Mi bebé y yo

Kate Middleton vuelve a sufrir hiperémesis gravídica en su tercer embarazo

( 1 voto) load

Los Duques de Cambridge anuncian que esperan un nuevo bebé con un comunicado oficial en el que también explican que la Duquesa ha cancelado sus próximos compromisos por los fuertes vómitos producidos por el embarazo.

Solo las que hemos sufrido hiperémesis gravídica sabemos en qué consiste y cómo nos debilita, hasta tal punto de perder la noción del tiempo, no tener fuerzas ni para estar de pie, aborrecer todos los sabores y olores y desear dormir todo lo posible para que el tiempo pase lo más rápido posible.

(Te interesa: Causas y complicaciones de la hiperémesis gravídica)

Al principio, tu ginecólogo te anima, te dice que es algo pasajero y que, al pasar el primer trimestre, podrás disfrutar de tu embarazo. Para aliviar los síntomas, te recetan unos medicamentos que, lejos de aliviarnos, todavía nos estresan más: nos sentimos culpables por tomarlos por si afectan al bebé. Tal es la desesperación, que piensas que tu cuerpo no es compatible con el embarazo.

Pasan las semanas y no puedes apenas salir a la calle, recuerdas la última vez que bajaste a comprar una barra de pan y acabaste sentada en el suelo, al lado de una papelera, vomitando. Y, en lugar de ganar peso y tener antojos como el resto de embarazadas, lo pierdes, del mismo modo que has perdido días de trabajo y tu moral: te sientes totalmente inútil y, encima, culpable por no ser feliz al estar embarazada.

Más tarde, te encuentras con aquella ginecóloga en urgencias que no entiende que ni siquiera toleres el agua, dice que los vómitos ‘son cosa de tu cabeza’. Pero no, no lo son y, lo peor, no los puedes controlar. Y se repiten las visitas a urgencias, todo te da pánico y los ingresos por deshidratación forman parte de la rutina. Y en las ecografías te dicen que el feto es pequeño y que tienes que hacer algo. ¿Pero qué puedes hacer si ni siquiera puedes beber agua?

(Te interesa: Aborto por hiperémesis gestacional)

Siguen pasando las semanas, lentamente, y tú tachas días en el calendario, esperando que llegue el día en el que sales de cuentas. Y llega el parto, que no tiene nada que ver con el dolor o culpabilidad de esas horrorosas 35 semanas que has pasado. Una liberación. Y sí, compensa, al fin tienes a tu bebé en tus brazos y toda la angustia y ganas de vomitar desaparecen, aunque a ti todos esos meses te han dejado tocada.

No sabemos cómo lo estará pasando exactamente Kate Middleton durante estos días, aunque imaginamos que tiene a su disposición los mejores doctores de su país y personas que la ayudan día y noche. Para las que no tenéis esa suerte y debéis ir a trabajar, cuidar a otro niño si lo tenéis o hacer las tareas del hogar, os queremos enviar muchos ánimos y deciros que todo pasa. Pedid ayuda, cuidad de vosotras mismas todo lo que podáis y pensad en vuestro pequeño, él está bien en tu barriguita. El resto, sobra.  

(Te interesa: Náuseas en el embarazo: causas y remedios eficaces)

Te puede interesar

Y tú ¿Qué opinas?
Tienes que estar registrada para escribir un comentario o votar. Puedes registrarte aquí o si ya tienes una cuenta, puedes acceder a ella.
ACCEDE A TU CUENTA
Recuérdame
Entrar
REGÍSTRATE GRATIS
ÚNETE A LA COMUNIDAD DE MI BEBÉ Y YO
REGÍSTRATE GRATIS ¿Por qué registrarme?

Comentarios (0)