Mi bebé y yo

Momentos críticos de la lactancia materna

( 0 votos) load
facebook twitter whatsapp

Tras algunos años en los que la lactancia materna pasó casi a un segundo plano, los especialistas están fomentando dar el pecho como la opción más indicada para los bebés. Sin embargo, hay algunos momentos críticos que la pueden comprometer. ¿Qué hay que hacer?

​La Organización Mundial de la Salud  (OMS) aconseja la lactancia​ materna exclusiva durante, al menos, los seis primeros meses de vida del niño. Los médicos y especialistas consideran que la lactancia materna es la mejor alimentación del bebé.

La leche materna contiene todos los nutrientes que el bebé necesita, además de hormonas y anticuerpos que no se encuentran en las leches de fórmula. Al mismo tiempo, la lactancia materna previene en la mamá el cáncer de pecho.

Sin embargo, a menudo, las mamás abandonan la lactancia materna o no consiguen alargarla hasta los seis meses. Existen dos momentos críticos en los que las mamás se sienten particularmente vulnerables y tienden a pasar a la leche de fórmula, no por motivos fisiológicos, sino por inseguridad:

- Durante los primeros veinte días, entre la salida del hospital y la primera visita al pediatra, las mamás se sienten muy cansadas por el parto y sin fuerzas para el esfuerzo que requiere la lactancia materna. En estos casos, muchas mamás prefieren la lactancia artificial, una solución más "cómoda".

En este caso, la constancia y el apoyo del entorno familiar son muy importantes. Además, existen algunos trucos o consejos que pueden ayudar a las mamás con ciertas dificultades para conseguir una lactancia satisfactoria.

De todos modos, a pesar de los beneficios de la leche materna, aquellas mamás que por un motivo u otro no puedan dar el pecho no deben sentirse mal o culpabilizarse.

- Otro momento “crítico” para la lactancia materna es hacia el tercer o cuarto mes, si la mamá debe regresar al trabajo. Tendrá menos tiempo para estar con su hijo y para amamantarlo, por lo que también puede sentirse inclinada a darle el biberón.

En este caso, si lo que falta es tiempo para el niño, pero se tiene leche suficiente, se puede optar por usar el sacaleches, vaciar los pechos, guardar la leche y dársela al pequeño en biberón o mediante técnicas alternativas como las cucharas o vasos especiales.

- Cuando la producción de leche no es suficiente, muchas mamás también se plantean abandonar la lactancia materna y “pasarse” a la lactancia artificial o la lactancia m​ixta.

En estos casos, es interesante saber que el suplemento alimenticio se puede dar con el Sistema de Nutrición Suplementario (SNS), en lugar de usar el biberón. De este modo, el pequeño seguirá estimulando el pecho y es posible que la producción de leche aumente.

 

Te puede interesar

Y tú ¿Qué opinas?
Tienes que estar registrada para escribir un comentario o votar. Puedes registrarte aquí o si ya tienes una cuenta, puedes acceder a ella.
ACCEDE A TU CUENTA
Recuérdame
Entrar
REGÍSTRATE GRATIS
ÚNETE A LA COMUNIDAD DE MI BEBÉ Y YO
REGÍSTRATE GRATIS ¿Por qué registrarme?

Comentarios (1)

Qué es el SNS?