Mi bebé y yo

Supernanny responde a nuestras mamás

( 0 votos) load
facebook twitter whatsapp

La famosa psicóloga infantil, Rocío Ramos Paúl, Supernanny, contesta a las preguntas de nuestras mamás. Rabietas, quitarle el chupón, mamitis... nos da las respuestas a todas estas dudas.



CELOS

 
Mibebeyyo.com:

A algunas mamás están preocupadas porque con la llegada de un nuevo hermanito, a veces se inician en el hijo mayor cambios importantes, como agresividad, regresión a conductas más infantiles, trastornos del sueño... ¿Cómo se pueden evitar los celos del mayor hacia el pequeño y los comportamientos que se derivan de ellos?

Rocío:

Los celos son inevitables y, además, los niños que lo sufren la pasan realmente mal; lo que sí podemos es amortiguarles esta etapa y la mejor forma es reservarlos todos los días un rato con mamá y otro con papá, o con los tres, en actividades que el pequeño no pueda realizar por la edad. Le diremos “ves, como eres mayor, puedo hacer esto contigo”. Facilita también asignarle alguna responsabilidad que tenga a su hermano como protagonista (ayudar a cambiarlo, darle de comer, dejarle encargado del hermano mientras tú vas a hacer alguna cosa en casa…) y fomentar juegos en familia donde estéis todos. Los celos hay que dejarlos pasar y no debe agobiarnos que los niños los sufran. Estaremos alerta para que nuestro hijo sepa que estamos ahí, que entendemos por lo que está pasando y que intentamos amortiguar su sufrimiento.

 
 DEJAR EL CHUPÓN

Mibebeyyo.com:
¿Qué hay que hacer si el niño no quiere abandonar el chupón?

Rocío:

El chupón ha sido fuente de discusión durante mucho tiempo. Actualmente, parece que nos ponemos de acuerdo en cuanto a que es un buen bálsamo para el niño en momentos de dolor o tensión emocional. Retirarlo no tiene fecha exacta, sí parece que es conveniente haberlo hecho antes de los dos/ dos años y medio. Podemos empezar elaborando un ritual donde al final el chupón desaparezca (a la basura, por la ventana…) le diremos que ya es mayor y no le hace falta. Lo que se espera es que esto lo haga feliz, pero cuando tal vez cuando llegue el momento de dormir lo pida, por eso debes estar segura de que una vez iniciado no habrá vuelta atrás, le recordaremos que lo tiramos porque es mayor y no lo necesitaba. Les ayudará mucho cambiar de tema y centrar su atención en otra cosa cuando se ponga insistente.

 
DORMIR SOLO

Mibebeyyo.com:

Dormir toda la noche es una tarea imposible para algunos niños... y para sus padres. Muchas madres nos explican que sus pequeños se despiertan a menudo para llamar su atención, porque quieren dormir en la cama de sus padres, necesitan que su mamá permanezca junto a ellos mientras duermen, quieren agua... ¿Cómo se puede conseguir que el niño duerma toda la noche?

Rocío:

Dormir solo, es uno de los primeros conflictos que tu hijo debe resolver, y eso es muy duro. Los niños tienen tendencia a buscar, cuando se despiertan, aquello que estaba con ellos cuando se durmieron, así, si es mamá o papá quien estaba cuando se durmieron, llorarán o irán a buscarlos cuando se despierten. Es decir, se convirtieron en un elemento indispensable para conciliar el sueño. Busquemos un elemento que los sustituya (un muñeco, una mantita…) y hasta que entienda y asimile un buen hábito de sueño, llévalo a su cama cada vez que acuda a tu habitación (es importante que despierte en su cama) y mantente firme en la actitud de “eres mayor y tus padres te van a enseñar a dormir solo”. Si tu hijo se resiste a cambiar de actitud y ya lo intentaste todo, no dudes en consultar a un profesional que evalúe con ustedes qué pueden modificar para conseguir su objetivo. Hoy sabemos que los niños que no tiene un buen hábito de sueño son más propensos a tener pesadillas y terrores nocturnos.

 
NO QUIERE IR A LA GUARDERÍA
Mibebeyyo.com:

Para algunas mamás el momento de llevar al niño a la guardería es una auténtica aventura: llanto, quejas, incluso vómitos. Las mamás se preguntan: ¿qué hay que hacer cuando el niño no quiere ir a la guardería?

Rocío:

La escuela infantil significa dejar de ser único para convertirse en uno más ¡y sin padres que te protejan! Este paso es tan duro para el niño como para los padres, que tienen que fiarse de personas ajenas a las que encargan el cuidado de su hijo. Suele ocurrir que el niño no quiere perder los privilegios de ser el rey de la casa y muestra todo su armamento para resistirse; los profesionales de la educación lo saben y han elaborado todo un protocolo de adaptación que suele durar entre 15 días y un mes.
Es importante que mantengas la serenidad, lleves a tu hijo todos los días a no ser que realmente esté enfermo (ojo, los vómitos suelen provocárselos) y te despidas: no salgas corriendo cuando no te ve o le digas ahora mismo vuelvo… entenderá que mamá o papá no están siempre con él, pero regresarán a recogerlo. Si preguntas en la escuela infantil, te tranquilizará saber que una vez que te has ido tu hijo se incorpora feliz a las actividades y juegos y no vuelve a hacer pucheros hasta que te ve o a la mañana siguiente. Es cierto que, a veces, este período de adaptación se alarga, entonces será el momento de visitar a un profesional que los ayude a solucionar lo que ocurre.


Te puede interesar

Y tú ¿Qué opinas?
Tienes que estar registrada para escribir un comentario o votar. Puedes registrarte aquí o si ya tienes una cuenta, puedes acceder a ella.
ACCEDE A TU CUENTA
Recuérdame
Entrar
REGÍSTRATE GRATIS
ÚNETE A LA COMUNIDAD DE MI BEBÉ Y YO
REGÍSTRATE GRATIS ¿Por qué registrarme?

Comentarios (0)