Mi bebé y yo

Líquido libre en Douglas: ¿cuáles son sus características?

( 0 votos) load
facebook twitter whatsapp

Si en los resultados de una prueba médica te han encontrado líquido libre en Douglas, no debes alarmarte. Una pequeña cantidad de líquido es normal y solo hay que preocuparse si, además de presentarse un gran volumen de líquido, tienes molestias abdominales, pélvicas o pélvico-perineales.

El fondo de saco de Douglas o bolsa rectouterina es una estructura anatómica que consiste en una membrana que recubre la cavidad abdominal entre el recto y el útero en las mujeres, y entre la vejiga y el recto en el caso de los hombres. Esta membrana está formada por tejido conectivo denso y su función principal es la sostener los órganos.

(Te interesa: Significado de los sueños)

¿Es normal tener líquido libre en Douglas?

El fondo de saco de Douglas no suele contener líquido libre, excepto durante el ciclo menstrual, cuando sí que es completamente normal tener una escasa cantidad líquido libre en Douglas, concretamente entre uno y cinco mililitros (la cantidad es mayor durante el período de ovulación).

Por tanto, generalmente, si la cantidad de líquido libre en Douglas es pequeña, suele indicar una ruptura quística. Sin embargo, si una mujer acumula cantidades superiores de líquido en Douglas y presenta molestias pélvicas, peritoneales o de otro tipo, podría ser signo de alguna clase de desorden o afección ginecológicos.

(Te interesa: Flujo vaginal y ovulación)

Y es que, debido a la forma, localización y otras características del fondo de saco de Douglas, es una zona común para la diseminación de patologías, como la endometriosis, tumores, enfermedad inflamatoria pélvica, ascitis, etc. También es el sitio donde más frecuentemente se localiza un embarazo ectópico dentro de la cavidad peritoneal (aunque la zona más común de los embarazos ectópicos es la región de la ampolla de la trompa de Falopio).

Así pues, este hecho solo es preocupante cuando el líquido en Douglas se presenta en grandes cantidades, pues entonces suele ser sanguinolento, inflamatorio, seroso o purulento. En estos casos, deberá ser tu médico quien, junto a otras pruebas clínicas y los síntomas que presentes y le hayas relatado en la consulta, te proporcione un diagnóstico y un tratamiento adecuado a seguir.

(Te interesa: Melanoma: la mancha más peligrosa)

Te puede interesar

Y tú ¿Qué opinas?
Tienes que estar registrada para escribir un comentario o votar. Puedes registrarte aquí o si ya tienes una cuenta, puedes acceder a ella.
ACCEDE A TU CUENTA
Recuérdame
Entrar
REGÍSTRATE GRATIS
ÚNETE A LA COMUNIDAD DE MI BEBÉ Y YO
REGÍSTRATE GRATIS ¿Por qué registrarme?

Comentarios (0)