Mi bebé y yo

Madre primeriza: ¿debes hacer caso a los consejos que te dan?

( 0 votos) load
facebook twitter whatsapp

Cuando una mujer tiene a su primer hijo, todas las personas que la rodean tienden a darle consejos que ella nunca ha pedido y que, en parte, pueden confundirla más. Si eres madre primeriza, te explicamos a qué debes hacer caso y a qué no.

Normalmente, las madres primerizas suelen hacer caso de los consejos que reciben porque son inexpertas y porque están llenas de inseguridades. Sin embargo, muchos de estos consejos son inapropiados o contrarios entre ellos y pueden confundir a la mamá.

Así, es posible que el pediatra te diga que hagas cosas de una forma totalmente distinta a la que te dijo tu madre y, a su vez, es probable que, por ejemplo, esa forma de poner el pañal al pequeño sea diferente a la técnica que utiliza tu mejor amiga, aquella que ya tuvo tres hijos y que es toda una experta.

Ante esta situación, las madres primerizas suelen confundirse y estresarse mucho más. Entonces, ¿cuándo deben hacer caso a los consejos que reciben y cuándo no? Esto teniendo en cuenta, sobre todo, que no existe ningún manual de instrucciones para criar a un hijo.

 

¿Las mamás primerizas necesitan consejos?

En primer lugar, hay que tener en cuenta que muchas de las preguntas que la mamá primeriza puede hacerse no tienen una sola respuesta, sino que puede tener matices y puntos de vista diferentes. Por ejemplo, muchos dicen que no es bueno cargar al niño cuando llora y, sin embargo, otros opinan que sí. O bien hay quien cree que la leche materna no es tan nutritiva a partir de los seis meses, y otros piensan que es fundamental que los niños tomen el pecho hasta los dos años.

¿Cuál es la solución ante esta oleada de dudas y contradicciones? Muy sencillo: hacer caso a ti misma y no tener en cuenta los consejos de terceras personas. Los bebés no funcionan con un botón de apagar y encender, ni hay dos niños iguales. Por lo tanto, los consejos que para unos pueden resultar muy útiles, para otros no lo son en absoluto. Ser madre implica dejarse llevar por el propio instinto y comunicación con nuestros hijos, y eso es, ante todo, lo que la mamá primeriza debe hacer.

(Te interesa: Madres primerizas: ¿cuáles son sus temores?

Al final, la mejor experiencia para aprender a cuidar y criar al bebé es el de la prueba y el error. Si algo va bien, adelante, si algo va mal, descártalo y busca otra solución que obtenga un resultado mejor; así irás viendo qué le gusta y qué no le gusta a tu pequeño. Ser madre y padre conlleva tener una relación instintiva y de observación con el bebé: si cuando haces algo el pequeño se queja, quiere decir que va mal; si, en cambio, se tranquiliza o se calma, adelante, lo estás haciendo bien.

Por ello, a veces, resulta imprescindible ponerse en el lugar del bebé y pensar qué puede necesitar, y reflexionar sobre todo lo que hacen, teniendo en cuenta que acaban de llegar al mundo, y que necesitan cariño y afecto para sentirse seguros en un mundo que desconocen por completo.

 

¿Cuáles son los consejos básicos para una madre primeriza?

Aunque, como hemos dicho, los consejos no suelen ayudar mucho, porque, en ocasiones, suelen ser contradictorios, sí hay tres recomendaciones básicas, relacionadas con la actitud que toda madre primeriza debe tener para no ofuscarse ni deprimirse:

  • No te exijas demasiado, ni mucho menos permitas que sean los demás los que te exijan. Ser madre implica llenarse de responsabilidades, sí, pero tampoco es recomendable abrumarse por todo. Descansar es importante, así como buscar apoyo en otras figuras familiares cercanas. La pareja o los padres pueden ser un buen aliado. ¡No asumas tú todas las responsabilidades, ni siquiera si eres madre soltera
  • No te aísles. Es importante compartir experiencias, hablar con otras madres, con tus amigos, y especialmente con tu familia. Al principio, es normal sentirse triste debido a los cambios hormonales, tu humor puede variar, pero no te alarmes, pues es absolutamente normal. No obstante, el aislamiento puede hacer que la tristeza y la depresión vayan en aumento. ¡Sal con el bebé en cuanto sea posible y no dejes tus hobbies ni abandones a tus amigos!
  • Lo más importante: ¡Disfruta de tu bebé! Es una experiencia nueva e irrepetible y, si quieres cargarlo, besarlo, consentirlo y mimarlo... ¡hazlo! Eres su madre y nadie lo va a querer y entender más que tú. Eso sí, no dejes que tu amor por el pequeño se convierta en una obsesión;  la hipermaternidad acaba teniendo consecuencias negativas.

 (Te interesa: ¿Qué consecuencias tiene la hiperpaternidad?

¿Eres madre primeriza? ¿Haces caso a todos los consejos que te dan terceros o te guias por tu propio instinto? ¡Cuéntanos cuáles tus dudas y cómo te enfrentas a todas ellas!

Te puede interesar

Y tú ¿Qué opinas?
Tienes que estar registrada para escribir un comentario o votar. Puedes registrarte aquí o si ya tienes una cuenta, puedes acceder a ella.
ACCEDE A TU CUENTA
Recuérdame
Entrar
REGÍSTRATE GRATIS
ÚNETE A LA COMUNIDAD DE MI BEBÉ Y YO
REGÍSTRATE GRATIS ¿Por qué registrarme?

Comentarios (0)