Mi bebé y yo

Acariciar al bebé antes de una prueba médica reduce el dolor

( 1 voto) load
facebook twitter whatsapp

Un reciente estudio ha demostrado que dar caricias suaves al bebé antes de una prueba médica reduce el dolor y la ansiedad del pequeño. Descubre cómo sucede.

Acariciar suavemente a un bebé antes de que se someta a un procedimiento médico, como un análisis de sangre o una vacuna, tiene un potencial analgésico y reduce el estrés, tanto de los padres como del pequeño. Así lo ha demostrado una investigación liderada por Rebeccah Slater, catedrática de pediatría de la Universidad de Oxford, publicada en la revista científica Current Biology.

Según el estudio, tocar con suavidad a un bebé, a unos tres centímetros por segundo, la velocidad instintiva de las caricias que los padres dan a sus hijos, proporciona alivio y reduce el malestar ante experiencias dolorosas. Slater y su equipo analizaron las respuestas al dolor de un grupo de 32 recién nacidos sometidos a análisis de sangre.

(Te interesa: Consejos para el contacto piel con piel)

Por un lado, observaron su comportamiento y, por otro, registraron su actividad cerebral mediante un electroencefalograma (EEG), una técnica que mide pequeñas ráfagas de actividad eléctrica desde la superficie del cerebro. Los investigadores acariciaron a la mitad de los bebés con un cepillo suave, justo antes de la realización de la prueba. Dichos bebés mostraron una menor actividad en el EEG que el resto, lo que demuestra que las caricias son capaces de disminuir el patrón de actividad neuronal que se activa cuando se sufre dolor.

La investigación concluye, además, que la velocidad óptima de la caricia es de unos 3 centímetros por segundo. Por lo visto, esta frecuencia activa un tipo de neuronas sensoriales en la piel, llamadas C-táctiles, que ya se había demostrado con anterioridad que reducían el dolor en adultos. Hasta ahora, se desconocía si esas células nerviosas también se activaban en el recién nacido o esa respuesta requería un tiempo para desarrollarse.

(Te interesa: La importancia de coger al bebé en brazos y mimarle)

Los resultados del estudio son muy útiles para ayudar a disminuir el dolor de los más pequeños, un malestar muy complejo de determinar, sobre todo, en la edad preverbal. Además, refuerzan los beneficios de otras técnicas basadas en el contacto, como el masaje infantil o el “piel con piel”, una práctica que ha demostrado que fomenta el vínculo entre madre e hijo, ayuda a regular la temperatura del recién nacido y aporta tranquilidad tanto a la mamá como a su bebé.

Para Slater, el próximo paso será repetir el experimento en bebés prematuros, cuyas vías sensoriales todavía están en desarrollo.

Otras medidas para tranquilizar al bebé

  • La Organización Mundial de la Salud recomienda que, durante las pruebas médicas, el niño esté acompañado en todo momento. De hecho, estar con sus padres es un derecho del niño.
  • Dar el pecho al bebé durante la vacunación o inmediatamente después ayuda a que los niños sufran y lloren menos. Es la conocida “tetanalgesia”, una práctica que ha demostrado su eficacia para aliviar el dolor y la ansiedad, tanto de los niños como de sus padres.
     

Te puede interesar

Y tú ¿Qué opinas?
Tienes que estar registrada para escribir un comentario o votar. Puedes registrarte aquí o si ya tienes una cuenta, puedes acceder a ella.
ACCEDE A TU CUENTA
Recuérdame
Entrar
REGÍSTRATE GRATIS
ÚNETE A LA COMUNIDAD DE MI BEBÉ Y YO
REGÍSTRATE GRATIS ¿Por qué registrarme?

Comentarios (0)