Mi bebé y yo

Ayudan a nacer a un bebé cuya madre había fallecido atropellada

( 1 voto) load
facebook twitter whatsapp

“La niña gritaba por vivir”, relata la agente que ayudó a la pequeña a salvarse, después de que su mamá recibiera el impacto de un vehículo y, lamentablemente, muriese. Descubre el final esperanzador de esta historia.

Esta es una historia desgarradora y agridulce. La vida abriéndose paso a través de la muerte. Pero también es una historia de esperanza y fe; la de la persona que ayudó a un bebé a agarrarse a la vida cuando aún no le tocaba nacer.

Ha sucedido en Argentina. Emilce Iramaín, una agente de policía de 27 años, patrullaba durante su turno la noche del viernes cuando presenció un trágico incidente en la calle, junto con su compañero. Una joven de 20 años que estaba limpiando parabrisas de los coches fue atropellada por un camión. El resultado del atropello fue, por desgracia, la muerte de la joven.

(Te interesa: Nace un bebé cuatro años después de la muerte de sus padres)

Pero la historia es aún más conmovedora, si cabe, porque la joven estaba embarazada. Cuando los agentes de policía se acercaron al lugar del accidente, la agente Iramaín escuchó un llanto de bebé procedente del cuerpo de la joven fallecida.

El impacto que recibió la joven había provocado el parto, y cuando la policía llegó, la pequeña ya tenía la cabeza y un brazo fuera del cuerpo de la madre, que ya no respiraba.

La agente de policía se sirvió de un cuchillo para romper el pantalón de la fallecida y contemplar, atónita, cómo estaba naciendo la criatura.

policia salva bebe

Cuando los servicios sanitarios acudieron al lugar de los hechos, la policía estaba a punto de cortar el cordón umbilical. La asistencia sanitaria se ocupó del bebé, una niña, que ya estaba perdiendo calor corporal y mostrando signos de alarma.

Mientras, los agentes se ocuparon del cuerpo de la madre y del conductor del camión, que dio negativo en el control de alcoholemia. Al parecer, la joven embarazada habría cruzado la carretera de forma imprudente y el conductor no la habría visto.

Un final milagroso

Finalmente, la pequeña logró salvar su vida de forma prácticamente milagrosa. Al menos, así lo vivió la agente de policía que la salvó, a la que le gustaría que la pequeña se llamase Milagros. Ningún familiar ha acudido hasta el momento a reclamar a la bebé, cuya madre fallecida tampoco ha podido ser identificada aún.

La niña pesó 2.180 gramos y su salud es perfecta. Ahora, falta por ver quién y cómo se va a ocupar de ella, la pequeña, quizás, Milagros.

Te puede interesar

Y tú ¿Qué opinas?
Tienes que estar registrada para escribir un comentario o votar. Puedes registrarte aquí o si ya tienes una cuenta, puedes acceder a ella.
ACCEDE A TU CUENTA
Recuérdame
Entrar
REGÍSTRATE GRATIS
ÚNETE A LA COMUNIDAD DE MI BEBÉ Y YO
REGÍSTRATE GRATIS ¿Por qué registrarme?

Comentarios (0)