Mi bebé y yo

Miedo al agua: alberca, playa y bañera

( 0 votos) load
facebook twitter whatsapp

¿Quieres inscribirlo  a clases de natación y no hay manera, porque le tiene miedo al agua? ¿Le da miedo el agua del mar? ¿Y el agua de la bañera? Te explicamos qué debes hacer en cada caso.

Te explicamos cómo debes actuar en caso de que tu hijo tenga miedo al agua de la alberca, del mar o de la bañera, y qué hacer para que pierda el miedo al agua.

Tiene miedo al agua en la alberca 

Todos los expertos coinciden en que nunca hay que forzar al niño a sumergirse en el agua si tiene miedo al agua. Se debe respetar su ritmo y dejar que se ambiente poco a poco.  Por ejemplo, podemos tomarlo de la mano y llevarlo a pasear por la alberca de modo que se familiarice con el lugar y vea que hay otros niños jugando sin peligro alguno.

- Solo cuando se sienta preparado, podrá empezar a mojarse los pies o a jugar con el agua, de forma gradual, el niño tomará confianza y se meterá en la alberca. 

- Es fundamental tener mucha paciencia y esperar a que sea él quien decida el momento más propicio para entrar en el agua, sin ejercer ningún tipo de presión. 

Tiene miedo al agua del mar

Muchos niños tienen auténtico pánico a las olas de la playa. Se trata de una situación muy normal, sobre todo, cuando el pequeño se enfrenta a sus primeras experiencias con la inmensidad del mar. Un día de playa fantástico, el primer baño con el bebé en la playa y... ¡El niño se pone a llorar como desesperado ante la simple visión del agua! Muchos papás se sienten un poco 'decepcionados' por no poder vivir la experiencia del baño en el mar con su hijo. Sin embargo, si se le plantea de forma gradual y como un juego, el bebé puede acercarse al agua con más tranquilidad y empezar a disfrutar del vaivén de las olas. Puedes proponerle un juego muy divertido y eficaz en la orilla del mar para que supere el miedo al agua del mar:

- Tomando al niño de la mano, se corre hacia el agua cuando la ola retrocede.

- Después, se vuelve a correr hacia la arena, cuando la ola vuelve a venir.

- De este modo,descubre que no existe ningún peligro y, poco a poco, el niño pierde el miedo.

Tiene miedo al agua en la bañera

Si al bebé o al niño le da miedo el agua y la hora del baño se convierte en una pesadilla, los papás pueden sentirse desorientados y no saber si es preferible "forzarlo" y bañarlo rápidamente, o si, por el contrario, deben evitar el baño habitual y modificar la forma en la que realizan la higiene del pequeño.

Si al bebé le da miedo el agua de la bañera o no le gusta que le laven el pelo, sintiendo el agua en la cara, por ejemplo, no hay que forzarlo ni regañarlo. Por el contrario, hay que acostumbrarlo con paciencia a tomar confianza con el agua. De hecho, puede darse el caso de que haya tenido una experiencia desagradable con el agua, porque estaba demasiado caliente o fría, porque el choque ha sido brusco o porque existía un clima de tensión.

- Intenta volver a sumergir al bebé con la máxima calma, siguiendo los consejos indicados anteriormente.

- Si el intento no llega a buen fin, evita bañar al niño durante unos 10 días. Mientras tanto, lávalo "por partes", con la esponja mojada, y deja que juegue con el agua en un ambiente cálido, poniendo juguetes de baño en la bañera y dejándolo chapotear con las manitas, sin preocuparte si se moja. Después, sécalo delicadamente.

- Cuando tengas la impresión de que el bebé tiene más confianza con el agua, intenta bañarlo de nuevo en la bañera, de la forma más gradual posible y con dulzura, sin insitir en ningún momento. Él será quien "decida" cuándo entrar en el agua.

Consejos para evitar que el bebé tenga miedo al agua

Nunca hay que dejar al niño solo en el agua, ni siquiera un breve instante.

Confíalo únicamente a personas adultas, y no a hermanitos o hermanitas. Si resbala, hay que estar preparado para sujetarlo de inmediato.

- Mientras el bebé se baña, no utilices agua muy caliente; sólo tibia.

Nunca lo dejes jugar con jabones, perfumes o talco: podría ingerirlos o inhalarlos.

Evita dejar al niño desnudo para cambiarlo en un ambiente que no esté bien aclimatado después del baño durante más de 5-10 minutos. El estrés provocado por el frío podría debilitar sus defensas inmunitarias, además de asustarlo.

Te puede interesar

Y tú ¿Qué opinas?
Tienes que estar registrada para escribir un comentario o votar. Puedes registrarte aquí o si ya tienes una cuenta, puedes acceder a ella.
ACCEDE A TU CUENTA
Recuérdame
Entrar
REGÍSTRATE GRATIS
ÚNETE A LA COMUNIDAD DE MI BEBÉ Y YO
REGÍSTRATE GRATIS ¿Por qué registrarme?

Comentarios (0)