí, todo bien. Le he pedido a mi ginecólogo si podía solicitar una cesárea voluntaria porque mi primer parto, que fue hace muy poco, fue complicado. Tuve unas labores infinitas, el bebé tenía la mano apoyada en la cabeza y no bajaba, por lo que tuve que empujar muchísimo tiempo. He sufrido los efectos del posparto durante cinco o ses meses, ¡incluyendo las hemorroides! Por lo tanto, dado lo traumática que fue la situación y el poco tiempo transcurrido entre un embarazo y el otro, quiero optar por una cesárea voluntaria porque tengo demasiado miedo de afrontar de nuevo aquellos dolores, ¡antes y después del parto! Mi ginecólogo me ha dicho que tengo que hacer una solicitud que debo firmar yo. ¿Me puede dar algún consejo al respecto? ¿Puedo optar por la anestesia total? ¿Qué cree usted que es más adecuado? ¡Gracias!  

Respuesta de Dr. Claudio Ivan Brambilla

Estimada señora, lo que se le escapa es que el parto por cesárea es mucho más peligroso que el parto natural, por lo que no, no estoy de acuerdo en absoluto con la idea de hacer una cesárea por razones psicológicas. Tenga presente que el segundo parto natural es siempre más rápido y menos exigente que el primero. Así pues, le desaconsejo que insista en tener una cesárea: en su caso, no hay indicios que hagan necesaria esta intervención.

Cuándo es realmente necesaria una cesárea

El considerado como nacimiento ideal es el parto natural, siempre que sea posible. Sin embargo, existen circunstancias en las que el parto natural puede ser peligroso para la mamá o el bebé, por lo que se hace necesario programar una cesárea. Los casos en los que se debe programar el parto por cesárea son: 

· Anomalías en la posición del bebé.

· Anomalías en la inserción de la placenta (placenta previa).

· Enfermedades maternas graves (de tipo físico y/o psicológico).

· Desproporción entre las dimensiones del bebé (macrosoma) y las caderas maternas.

· Condiciones patológicas del embarazo que no permiten la inducción del parto natural.

· Algunos embarazos gemelares.

Por otro lado, existen circunstancias de emergencia que pueden hacer necesaria una cesárea cuando ya se ha iniciado el trabajo de parto: si hay un sufrimiento fetal agudo, si se presentan anomalías en la mecánica del parto, si se observan anomalías en el cuello del útero, si hay un desprendimiento de la placenta, si el cordón umbilical se desprende o si hay complicaciones graves de la gestosis.

(Te interesa: Cesárea: ¿cuándo está indicada?)

Buscador de consultas

Muchas mamás compartís las mismas dudas... aquí puedes encontrar consultas ya resueltas sobre el tema que te interesa... ¡Búscalo aquí!

Consultas más populares de Ginecología

Últimas consultas en Ginecología

Te puede interesar