Mi bebé y yo

Castigos: lo que no hay que hacer

( 37 votos) load
facebook twitter whatsapp

Los castigos son un medio para conseguir educar a los niños. Pero no todo vale a la hora de castigar. Te decimos qué debes evitar si no quieres que el castigo sea contraproducente.

Te damos las claves para que sepas qué no debéis hacer a la hora de poner en marcha un castigo.

- No le neguéis la comida. La comida está relacionada con el instinto de supervivencia: su falta crea en el niño ansiedad y hostilidad. Si queréis tomar tomar una medida que esté relacionada con su actitud en la mesa, podéis decidir que coma solo, o quitarle algo superfluo, como el postre.

- No le quitéis el cariño. Transmitir al niño el mensaje: "Si te portas así, ya no te querré" o, de manera más sutil, seguir regañándole induce una inseguridad que persiste a largo plazo y que penetra a fondo en la psique del niño.

- No estéis de morros. La medida se tiene que comunicar en el momento . Luego, es importante transmitir al niño que le seguís queriendo.

- No hagáis chantajes afectivos. Hay que evitar todas las fórmulas que inducen sentimientos de culpa, del tipo: "Así haces sufrir a mamá" o "Si me quisieras..."

- El niño no tiene que sentirse inadecuado o malo. Es importante que, aunque le regañéis, no le rechazáis a sino sólo su comportamiento, porque ofende y genera una reacción negativa. Por lo tanto, intentad evitar que el niño responda con una reacción defensiva, que anularía todos los esfuerzos para convencerle.

Te puede interesar

Y tú ¿Qué opinas?
Tienes que estar registrada para escribir un comentario o votar. Puedes registrarte aquí o si ya tienes una cuenta, puedes acceder a ella.
ACCEDE A TU CUENTA
Recuérdame
Entrar
REGÍSTRATE GRATIS
ÚNETE A LA COMUNIDAD DE MI BEBÉ Y YO
REGÍSTRATE GRATIS ¿Por qué registrarme?

Comentarios (19)

Buenas tardes tengo un niño con 17 meses y cuando no consigue lo que quiere se tira al suelo y se da cabezazos contra el suelo, me pega y tira de los pelos y np se que hacer con el ya
Exacto yo no los castigo pero si hablo con ellos de lo que está mal.
yo estoy de acuerdo con no castigar y hablar con mi hijo. De hecho mi hijo tiene 2 años y medio y aunque de vez en cuando tiene rabietas en el parque o en casa, con paciencia en conseguido que disminuyan a pasos agigantados.
No creo que castigar sea una forma de educar a un niño. Aprenden por miedo a ser castigados.
El problema es que muchas veces nos olvidamos de que son niños y no tenemos en cuenta sus sentimientos...
Hay un libro super interesante que se llama ni castigos ni rabietas.
Me gusta mucho la respuesta a pesar k ya tengo 2niños y uno en camino nunk caí mal un consejo????
VER MÁS COMENTARIOS