Mi bebé y yo

No quiere a su hermanito

( 12 votos) load
facebook twitter whatsapp

El miedo del hermano mayor a perder sus privilegios y el amor de sus papás cuando llega un nuevo miembro a la familia puede generarle un gran malestar. Te decimos cómo puedes ayudarle a superar sus celos.

"¡Devuélvelo, no lo quiero!". Leo, de cuatro años, no es el mismo niño desde que nació su hermanito. Se ha vuelto muy caprichoso y muchas veces manifiesta claramente su malestar por la llegada del "intruso". Su mamá está muy preocupada y teme que este segundo hijo pueda originar un enorme e inesperado desequilibrio en el seno familiar, donde antes se respiraba un ambiente tranquilo y alegre.

Qué decir: "Leo, tienes razón; este niño llora mucho. Entiendo que te dé rabia. Ven aquí, vamos a leer un cuento".

Por qué: Es importar animar al hermano mayor a expresar los sentimientos negativos que siente hacia el recién llegado. Esta posibilidad atenúa su frustración y la sensación de marginación. Al mismo tiempo, le permite verbalizar el miedo (muy común en los niños que acaban de tener un hermanito) de perder el cariño de sus papás.

Qué no decir: "¡Eres muy malo! Sólo los niños malos no quieren a sus hermanitos".

Por qué no: Es posible que, junto al sentimiento de rabia hacia su hermanito, el hermano mayor también desarrolle un confuso remordimiento por la acogida hostil que le ha reservado. Es mejor no decir nunca nada que pueda enfatizar el sentimiento de culpa, porque el malestar por el nacimiento de otro niño, al principio, moderado y temporal, podría cobrar más importancia y prolongarse en el tiempo.

Te puede interesar

Y tú ¿Qué opinas?
Tienes que estar registrada para escribir un comentario o votar. Puedes registrarte aquí o si ya tienes una cuenta, puedes acceder a ella.
ACCEDE A TU CUENTA
Recuérdame
Entrar
REGÍSTRATE GRATIS
ÚNETE A LA COMUNIDAD DE MI BEBÉ Y YO
REGÍSTRATE GRATIS ¿Por qué registrarme?

Comentarios (1)

No estoy de acuerdo con la solucion que se da como válida, al niño no hay que "darle la razon" de que su hermanito llora mucho o molesta y ponerse a leer un cuento con el. El niño esto lo interpreta como que su posicion privilegiada de primogénito prevalece, con lo cual se consigue reforzar aun mas la idea de superioridad sobre el recien llegado. A mi entender y, como madre de una niña con hermanastra primogénita e hija unica (con lo cual cuesta aun mas lidiar con este hecho) su padre y yo tuvimos que enseñarle que no son rivales en cariño, sino complementarias, desde el primer dia. Le hicimos participe en la preparación de la habitación del futuro bebé y ya una vez nacida, ella tomó parte en las actividades de baño y darle biberón o vestirla, siempre con nuestra ayuda y bajo estricta supervisión. A los hermanos mayores les encanta ayudar a los mas pequeños!