Mi bebé y yo

Un 37% de las mujeres españolas dan a luz más allá de los 35 años

( 1 voto) load
facebook twitter whatsapp

Es una de las conclusiones que se pueden extraer del tercer Informe Europeo sobre Salud Perinatal, que arroja otros datos tan interesantes como que nuestro país está a la cabeza en la utilización de instrumental externo durante el parto.

España es el país europeo con el mayor porcentaje de madres que dan a luz más allá de los 35 años de edad (un 37,3%), seguido de Italia (36,3%), Irlanda (34,3%), Grecia (29,8%) y Portugal (29,4%). Esta es una de las conclusiones a las que ha llegado el tercer Informe Europeo sobre Salud Perinatal, elaborado por la Agencia Euro-Peristat y financiado por la Comisión Europea, con cifras del año 2015 recabadas a partir de 100 sistemas estadísticos nacionales y públicos de países miembros de la Unión Europea. Una de las causas a las que el informe atribuye este retraso a la hora de tener hijos es la crisis económica, lo que demuestra que los países más azotados por la misma sean los que, en promedio, tienen hijos más tarde.

Asimismo, en el conjunto de los 31 países que han participado en el estudio, España se sitúa a la cabeza en el porcentaje de partos instrumentales, aquellos en los que se usan elementos externos para extraer al bebé (fórceps, espátulas, ventosas…). El 15,1% de los partos que se llevan a cabo en nuestro país son de esta clase, mientras que la media europea se sitúa en el 7,2%. A este respecto, cabe señalar que los partos instrumentales pueden provocar diversas complicaciones, tanto a las madres como a los bebés. En las primeras, pueden producir desgarros y laceraciones, lesiones del nervio pudendo, fracturas, lesiones de órganos, hematomas, etc. En cuanto a las consecuencias sobre el bebé, destacan las marcas por el uso de las palas, la equimosis (depósitos de sangre bajo la piel), así como hematomas, hemorragias intracraneales, parálisis faciales, etc.

(Te interesa: Complicaciones del parto)

Cesáreas, prematuros y bajo peso al nacer

En cuanto a las tasas de cesáreas, el informe indica que España se sitúa por debajo de la media europea (27%), concretamente con un 24%, aunque sigue estando por encima de los valores recomendados por la OMS (10-15%). En este aspecto, las cifras oscilan entre el 16-20% de los países nórdicos y Holanda hasta el 46,9% o 56,9% de Rumanía y Chipre.

Con respecto a la mortalidad y morbilidad en el embarazo y durante el primer año de vida, casi la mitad de los fallecimientos en Europa son muertes fetales, es decir, producidas a partir de las 22 semanas de gestación, con una media de 2,2 niños muertos por cada 1.000 nacidos vivos. España ocupa el noveno puesto (2,7 por cada mil), tras Eslovenia, Islandia, Finlandia, Noruega y República Checa, entre otros. En cuanto a la mortalidad neonatal (hasta 28 días después del nacimiento), nuestro país presenta una tasa (1,8 por cada mil nacidos vivos) similar a la de los países más desarrollados de Europa, lo que es indicativo de buena calidad en los servicios neonatales hospitalarios. Por último, la mortalidad infantil ha descendido de forma generalizada en casi toda Europa, a excepción de Grecia, Portugal e Irlanda del Norte. España se sitúa en la media, con una tasa del 2,7 por mil, dentro de un rango que oscila entre el 1,5 por mil de Islandia y el 7,6 de Bulgaria.

Otro de los indicadores que recoge el estudio es el porcentaje de partos prematuros (antes de las 37 semanas de gestación). La tasa de prematuridad ha aumentado notablemente en Europa durante las últimas dos décadas. España, con un 7,6%, se sitúa dentro de la media, donde el rango oscila entre el 5,4% y el 12%. El aumento de los nacimientos prematuros se debe, en gran parte, al incremento de los partos múltiples, donde España se sitúa en segundo puesto, detrás de Chipre, con más de 19 por cada 1000 embarazos. También está relacionado con el incremento de la edad materna y con el uso de técnicas de reproducción asistida para conseguir el embarazo.

Otro dato a tener en cuenta es el bajo peso al nacer. España ocupa el sexto lugar, con un 8,3% de niños con un peso inferior a 2.500 gramos, cerca de países como Hungría, Portugal, Grecia o Chipre, que también superan el 8%. En el otro extremo se sitúan países como Finlandia, Estonia, Islandia y Suecia, cuyas cifras se reducen casi a la mitad (4,5%). En general, la tasa media ha mejorado con respecto a 2010, situándose en un 7,6%.

Finalmente, por lo que respecta a los indicadores maternos, el informe recoge dos aspectos muy importantes para la salud perinatal, como son la mortalidad materna y el consumo de tabaco durante el embarazo. España es uno de los países europeos donde menos mujeres mueren durante el embarazo, el parto o la cuarentena, concretamente, 3,1 por cien mil nacimientos. Nuestro país no obtiene tan buena puntuación en lo que al consumo de tabaco se refiere, ya que un 18,3% de las mujeres embarazadas fuman, lo que contrasta con países como Noruega, Suecia y Lituania, donde la incidencia es menor del 5%.

El informe lamenta la escasa calidad en las estadísticas de algunos países y pone de relieve la ausencia de información que existe en España acerca de determinados indicadores de gran interés, que son recogidos de manera rutinaria en buena parte de los países de nuestro entorno. Para paliar esta situación, en algunas ocasiones, se ha tenido que recurrir a datos de la Comunidad Valenciana o de Cataluña, que sí los recogen.

Te puede interesar

Y tú ¿Qué opinas?
Tienes que estar registrada para escribir un comentario o votar. Puedes registrarte aquí o si ya tienes una cuenta, puedes acceder a ella.
ACCEDE A TU CUENTA
Recuérdame
Entrar
REGÍSTRATE GRATIS
ÚNETE A LA COMUNIDAD DE MI BEBÉ Y YO
REGÍSTRATE GRATIS ¿Por qué registrarme?

Comentarios (0)