Mi bebé y yo

Un niño de cinco años quiere acabar con el hambre en el mundo

( 1 voto) load
facebook twitter whatsapp

Austin Perine, un niño norteamericano de cinco años, se ha convertido en una inspiración en las redes sociales, desatando una ola de solidaridad. El niño quiere acabar con el hambre en el mundo y cada semana reparte comida y bebida entre los más necesitados.

El pequeño Austin Perine, un niño norteamericano de cinco años de edad, ha demostrado haber sido educado en el amor y la generosidad, además de tener un gran corazón pese a su corta edad. Austin reside en Birmingham, una ciudad de Alabama (Estados Unidos) y se ha hecho popular en las redes sociales porque cada semana reparte, con la ayuda de su padre, comida, bebida y abrazos entre las personas necesitadas. Lo hace vestido como un superhéroe; con leotardos azules y capa roja. 

El padre de Austin ha divulgado la acción de su hijo en redes sociales bajo la etiqueta #showlove ('muestra amor') y ya se ha hecho popular en su comunidad, donde muchos vecinos se han sumado a la iniciativa del niño. No solamente esto, sino que la cadena de comida rápida Burger King le ha asignado 1.000 dólares al mes (unos 860 €) para poder cumplir su misión, que consiste en acabar con el hambre en su ciudad. Por otro lado, un crowdfunding abierto en Internet permite colaborar en las donaciones y ya lleva recaudados 41.000 dólares (unos 35.000 €).

Según ha explicado el padre de Austin a medios de comunicación norteamericanos, el niño siempre ha sido muy sensible. Posiblemente esta inclinación por ayudar a los demás se ha visto influenciada por tener un hermano de 16 años con autismo, a quien también se encarga de ayudar junto a sus padres. 

nino hambre mundo

El pequeño Austin cada semana reparte junto a su padre alimentos y bebidas entre los más necesitados.

Todo empezó con un documental

Este deseo de Austin por acabar con el hambre en su ciudad nació como consecuencia de haber visto un documental el pasado mes de marzo. En el documental se veía a un bebé de oso polar que era abandonado por su madre y se quedaba sin hogar. Al verlo, Austin se sintió desolado, más aún cuando su padre le contó que a algunas personas les sucedía lo mismo. Entonces, el niño pensó que no podía ayudar al oso pero si a la gente de su ciudad que no tenía un hogar. 

La labor que hace Austin en Birmingham se ha hecho tan popular que incluso el propio alcalde, Randall Woodfin, se refiere al niño como "el embajador de la ciudad". También la gente a la que ayuda se muestra conmovida por su acción. "Es gracias a ti por lo que quiero ser una mejor persona. Muestras amor allá por donde vas, ¿verdad?", le comenta un hombre en una de sus salidas. "Sí", le responde Austin mientras le proporciona un bocadillo y un refresco.

Tanto el padre de Austin como los responsables de los servicios sociales de su ciudad esperan que el ejemplo de Austin sirva para obtener más recursos en contra de la probreza en Birmingham. Algunas de las personas que viven en la calle son drogodependientes o padecen enfermedades mentales y Austin ya se ha dado cuenta de que necesitan algo más que comida. "Austin y yo queremos construir un centro con especialistas que pueden ayudarles", explica su padre. 

¿Qué te parece el acto solidario llevado a cabo por este pequeño? ¿Has hecho algo parecido con tus hijos?

Te puede interesar

Y tú ¿Qué opinas?
Tienes que estar registrada para escribir un comentario o votar. Puedes registrarte aquí o si ya tienes una cuenta, puedes acceder a ella.
ACCEDE A TU CUENTA
Recuérdame
Entrar
REGÍSTRATE GRATIS
ÚNETE A LA COMUNIDAD DE MI BEBÉ Y YO
REGÍSTRATE GRATIS ¿Por qué registrarme?

Comentarios (0)