Mi bebé y yo

La lactancia materna ayuda a curar la depresión posparto

( 1 voto) load
facebook twitter whatsapp

Dar el pecho al recién nacido tiene beneficios para tratar la depresión posparto, por lo que resulta de vital importancia que los profesionales de la salud lo tengan en cuenta para tratarla. ¡Te lo contamos!

La lactancia materna o dar el pecho al bebé tiene muchos beneficios, entre los cuales está el de ayudar a tratar o paliar la depresión posparto. Así pues, es importante que los profesionales de la salud lo tengan muy en cuenta porque pueden servirse de la lactancia materna como "fármaco" para tratar el desajuste a nivel psíquico y físico que supone padecer depresión posparto. 

Ya hace más de 50 años que el doctor Louis-Victor Marcé, según cita La Razón, recomendaba seguir amamantando al bebé a pesar de que la mamá padeciera una sintomatología depresiva y no dejar de hacerlo hasta que ésta desapareciera, pues este doctor ya se dio cuenta de la relevancia de amamantar al bebé como herramienta terapéutica para tratar la depresión posparto. Entre otras cosas, la lactancia materna potencia el vínculo entre la mamá y el bebé, algo muy importante para superar este trastorno. 

¿Qué ocurre hoy en día?

En la actualidad se utilizan una gran variedad de psicofármacos para tratar la depresión posparto y algunos de ellos no son compatibles con la lactancia, por lo que el médico la desaconseja a la mamá. Lo que se pone de relevancia ahora es que la mamá siga dando el pecho al bebé tomando, si es necesario, psicofármacos compatibles con la lactancia. 

Y es que la lactancia materna aporta muchos nutrientos esenciales para el desarrollo del bebé y también es beneficiosa para la mamá, ya que entre otras cosas, disminuye su ansiedad y favorece el bienestar. La Academia Americana de Pediatría lo deja claro: "Antes de recomendar la lactancia artificial o un destete temprano el profesional médico debería sopesar muy seriamente los beneficios de la lactancia frente a los riesgos de no recibir leche materna".

Hormonas relacionadas con la lactancia

Desde el punto de vista neurohormonal, cabe destacar que las principales hormonas intervinientes en el amamantamiento son la prolactina y la oxitocina:

  • La prolactina: desarrolla un papel central en la producción de la leche materna y permite a la mamá adaptarse a su nuevo rol: promueve conductas de protección, favorece el desarrollo del instinto maternal...Y, además, tiene un efecto ansiolítico.
  • La oxitocina: además de favorecer la eyección de leche materna, fortalece el vínculo entre la mamá y el bebé, aumenta los sentimientos de confianza y bienestar maternos, reduce el estrés en la madre e induce serenidad y calma.

La lactancia materna protege a los bebés de los efectos nocivos de la depresión materna. Así lo evidencian varios estudios comparativos con madres deprimidas que lactaban y madres deprimidas que no lo hacían. Se ha observado que en los casos en los que las madres amamantaban a sus bebés, la responsividad materna era mayor y las interacciones diádicas más satisfactorias.

¿Has sufrido depresión posparto? ¿Cómo la superaste? ¡Comparte tu experiencia con nosotras!

Te puede interesar

Y tú ¿Qué opinas?
Tienes que estar registrada para escribir un comentario o votar. Puedes registrarte aquí o si ya tienes una cuenta, puedes acceder a ella.
ACCEDE A TU CUENTA
Recuérdame
Entrar
REGÍSTRATE GRATIS
ÚNETE A LA COMUNIDAD DE MI BEBÉ Y YO
REGÍSTRATE GRATIS ¿Por qué registrarme?

Comentarios (0)