Mi bebé y yo

Enterovirus: respuestas médicas a lo que está pasando

( 0 votos) load
facebook twitter whatsapp

Conocemos más datos sobre lo que está pasando en Cataluña entorno al Enterovirus. Las autoridades sanitarias desvinculan el caso de la niña tetrapléjica con la cepa del virus que ha afectado a 60 niños, aunque estudia si la muerte de una niña en Reus hace dos meses está relacionada. Por el momento, no se han registrado nuevos casos, si bien se aconseja mantener la alerta.

Los responsables del Hospital Vall d'Hebron, en Barcelona, han asegurado que el enterovirus es común y está presente desde siempre. Ha añadido que no se puede hacer nada por evitarlo y que el brote de bronquiolitis del invierno pasado ha sido más grave todavía que estos contagios. Ha pedido calma a las familias y ha asegurado que los protocolos de seguridad están funcionando. Ahora mismo hay 21 niños hospitalizados, 4 en la UCI, pero todos evolucionan favorablemente.

Para despejar todas las dudas sobre esta cuestión, la Dirección Médica de Quercus Med nos ha hecho llegar el siguiente cuestionario:

¿Qué es el enterovirus?

Los enterovirus son una familia de hasta 100 virus diferentes causantes de diversos tipos de infecciones, la mayoría de las veces infecciones banales de carácter leve y que curan sin necesidad de tratamiento. A su vez, se subdividen en 4 familias: Poliovirus, Ehovirus, y Coxackie A y B. El virus de la Poliomielitis es un tipo de enterovirus.

¿Son frecuentes las infecciones por enterovirus?

Sí. Hay brotes de infección por enterovirus todos los años, sobre todo en primavera y otoño. Puede afectar a personas de todas las edades, aunque los más pequeños, que están menos inmunizados, son más vulnerables. Los médicos, tanto los pediatras como los médicos de adultos, estamos muy acostumbrados a ver infecciones por enterovirus. Probablemente todos hayamos pasado alguna vez por una infección por enterovirus.

¿Cómo se contagia?

Son virus muy contagiosos y se transmiten a través de la saliva (vía respiratoria) o del contacto con heces de personas infectadas (transmisión fecal-oral). Por tanto, la medida más importante para evitar el contagio es el lavado de manos.

¿Qué tipo de infecciones producen?

Las infecciones que producen afectan casi siempre al aparato respiratorio (catarros, faringitis, herpangina) que a veces se acompañan de sarpullidos (por ejemplo la famosa enfermedad mano-pie-boca) y al sistema gastrointestinal (gastroenteritis). Estas infecciones son leves y curan sin tratamiento en pocos días.

En muy raras ocasiones y, dependiendo del serotipo de virus, pueden afectar al sistema nervioso central (meningitis, encefalitis, afectación de la médula espinal) o al corazón (miocarditis). Esto es lo que ha sucedido en Cataluña, que el brote de enterovirus ha tenido más porcentaje de afectación neurológica de lo habitual y aún se está estudiando el serotipo de enterovirus de los niños afectados para ver si está relacionado. En España, nunca se había registrado un brote de estas características, aunque sí había ocurrido en otros lugares como Malasia, Bulgaria, Estados Unidos...

¿Hay tratamiento?

No existe un tratamiento específico curativo para las infecciones por enterovirus. En cada caso se aplica el tratamiento sintomático que precise el paciente. Además existen tratamientos para minimizar las complicaciones en caso de que aparezcan.

¿Existe una vacuna?

No existe vacuna para este tipo de virus. Sí para el virus de la Poliomielitis, que está incluida en el calendario vacunal y gracias a la cual casi hemos conseguido erradicar esta enfermedad.

¿Cómo se puede prevenir?

Las medidas preventivas se orientan a evitar el contacto con saliva y heces de personas infectadas. Si vuestro hijo está con fiebre, resfriado o síntomas de gastroenteritis, os recomendamos:

  • Lavaros las manos frecuentemente, durante 1 minuto al menos, sobre todo después de sonarle, de cambiarle el pañal…
  • Evitar tocaros los ojos, la nariz o la boca sin lavaros las manos. Es ahí cuando sucede el contagio.
  • No compartir vasos, cubiertos, chupetes…
  • Especial atención a la higiene de superficies que tocamos mucho, como los juguetes, los pomos de las puertas,… si algún miembro de la familia está enfermo.
  • Evitar llevar al niño a la guardería o al colegio si tiene fiebre.

¿Qué debo vigilar en mi hijo? ¿Cuándo debo llevarle al pediatra?

En el caso de que tu hijo comience con síntomas de catarro, gastroenteritis o fiebre, debes vigilar los síntomas que nos dicen que puede haber alguna complicación. Todo lo que se salga de “lo normal” en este tipo de cuadros a los que estamos acostumbrados los padres, debes consultarlo con un pediatra en un servicio de Urgencias. Hablamos de:

  • Fiebre que dura más de 3 días.
  • Vómitos repetidos.
  • Somnolencia, mareo, inestabilidad.
  • Alteraciones en la marcha (niño anda “raro”, con las piernas más abiertas,…) o sensación de falta de fuerza en las piernas.
  • Alteraciones en el habla, en la mímica facial, en los movimientos de los ojos o los párpados.
  • Sensaciones visuales raras, por ejemplo, que ve doble.

 

Te puede interesar

Y tú ¿Qué opinas?
Tienes que estar registrada para escribir un comentario o votar. Puedes registrarte aquí o si ya tienes una cuenta, puedes acceder a ella.
ACCEDE A TU CUENTA
Recuérdame
Entrar
REGÍSTRATE GRATIS
ÚNETE A LA COMUNIDAD DE MI BEBÉ Y YO
REGÍSTRATE GRATIS ¿Por qué registrarme?

Comentarios (0)