Mi bebé y yo

Disciplina positiva: claves para evitar errores en la educación del niño

( 2 votos) load
facebook twitter whatsapp

La disciplina positiva es un modelo educativo nacido en los años 20, que se basa en la comprensión del comportamiento del niño para poder guiarle de forma positiva, pero firme. ¡Aquí tienes el manifiesto que resume esta filosofía!

La disciplina positiva es una metodología educativa que tiene sus orígenes en los años 20, basada en las ideas del médico y psicoterapeuta Alfred Adler. Sin embargo, no es hasta los años 80 cuando este modelo educativo se sistematizó y se experimentó. A grandes rasgos, la disciplina positiva representa un modelo educativo que pone el foco en el comportamiento de los niños y en la forma de abordar su actitud para guiarles de forma positiva y cariñosa, pero firme y respetuosa al mismo tiempo, tanto para el niño como para el adulto.

(Te interesa: Educación infantil)

En qué se basa la disciplina positiva

La disciplina positiva se basa en la comunicación, el amor, el entendimiento y la empatía para disfrutar de las relaciones familiares. Asimismo, proporciona herramientas a los papás para entender los comportamientos de sus hijos y reconducirlos con respeto, sin luchas de poder y de forma positiva, cuando su actitud no es adecuada.

A continuación, de la mano de la coach de vida y colaboradora de Mi bebé y yo, Ana Isabel Fraga, te ofrecemos el manifiesto de una mamá que aplica la filosofía de la disciplina positiva en la educación de sus hijos. ¡Merece la pena que lo leas!

Manifiesto de una mamá que educa con disciplina positiva

- Soy una madre muy cariñosa, disfruto usando el sentido del humor en el día a día con mis hijos y nos reímos mucho. Los abrazos, los besos, las caricias, los gestos cariñosos, los guiños cómplices, los “te quiero”, las sonrisas al vernos…  Siempre están ahí y llenan nuestros días.

- Soy una madre muy firme; en casa tenemos unas normas, existen límites que no traspasar, y hacemos lo que decimos. Si se traspasan los límites, si surgen problemas o no se cumplen las normas, buscamos soluciones entre todos, de forma consensuada, ofreciendo opciones que mejoren la situación, y nos esforzamos por cumplirlos.

- No creo que el castigo enseñe nada lo suficientemente interesante, al menos no lo que yo busco, y uso otras herramientas para encarar situaciones problemáticas o malos comportamientos que se adapten al CARIÑO y la FIRMEZA a un mismo tiempo.

- Busco cada día la autonomía de mis hijos dejando que exploren, que se equivoquen, entrenándoles en aquello que necesitan aprender, apoyándoles y acompañándoles allá donde lo necesiten, soltándoles cada vez un poco más.

- Soy un ser humano, así que me equivoco, meto la pata en situaciones nuevas que no sé cómo afrontar, en situaciones viejas que ya he vivido muchas veces, pero que me pillan en un momento malo o de las que aún no he conseguido aprender lo que necesitaba. Meto la pata a veces por no recordar qué hacer en esos momentos, o porque me salta ese piloto automático que todos tenemos y que tiene que ver con nuestra propia infancia o con dejarse llevar por un desbordamiento emocional.

- Y, cuando meto la pata, lo primero que hago es recogerme, respirar y tranquilizarme, acercarme a mi hijo y pedirle disculpas, y buscar soluciones entre los dos para que cada vez podamos ambos hacerlo mejor.

- Sé que más de la mitad de las veces lo hago muy bien, y el resto trato de mejorarlo cada día, intento APRENDER DE LOS ERRORES, porque entiendo los errores como oportunidades para aprender. Me perdono porque sé que es así.

- Sé que lo que hago, cómo me comporto, cómo suelo reaccionar, cómo resuelvo mis problemas, cómo me enfrento a mis miedos, cómo me comunico, cómo cuido de mí misma… Es un aprendizaje que calará hondo en mis hijos, mucho más que cualquier discurso o consejo que pueda darles. Por eso, trabajo mi interior, reflexiono y me permito tiempo para sentirme bien.

- Sé que la educación es un camino, una aventura hermosa que está llena de retos y desafíos, y que cada uno de esos desafíos es una hermosa oportunidad para enseñar a mi hijo habilidades de vida, en vez de limitarme a “controlar” su comportamiento y reprimir sus emociones. Le ayudaré a superar todos los comportamientos con herramientas que le aporten inteligencia emocional, sentido de la responsabilidad, práctica en la toma de decisiones, control de las emociones (que no represión), empatía y conocimientos de sí mismo.

- Sé, también, que me desviaré del camino en ocasiones, y sé que siempre tendré la oportunidad de volver a él con una lección nueva aprendida.

ana isabel fraga sanchezCon la colaboración de Ana Isabel Fraga Sánchez
Coach de vida enfocada al trabajo con los padres y la crianza de niños y adolescentes. Educadora de Padres y para el aula en Disciplina Positiva por la Possitive Discipline Association. Miembro fundador de Disciplina Positiva España.
www.anaisabelfraga.com

Te puede interesar

Y tú ¿Qué opinas?
Tienes que estar registrada para escribir un comentario o votar. Puedes registrarte aquí o si ya tienes una cuenta, puedes acceder a ella.
ACCEDE A TU CUENTA
Recuérdame
Entrar
REGÍSTRATE GRATIS
ÚNETE A LA COMUNIDAD DE MI BEBÉ Y YO
REGÍSTRATE GRATIS ¿Por qué registrarme?

Comentarios (0)