Mi bebé y yo

Jaquecas y cefaleas en el niño: causas y tratamientos

( 2 votos) load

¿Tu hijo se queja de jaquecas o cefaleas habitualmente? ¿Cómo deben actuar los padres frente al intenso dolor de cabeza? Conozcamos en qué consiste este trastorno, a qué puede deberse y cómo debes actuar ante él.

Hasta hace no muchos años, se creía que los niños no sufrían cefalea, el nombre técnico del dolor de cabeza. Sin embargo, hoy en día, se ha comprobado que, aparte de ser un trastorno frecuente, incluso los lactantes pueden padecer auténticas jaquecas. El dolor de cabeza en los niños puede estar ocasionado por diferentes causas, y estar localizado en una zona de la cabeza o ser difuso (dolor que abarca todo el cráneo).

Diferentes tipos de cefaleas o jaquecas

Por su forma de presentación y por su duración, las cefaleas o jaquecas se clasifican en agudas, agudas recidivantes y crónicas.

- Cuando una cefalea se presenta de forma aguda, puede hacerlo localizada en un punto o en una pequeña zona, o bien ser difusa. En el primer caso, suele estar provocada por una otitis media aguda o una sinusitis. También son de presentación aguda, localizada o difusa, las de origen dental y las que se originan en la articulación témporo-mandibular.

- Si una cefalea o jaqueca es difusa, extendida, y se acompaña de fiebre, la causa principal es una infección. Si no hay cuadro febril, se debería pensar en traumatismo craneal, hipertensión arterial o intoxicación por monóxido de carbono.

- Cuando una cefalea o jaqueca se presenta de manera aguda, pero ya ha ocurrido en otros momentos, se habla de cefalea aguda recidivante. La más frecuente es la migraña, que es unilateral, pulsátil, puede avisar de su aparición con náuseas o vómitos, y suele haber antecedentes familiares de este mismo proceso. La otra cefalea aguda recidivante más frecuente es la tensional, que tiene un origen emocional o muscular. Otra causa de cefalea aguda recidivante, aunque más rara, es la epilepsia. Por último, de forma excepcional, se encuentran las denominadas cefaleas cluster o en racimo, y las debidas a malformaciones de vasos sanguíneos intracraneales.

- Una cefalea, localizada o difusa, que presenta algún rasgo diferente de lo habitual debería tener un seguimiento próximo por parte del pediatra o del neuropediatra: por ejemplo, en caso de que los tratamientos analgésicos habituales no den resultado, si la cefalea tiene una duración exagerada (de días) o  despierta por la noche al niño, si el dolor de cabeza se asocia a una visión doble, etcétera.

Cómo deben actuar los padres

Lo primero que los padres deben hacer ante una cefalea aguda es tranquilizar al niño. La mayor parte de las cefaleas son de origen benigno, por lo que no hay que pensar en causas raras. A continuación, se puede administrar al pequeño un analgésico (generalmente, también es antitérmico), siempre bajo prescripción médica. En caso de migraña, hay que mantener al niño en reposo y a oscuras.

Te puede interesar

Y tú ¿Qué opinas?
Tienes que estar registrada para escribir un comentario o votar. Puedes registrarte aquí o si ya tienes una cuenta, puedes acceder a ella.
ACCEDE A TU CUENTA
Recuérdame
Entrar
REGÍSTRATE GRATIS
ÚNETE A LA COMUNIDAD DE MI BEBÉ Y YO
REGÍSTRATE GRATIS ¿Por qué registrarme?

Comentarios (0)