Mi bebé y yo

¿Cómo es la piel de tu bebé?

( 0 votos) load
facebook twitter whatsapp

La piel del bebé es más delicada y fina que la de los adultos, así que requiere unos cuidados especiales, para estar bien protegida y cuidada. Así es la piel de tu pequeño.

La estructura de la piel del bebé es similar a la de los adultos. Sin embargo, hasta los tres años aproximadamente, la capa córnea – la “coraza” que defiende a nuestro cuerpo – no se desarrolla por completo: es un 40-50% más fina, tiene menos grasa cutánea y la película hidrolipídica aún es incompleta, ya que sus glándulas sebáceas están prácticamente inactivas desde el tercer mes de vida hasta la pubertad. Además, su pH es menos ácido, de un 7, contra el 5.5 de los adultos.

- En la piel del niño, el efecto barrera contra las distintas agresiones ambientales está atenuado. En esta etapa del crecimiento, la piel necesita una mayor protección. Resulta espontáneo pensar que el período más crítico es el verano, pero no es del todo cierto. Entre los factores agresivos para la piel, también se encuentra el frío y, sobre todo, los cambios de temperatura, propios de la estación invernal y de la primavera, cuando se pasa repentinamente de los ambientes caldeados al exterior.

- En definitiva, la delicada piel de tu bebé es una barrera poco eficaz, que tiende a irritarse con facilidad. Las pequeñas fisuras dejan salir el agua, agravando así la deshidratación y provocando sequedad, con la posibilidad de sufrir inflamaciones y picor. Para proteger la piel de tu pequeño cuando lo lleves de paseo en invierno, abrígalo bien, pero no tanto como para que sude, poniéndole gorro y guantes cuando las temperaturas sean especialmente bajas.

- Hay que prestar una especial atención a las zonas descubiertas, como la cara. Ante todo, es precisa una buena hidratación. La cara y las manitas deben protegerse con un producto hidratante adecuado, y repetir su aplicación cuando sea necesario.

- Si el pequeño tiene la tendencia a sufrir enrojecimientos cutáneos, es decir, su piel tiene una tendencia atópica, es necesario nutrirla de especial manera y utilizar productos formulados específicamente para la infancia desde el primer día.

- En invierno, no hay que exagerar con el baño, que tiende a eliminar las defensas naturales de la piel. Un bebé no se ensucia fácilmente, de manera que no es necesario bañarlo todos los días. El agua del baño debe estar templada, a una temperatura no superior a 37 ºC, y el baño no debe durar más de 8-10 minutos. No se deben utilizar productos agresivos, como el jabón normal, que resecarían su piel. Por último, hay que secar al bebé suavemente, sin frotar, y aplicarle una crema emoliente e hidratante..

Te puede interesar

Y tú ¿Qué opinas?
Tienes que estar registrada para escribir un comentario o votar. Puedes registrarte aquí o si ya tienes una cuenta, puedes acceder a ella.
ACCEDE A TU CUENTA
Recuérdame
Entrar
REGÍSTRATE GRATIS
ÚNETE A LA COMUNIDAD DE MI BEBÉ Y YO
REGÍSTRATE GRATIS ¿Por qué registrarme?

Comentarios (0)