Mi bebé y yo

Sexo después del parto

( 0 votos) load
facebook twitter whatsapp

Para reanudar la actividad sexual después del parto, sobre todo la mujer, debe estar recuperada física y emocionalmente. En este artículo, te ayudamos a saber cuándo reanudar el sexo tras el parto, cuáles son los anticonceptivos más adecuados y las posturas más adecuadas.

​Tras el parto, los ginecólogos recomiendan reiniciar las relaciones sexuales cuando haya pasado la cuarentena y el aparato genital femenino se asiente del todo.

Esto significa que la pareja debe esperar a que la episiotomía esté cicatrizada, que hayan cesado los loquios (el sangrado que presenta la placenta al desprenderse) y la pelvis de la mujer se haya recuperado.

Sin embargo, el sexo es mucho más que la penetración y el período de "abstinencia forzada" no impide a la pareja experimentar formas diferentes de intimidad, si la libido está alta. Sea como sea, el sexo debe retomarse cuando la pareja se sienta preparada física y emocionalmente.

(Te interesa: Síntomas de la depresión posparto: ¿cómo tratarla?)

 

¿Cuándo se puede reanudar el sexo después del parto?

- Si el parto ha transcurrido con normalidad, con los 40-42 días de la cuarentena es suficiente.

- Si el parto no necesitó una episiotomía, es posible que la recuperación se produzca antes y el sexo con penetración se pueda reanudar antes.

- En el caso de un parto por cesárea, es aconsejable esperar unas seis semanas, con el fin de no empeorar la cicatrización de la pequeña herida en la pared del útero.

Es muy probable que en las primeras relaciones sexuales después del parto, la mujer sienta algunas molestias físicas y cierta sequedad vaginal. Las molestias son comunes y normales, ya que el cuerpo de la mujer ha vivido muchos cambios durante el embarazo y el parto.

De todos modos, si los puntos de sutura están cicatrizados y los genitales de la mujer están recuperados, no hay que tener miedo a retomar el sexo. Aunque si las molestias perduran, son excesivas o se producen sangrados, es muy importante consultar al médico.

 

Recuperada en cuerpo y mente

Sin embargo, además de los impedimentos físicos, la mujer también tiene que estar recuperada emocionalmente antes de reanudar la actividad sexual. Y es que durante el embarazo y el parto, la mujer también vivió cambios emocionales y psicológicos.

Pero no sólo la actividad sexual de la mamá se verá afectada por la llegada del bebé, seguramente la relación de pareja también pasará a un segundo plano para los dos. La pareja estará dedicada casi en exclusiva al recién nacido. Así pues, no es tan extraño que la pareja no vuelva a recuperar su actividad sexual meses después del nacimiento del niño. Pero, ¿es normal que el sexo vuelva a la normalidad tan tarde como para cuando ya hayan tramitado el Acta de Nacimiento del bebé? Por su puesto es una exageración, pero no es una circunstancia poco habitual.

No en vano, el cansancio relacionado a las necesidades del bebé en sus primeros días probablemente disminuirá el deseo sexual de ambos. Es posible, también, que los papás se sientan cohibidos por la presencia del niño.

Todos estos contratiempos se pueden superar con mucha paciencia y comprensión por ambas partes. 

 

Anticonceptivos recomendados tras el parto

A la hora de reanudar las relaciones sexuales después del parto, es importante preocuparse de la contracepción, incluso cuando se da el pecho al bebé. Y es que la lactancia no protege 100% de un nuevo embarazo, puesto que no siempre impide la ovulación.

Los anticonceptivos recomendados en la lactancia y después del parto son:

  • El preservativo. Este método es el anticonceptivo más indicado después del parto, sobre todo si se da el pecho. Al menos, hasta que el cuerpo de la mujer vuelva a la normalidad. Es cómodo de usar y tiene un alto grado de fiabilidad. Además no afecta a la lactancia y no tiene contraindicaciones.

  • La píldora. Si la mamá está dando el pecho, la píldora está desaconsejada, porque las hormonas podrían pasar a la leche y, por lo tanto, al niño.

  • Anticoceptivo oral en microdosis. Este método se ha creado expresamente para la lactancia y sólo contiene progesterona y no modifica las cualidades de la leche.

  • Sin embargo, debe tomarse durante 28 días seguidos y tiene una eficacia anticonceptiva inferior a las píldoras tradicionales. Controla los ciclos con menor eficacia, provocando irregularidades y pérdidas intermenstruales.

  • El diafragma o DIU. Los anticonceptivos de barrera o intrauterinos (DIU) también son aconsejables durante la lactancia. Pero, debe evitarse, al menos, durante los 4-6 meses posteriores al parto. La mamá tendrá que esperar a que el útero recupere su tamaño para usarlos.

(Te interesa: Pastillas anticonceptivas en la lactancia)

 

Consejos para evitar el dolor y tener una sexualidad placentera

Sentir dolor (dispareunia) durante las relaciones sexuales después del parto es un problema bastante habitual, que llega a afectar al 20% de las mujeres y que puede producir una disminución del deseo sexual.Ese dolor se debe a que, tras dar a luz, los órganos sexuales internos están inflamados, debido al trauma físico que el parto conlleva. Lo mismo ocurre con los órganos sexuales externos, que también están resentidos e irritados, sobre todo, en el caso de que se haya realizado una episiotomía. Además, después del parto, los niveles de estrógenos disminuyen bruscamente, lo que, en muchas ocasiones, puede provocar sequedad vaginal, es decir, una disminución de la lubricación en la zona. Este hecho también hace que las relaciones sexuales resulten muy incómodas y dolorosas. Por lo que te recomendamos:

  1. Acudir al ginecólogo es lo primero que la reciente mamá debe hacer cuando siente dolor o sufre sequedad vaginal. El médico ayudará a determinar la causa de la sequedad y prescribirá, si es necesario, un tratamiento para solucionar el problema.
  2. Es aconsejable dejar de fumar y evitar el alcohol, ya que ambos factores disminuyen el nivel de estrógenos en la sangre.
  3. Medicamentos, como los anticonceptivos, los antidepresivos y los antihistamínicos, deben tomarse con precaución, ya que también pueden originar sequedad vaginal.
  4. Hay que evitar el uso de papel higiénico perfumado y cualquier tipo de aceites o jabones de baño con fragancia, que puedan irritar aún más la vagina.
  5. La utilización de un gel lubricante, así como todo tipo de estimulación sexual antes de intentar la penetración, ayuda a lubricar la zona y a sentirse más relajada y estimulada.

(Te interesa: Trastornos sexuales después del parto: ¿cómo superarlos?)

 

Las mejores posturas sexuales posparto

Cuando se reanudan las relaciones sexuales completas después del parto, es aconsejable recurrir a posturas que permitan controlar el ritmo y la profundidad de la penetración. De este modo, se atenúan las molestias y se evita el miedo a sentir dolor durante el sexo.

 
  • Acostados de lado. La pareja puede colocarse el uno frente al otro; o el hombre se puede colocar detrás de la mujer. La penetración no será profunda y los movimientos serán suaves, debido a la propia postura.
  • La mujer sentada sobre su pareja. Se trata de la postura del misionero tradicional, pero con ella encima. Esto permite a la mujer controlar el ritmo y la profundidad de la penetración, evitando así miedos y molestias. Esta postura puede variarse y el hombre puede sentarse también, con la mujer sentada encima.
  • Además, ambas posturas son ideales para evitar que la mujer soporte el peso de su pareja y sufra la comprensión de los senos.

 

Ejercicios para mejorar las relaciones

Para retomar el sexo tras el parto en las mejores condiciones, existen ejercicios que ayudan a recuperar el tono y la sensibilidad de la zona genital. Es aconsejable realizarlos cada día y se pueden hacer incluso después de una cesárea, cuando la herida esté bien cicatrizada.

 
  • Acostada sobre la cama con las rodillas flexionadas, ligeramente separadas, y con la cabeza apoyada en una almohada, contrae los músculos y después elévalos. Exhala, metiendo hacia dentro los músculos abdominales y apretando la espalda contra el colchón. 
  • Cuenta hasta cinco e inhala lentamente mientras vuelves a la posición de partida. Al principio, repite el ejercicio cinco veces y, en los días posteriores, aumenta de forma gradual el tiempo de contracción abdominal descrita anteriormente. 
  • En la misma posición, contrae los músculos del ano durante diez segundos y después relájalos. A continuación, contrae los músculos de la vagina (como si sujetaras un tampón que se está saliendo), mantén la contracción durante diez segundos y después relájalos.
  • Repite el ejercicio diez veces, alternando las contracciones con las pausas de relajación.

Te puede interesar

Y tú ¿Qué opinas?
Tienes que estar registrada para escribir un comentario o votar. Puedes registrarte aquí o si ya tienes una cuenta, puedes acceder a ella.
ACCEDE A TU CUENTA
Recuérdame
Entrar
REGÍSTRATE GRATIS
ÚNETE A LA COMUNIDAD DE MI BEBÉ Y YO
REGÍSTRATE GRATIS ¿Por qué registrarme?

Comentarios (1)

Gracias por los consejos ayudan mucho