Mi bebé y yo

Tu bebé te entiende más de lo que piensas

( 1 voto) load
facebook twitter whatsapp

Un nuevo estudio publicado en la revista PNAS demuestra que los bebés ya saben el significado de algunas palabras con tan solo unos meses. Según la investigación, es básico que los padres hablemos constantemente a nuestros peques y le indiquemos cómo se llaman las cosas señalándolas para estimular, así, un aprendizaje más fluido y temprano.

Durante los últimos años, se están realizando muchísimos estudios acerca de las capacidades de los bebés, algunas innatas y otras que adquieren con el tiempo gracias a sus capacidades. Todos ellos aportan una información concreta sobre cómo aprenden a conocer su entorno, a su familia, los objetos cotidianos que les rodean, etc.

(Te interesa: Cuando el bebé llora, se activa el cerebro de la mamá)

Hoy, conocemos los resultados de una investigación que concluye que los bebés, con solo unos pocos meses, apenas seis de edad, ya pueden asociar palabras con objetos. Así han concluido después de observar la reacción de los bebés durante un tiempo y espacio determinado.

La metodología del estudio fue la siguiente: mostraron a los bebés imágenes relacionadas y otras que no tenían nada que ver. Para cada par, se le pidió a los papás que nombraran con una palabra cada una de las imágenes. Mientras, los investigadores hacían un seguimiento del ojo y la mirada del bebé. Toda la observación y toma de datos se desarrollo en el hogar de cada familia, el objetivo era no perturbar las reacciones naturales de los bebés.

(Te interesa: Los bebés de tres meses ya detectan las expresiones de miedo)

En la mayoría de casos, según explica Elika Bergelson, responsable del estudio y profesora de la Universidad de Duke, los pequeños muestran que son capaces de identificar objetos cuando le das a elegir entre dos opciones muy diferentes. Es decir, si se les enseñaba un libro o un pañal y se les mencionaba este último, sus ojos se desviaban hacia el objeto correcto.

Según los expertos, los pequeños conocen las palabras por su contexto semántico. Es decir, un bebé de seis meses puede saber que la nariz está en la cara, aunque no la distinguirá de la boca o las orejas. En cambio, sí sabrá perfectamente que la nariz no es una pelota.

Entre las conclusiones, Bergelson resalta que la presencia física de objetos nombrados a los bebés refuerza el aprendizaje y que la cantidad de veces que se les nombra y habla es determinante para su capacidad temprana de aprendizaje. Este tipo de estudios, añade, serán básicos para detectar y tratar problemas cognitivos y del habla con mucha antelación.

(Te interesa: Las mamás cambian el tono de voz al hablar a sus bebés)

Te puede interesar

Y tú ¿Qué opinas?
Tienes que estar registrada para escribir un comentario o votar. Puedes registrarte aquí o si ya tienes una cuenta, puedes acceder a ella.
ACCEDE A TU CUENTA
Recuérdame
Entrar
REGÍSTRATE GRATIS
ÚNETE A LA COMUNIDAD DE MI BEBÉ Y YO
REGÍSTRATE GRATIS ¿Por qué registrarme?

Comentarios (0)