Mi bebé y yo

En vilo por el bebé Charlie Gard

( 1 voto) load

Los padres tienen hasta mañana de plazo para aportar pruebas que demuestren que alguno de los tratamientos podría mejorar el estado de su pequeño. Un hospital estadounidense se ha ofrecido a tratarle con un tratamiento experimental. Los médicos británicos afirman que su estado es irreversible.

El Great Ormond Street Hospital for Children de Londres tenía órdenes del Tribunal de Derechos Humanos de Estrasburgo de desconectar al bebé de once meses de las máquinas que le mantienen vivo el viernes pasado, pero, al recibir numerosas peticiones para reconsiderar la situación, sus responsables decidieron pedir una nueva audiencia con el Alto Tribunal de Londres. De hecho, un total de siete médicos procedentes de España, Italia, Reino Unido y Estados Unidos escribieron una carta al hospital donde está ingresado Charlie para que reconsideraran su postura.

(Te interesa: Un juez ordena desconectar a un bebé contra la voluntad de sus padres)

Ahora, la justicia ha concedido un plazo de 48 horas a los padres del bebé Charlie Gard para que preparen todas las pruebas que puedan hacer cambiar de idea al juez Francis, el mismo que hace unos días ordenó desconectarle de las máquinas para otorgarle una muerte digna y sin sufrimiento al pequeño.

Sus padres, sin embargo, siguen convencidos de que un tratamiento experimental de Estados Unidos podría ayudar a mejorar su estado. Más, después de que el Papa y el mismo Trump se hayan pronunciado a favor de ayudarle. Sus padres creen que el daño cerebral que los doctores le diagnostican no está probado.

(Te interesa: Francia obliga a vacunar a los niños de 11 enfermedades)

Los médicos que le tratan, no obstante, sostienen que la enfermedad que el pequeño tiene, un fallo en el gen RRM2B que afecta a las células responsables de ofrecer energía al cuerpo, y los daños que le ha causado son ya irreversibles y que cualquier tipo de tratamiento sería inútil que no haría más que alargar su agonía. De hecho, su estado actual es vegetativo: no puede ver, ni oír, ni tragar ni llorar.

Chris Gard y Connie Yates, sus padres, confían en viajar a Estados Unidos en cuanto las autoridades británicas se lo permitan para darle a Charlie la “oportunidad que merece”. De hecho, el Hospital de la Vall d’Hebron en nuestro país también se ha ofrecido a tratarle. Su enfermedad cuenta con solo 19 pacientes en todo el mundo, 13 de los cuales se han tratado en el hospital barcelonés. Los padres, sin embargo, quieren llevar a su hijo al país norteamericano.

Ahora, queda esperar qué decide finalmente el Alto Tribunal de Londres para saber qué pasará con el pequeño Charlie Gard.

(Te interesa: Una mamá descubre que han circuncidado a su hijo sin su permiso)

Te puede interesar

Y tú ¿Qué opinas?
Tienes que estar registrada para escribir un comentario o votar. Puedes registrarte aquí o si ya tienes una cuenta, puedes acceder a ella.
ACCEDE A TU CUENTA
Recuérdame
Entrar
REGÍSTRATE GRATIS
ÚNETE A LA COMUNIDAD DE MI BEBÉ Y YO
REGÍSTRATE GRATIS ¿Por qué registrarme?

Comentarios (0)